traducción de Editorial-Streicher

5 Agosto 2012
del Sitio Web Editorial-Streicher

Versión en ingles

 

Después de hallar mencionado en los estudios acerca del gnosticismo muchas veces el texto clave llamado La Hipóstasis de los Arcontes, quisimos acceder a su texto en castellano.

 

Sólo encontramos en es.scribd.com, primero, un mamarracho de traducción, y luego una traducción (estropeada con infinitud de signos estrambóticos) que dice que se ha basado en la traducción francesa de Barc y Roberge, de un excesivo tufillo católico.

 

Por ello acudimos a la corriente traducción inglesa de Bentley Layton y fundamentalmente a la más erudita (que indica todas las lagunas en el texto original) de Anne McGuire, para nuestra traducción al castellano.

 

Posteriormente revisamos la francesa de un tal André Wautier, además de la que está en scribd, que tiene ciertas imprecisiones.

 

Creemos haber hecho un trabajo honesto y lo más preciso posible de acuerdo al sentido que hemos capturado, y para que haya una versión castellana confiable del texto dicho (aunque sin duda con todas las limitaciones de un caso como éste).

 

A continuación algunas breves notas eruditas y académicas sobre el texto antes de entregar nuestra traducción, esperando poder retomar este tema bajo otras ópticas.

 

La Hipóstasis de los Arcontes se ha conservado en un único ejemplar copto, escrito en lengua sahídica, constituyendo el tratado 4 del Códice II de Nag Hammadi, pp. 86-97.

 

La traducción castellana de su título, la Hipóstasis de los Arcontes, se limita a reproducir los términos griegos del título copto. Una traducción según el significado de esos vocablos griegos sería La Realidad de los Gobernantes, o las Potestades. La lengua original del texto habría sido la griega. Sus enlaces con el pensamiento de Filón hacen que se proponga Alejandría como un lugar probable de composición.

 

También se ha propuesto Siria como lugar de composición en razón del ambiente lingüístico semita que se muestra en los nombres del creador maléfico del mundo (Saclas = el loco) y Yaldabaoth.

La mayoría de los comentaristas aceptan que el escrito griego subyacente al texto copto presenta varios estratos de redacción, el último de los cuales, por lo menos, es cristiano. Los estratos más antiguos son por lo menos dos: el antropogónico (origen del hombre) y el teogónico (origen de los dioses). Estos dos estratos consisten en exégesis esotéricas del Génesis.

 

El último redactor griego se apoya, ya secundariamente, en el Nuevo Testamento (la primera estrofa del texto hace una cita de la carta de Pablo a los Efesios 6:12), y probablemente agudiza los trazos negativos del universo arcóntico. El texto original dataría de principios del siglo II d.C. y la re-edición sería de finales de ese mismo siglo.

El escrito se presenta como una instrucción sobre el tema de los dominadores del mundo mencionados por Pablo.

 

Después de una breve alusión al primer arconte, el tratadista pasa a la antropogonía. El argumento teogónico (origen de los arcontes) es abordado en segundo lugar y presentado como una revelación del ángel Elelet a Norea. La creación del hombre es explicada a partir de los textos del Génesis y rectificados.

 

Los arcontes crean primero al hombre terreno como una copia de su propio cuerpo y según la imagen divina. En este hombre terreno insuflan el elemento psíquico. El resultado es un ser humano incapaz de levantarse. La Eva psíquica levanta a Adán, y después la Eva espiritual lo convierte en hombre espiritual.

 

Como espirituales, Adán y Eva engendran a Set, que es el antepasado común de la raza gnóstica.

 

Esta raza es salvada de la extinción por el arconte Sabaot, bajo cuyo poder quedará hasta la venida del Salvador. El ciclo teogónico explica el origen de los arcontes a partir de la materia. La doctrina más importante de este pasaje es la distinción entre un arconte maligno, Yaldabaoth, y un arconte converso, Sabaoth, el dios de los judíos.

 

El tratado concluye con una evocación cristiana de la obra del Salvador.

(Los corchetes indican que se trata de un texto reconstruido, y también indican las lagunas en el texto. Las palabras entre paréntesis redondos señalan un texto añadido por el traductor, o que debe sobreentenderse en el texto copto, o hacen alguna aclaración).

 




 

La Hipóstasis de los Arcontes
(La Realidad de los Gobernantes)
 

 

Por causa de la realidad de las autoridades, (inmerso) en el espíritu del Padre de la Verdad, el gran apóstol nos dijo - refiriéndose a las "autoridades de la oscuridad" - que "nuestra contienda no es contra carne [y sangre] sino más bien contra las autoridades del universo y los espíritus de maldad".

 

He enviado esto porque ustedes preguntan acerca de la realidad de las autoridades.

El jefe de ellas es ciego. Debido a su poder y su ignorancia y su arrogancia, él dijo con su poder:

"Soy yo quien es Dios; no hay ninguno [aparte de mí]".

Cuando él dijo esto, él pecó contra la Totalidad. Y este discurso se elevó hasta la Incorruptibilidad.

 

Y he aquí una voz que surgió desde la Incorruptibilidad, diciendo:

"Tú estás equivocado, Samael" - que significa "dios de los ciegos".

Sus pensamientos se volvieron ciegos.

 

Él arrojó su poder, es decir, la blasfemia que él había dicho. Él fue en su búsqueda abajo hacia el caos y el abismo, su madre, por instigación de Pistis Sofía. Y ella estableció a cada uno de sus descendientes en conformidad con su poder, siguiendo el modelo de los reinos (eones) que están encima, ya que el mundo visible fue inventado a partir del mundo invisible.

Como la Incorruptibilidad miró hacia abajo a la región de las aguas, la imagen de ella apareció en las aguas; y las autoridades de la oscuridad se enamoraron de ella. Pero ellos no podían atrapar aquella imagen que se les había aparecido en las aguas, debido a su debilidad - ya que los seres que poseen meramente un alma (psíquicos) no pueden capturar a aquellos que poseen un espíritu (pneumáticos) - ya que ellos eran de abajo, mientras [la imagen] era de arriba.

Por causa de esto la Incorruptibilidad miró hacia las regiones inferiores, a fin de que, por la voluntad del Padre, ella pudiera llevar la totalidad a unirse con la Luz.

 

Los gobernantes (arcontes) se confabularon y dijeron:

"Vengan, creemos a un ser humano con el suelo de la tierra".

Ellos modelaron a su criatura como una totalmente de tierra.

Ahora los gobernantes [...] cuerpo [...] ellos tienen [...] mujer [...] es [...] con la cara de un animal. Ellos habían tomado [un poco de suelo] de la tierra y habían modelado a su [ser humano] de acuerdo al cuerpo de ellos y [según la imagen] del dios que se les había aparecido en las aguas.

Ellos dijeron:

"[Vengan], atrapémosla mediante la forma que hemos modelado, [de modo] que pueda ver a su contraparte masculina [...], y podamos atraparla con la forma que hemos modelado" - no comprendiendo el poder de Dios, debido a la impotencia de ellos.

Y él espiró en su cara; y el ser humano vino a tener un alma (y permaneció) sobre la tierra muchos días.

 

Pero ellos no podían hacer que se levantara debido a la impotencia de ellos. Como vientos tormentosos ellos persistieron (en soplar), para que así ellos pudieran tratar de capturar aquella imagen que se les había aparecido en las aguas. Y ellos no conocían la identidad del poder de la imagen.

Ahora todas estas cosas sucedieron por la voluntad del Padre de la Totalidad. Después, el Espíritu vio al ser humano dotado de alma sobre la tierra. Y el Espíritu apareció desde la Tierra Diamantina; descendió y vino para habitar en él, y aquel ser humano se convirtió en un alma viviente.

Y llamó su nombre Adán, ya que él fue encontrado moviéndose sobre la tierra. Una voz surgió desde la Incorruptibilidad para ayudar a Adán. Y los gobernantes congregaron a todos los animales de la tierra y a todas las aves del cielo y los llevaron delante de Adán para ver cómo éste los llamaría, y para que él pudiera dar un nombre a cada una de las aves y a todas las bestias.

Ellos tomaron a Adán [y] lo pusieron en el jardín, de modo que él pudiera cultivarlo y vigilarlo. Y los gobernantes publicaron una orden para él, diciendo:

"De [todo] árbol en el jardín tú comerás; pero [del] árbol del reconocimiento del bien y del mal no comerás, ni lo [tocarás]; pues el día en que coman de él, con muerte van a morir".

Ellos [...] esto. Ellos no entienden lo que [ellos han dicho] a él. Más bien, por la voluntad del Padre ellos dijeron esto de tal modo que él pudiera comer, y que Adán pudiera [no] considerarlos a ellos como de una naturaleza exclusivamente material.

Los gobernantes tomaron consejo uno con el otro y dijeron:

"Vamos, hagamos que un profundo sueño caiga sobre Adán".

Y él durmió.

 

Ahora, el sueño profundo que ellos "provocaron que cayera sobre él, y él durmió", es la Ignorancia. Ellos abrieron su costado como una mujer viviente. Y ellos rellenaron su costado con un poco de carne en lugar de ella, y Adán vino a ser dotado sólo con el alma (psíquico).

Y la mujer dotada de espíritu (pneumática) fue hacia él y le habló diciendo:

"Levántate, Adán".

Y cuando él la vio, dijo:

«Eres tú quien me ha dado la vida; tú serás llamada "la Madre de los Vivientes". Porque es ella quien es mi Madre. Es ella quien es el Médico, y la Mujer, y la que ha dado a luz».

Entonces las autoridades aparecieron ante su Adán. Y cuando ellos vieron a su contraparte femenina hablando con él, ellos se conmocionaron con gran agitación; y ellos se enamoraron de ella.

 

Ellos dijeron el uno al otro:

"Vamos, sembremos nuestra semilla en ella", y ellos la persiguieron.

Y ella se rió de ellos por su estupidez y su ceguera.

 

Y estando al alcance de las garras de ellos, ella se convirtió en un árbol, y dejó delante de ellos su sombra que se parecía a ella, y ellos profanaron suciamente a aquella sombra. Y ellos profanaron el sello de la voz de ella, de modo que por la forma que ellos habían modelado, junto con la propia imagen [de ellos], ellos se hicieron sujetos a condenación.

Entonces el principio espiritual (pneumático) femenino entró en la serpiente, el Instructor; y éste [les] enseñó, diciendo:

«¿Qué les [dijo] él?. ¿Fue: "De todo árbol en el jardín comerás; pero, del [árbol] del reconocimiento del bien y del mal no comerás"?».

La mujer carnal dijo:

«No sólo él dijo "No comas", sino incluso "No lo toques; pues el día en que ustedes coman de ello, con muerte ustedes van a morir"»

Y la serpiente, el Instructor, dijo:

"Con muerte ustedes no morirán; puesto que fue por celos que él les dijo esto. Más bien sus ojos se abrirán y ustedes llegarán a ser como dioses, reconociendo lo malo y lo bueno".

Y el principio instructor fue quitado de la serpiente, y ésta quedó simplemente como una entidad de la tierra.

Y la mujer carnal tomó del árbol y comió; y ella dio a su marido así como a sí misma; y estos seres que sólo poseían alma (psíquicos), comieron. Y su imperfección se hizo evidente en su carencia de conocimiento; y ellos reconocieron que estaban desnudos del elemento espiritual, y tomaron hojas de higuera y las amarraron sobre sus lomos.

Entonces el gobernante principal vino, y dijo:

"¡Adán!. ¿Dónde estás?" - porque él no sabía lo que había sucedido.

Y Adán dijo:

"Escuché tu voz y tuve miedo porque yo estaba desnudo; y me escondí".

El gobernante dijo:

"¿Por qué te has escondido?. A menos que sea porque has comido del único árbol del cual te ordené que no comieras. ¡Y tú has comido!"

Adán dijo:

"La mujer que me diste, [ella me dio] y comí". Y el arrogante gobernante maldijo a la mujer.

La mujer dijo:

"Fue la serpiente la que me pervirtió y comí".

[Ellos se volvieron] hacia la serpiente y maldijeron la sombra de ella, [...] carente de poder, no comprendiendo [que] ésta era la propia forma en que ellos habían sido modelados. Desde aquel día, la serpiente vino a estar bajo la maldición de las autoridades; hasta que el Ser Humano Perfecto llegara a venir, aquella maldición cayó sobre la serpiente.

Ellos se volvieron hacia su Adán y lo tomaron y lo expulsaron del jardín junto con su esposa; pues ellos no tienen ninguna bendición, ya que ellos también están bajo la maldición.

Además, ellos arrojaron al género humano en una gran confusión mental y en una vida de trabajo duro, de modo que la humanidad de ellos pudiera estar ocupada con los asuntos mundanos, y no pudiera tener la oportunidad de estar dedicada al espíritu santo.

Ahora después de estas cosas, ella dio a luz a Caín, el hijo de ellos; y Caín cultivaba la tierra. Inmediatamente después de ello él [Adán] tuvo sexo con su esposa; llegando a estar preñada nuevamente, ella dio a luz a Abel; y Abel era un pastor de ovejas. Ahora Caín trajo de las cosechas del campo, pero Abel trajo una ofrenda (desde) entre sus corderos.

 

Dios estimó las ofrendas votivas de Abel; pero él no aceptó los ofrecimientos votivos de Caín. Y el Caín carnal persiguió a Abel, su hermano.

Y Dios dijo a Caín:

"¿Dónde está Abel, tu hermano?".

Él contestó diciendo:

"¿Soy yo, acaso, el cuidador de mi hermano?".

Dios dijo a Caín:

"¡Escucha!. ¡La voz de la sangre de tu hermano grita hasta mí!. Tú has pecado con tu boca. Esto retornará a ti: cualquiera que mate a Caín desencadenará siete venganzas, y tú existirás gimiendo y temblando sobre la tierra".

Y Adán [tuvo sexo] con su contraparte femenina Eva, y ella llegó a estar preñada, y dio a luz [a Set] para Adán. Y ella dijo:

"He traído a luz a [otro] ser humano por medio de Dios, en lugar [de Abel]".

Otra vez Eva llegó a quedar preñada, y ella dio a luz [a Norea].

 

Y ella dijo:

"Él ha procreado en mí a una virgen como una ayuda [para] muchas generaciones de seres humanos".

Ella es la virgen a quien las potencias no profanaron.

Entonces los seres humanos comenzaron a multiplicarse y a progresar.

Los gobernantes tomaron consejo el uno con el otro y dijeron:

"Vamos, causemos un diluvio con nuestras manos y eliminemos de raíz toda carne, desde el ser humano hasta la bestia".

Pero cuando el gobernante de las potencias llegó a conocer la decisión de éstas, dijo a Noé:

"Hazte un arca de madera que no se pudra y parapétate en ella - tú y tus hijos y las bestias y las aves del cielo desde las pequeñas a las grandes - y ponla sobre el monte Sir".

Entonces [N]orea se acercó a él (Noé), queriendo abordar el arca. Y cuando él no se lo permitió, ella sopló sobre el arca e hizo que ésta fuera consumida por el fuego. Nuevamente él construyó un arca, por segunda vez.

Los gobernadores fueron a encontrarla, teniendo la intención de pervertirla.

 

El jefe supremo de ellos le dijo:

"Tu madre Eva vino a nosotros".

Pero Norea se volvió hacia ellos y les dijo:

"Son ustedes los que son los gobernantes de la oscuridad; ustedes están malditos. Y ustedes no tuvieron relaciones con mi madre; fue en cambio vuestra propia contraparte femenina con la que ustedes tuvieron relaciones. Por ello, yo no soy vuestra descendiente; más bien es del mundo de arriba de donde he venido".

El arrogante gobernante se delató, [y] su semblante vino a ser como (un) negro [...]; él actuó atrevidamente hacia ella y le dijo:

"Es necesario que tú nos prestes servicio a nosotros, como lo hizo también tu madre Eva; ya que me ha sido dado [...]".

Pero Norea se dio vuelta, con la fuerza de [...]; y [ella] con una fuerte voz lanzó un grito hasta el Santo, el Dios de la Totalidad:

"¡Rescátame de los gobernantes de la iniquidad y sálvame de sus garras, de inmediato!".

El [Gran] Ángel bajó desde el cielo y le dijo:

"Por qué estás gritando hacia Dios?. ¿Por qué actúas tan vigorosamente hacia el Espíritu Santo?"

Norea dijo:

"¿Quién eres tú?".

Los gobernantes de la injusticia se habían apartado de ella. Él dijo:

"Soy yo quien es Eleleth, Sagacidad, el Gran Ángel que está ante la presencia del Espíritu Santo. He sido enviado para hablar contigo y salvarte de las garras de los sin ley. Y te enseñaré acerca de tus raíces".

Ahora en cuanto a aquel ángel, no puedo hablar de su poder: su aspecto es como oro fino y su vestimenta es como nieve. No, ¡verdaderamente mi boca no puede lograr hablar de su poder y el aspecto de su rostro!

Eleleth, el Gran Ángel, me habló:

"Soy yo", dijo él, "quien es el Entendimiento. Soy uno de los cuatro Dadores de la Luz que están ante la presencia del gran Espíritu Invisible. ¿Piensas que estos gobernantes tienen algún poder sobre ti?.

 

Ninguno de ellos puede prevalecer contra la Raíz de la Verdad, ya que por causa de ésta Él apareció en los tiempos finales; y estas autoridades serán encerradas.

 

Y estas autoridades no pueden profanarte, ni a aquella generación, ya que vuestras moradas están en la Incorruptibilidad, donde habita el Espíritu Virginal, el cual es superior a las autoridades del caos y a su universo".

Pero dije:

"Señor, enséñame sobre el [poder de] de estas autoridades: ¿[cómo] llegaron a existir, y desde qué tipo de causa, y de qué material, y quién los creó a ellos y a su poder?".

Y el gran ángel Eleleth, el Entendimiento, me habló:

«Dentro de reinos (eones) ilimitados habita la Incorruptibilidad. Sofía, a quien llaman Pistis, quiso crear algo, sola sin su consorte; y su producto fue una entidad celestial.

«Entre el Mundo Superior y los reinos (eones) que están abajo existe un velo; y se creó una sombra debajo del velo; y aquella sombra se convirtió en la materia; y aquella sombra fue puesta aparte. Y lo que ella (Sofía) había creado llegó a ser un producto en la materia, como un feto abortado. Y éste asumió una forma flexible moldeada a partir de la sombra, y se convirtió en una bestia arrogante parecida a un león. Era andrógino, como ya lo he dicho, porque provenía desde la materia que apareció.

«Abriendo sus ojos, él vio una enorme [cantidad de] materia sin límite; y él se volvió arrogante, diciendo:

"Soy yo quien es Dios, y no hay ninguno otro aparte de mí".

«Cuando él dijo esto, él pecó contra la Totalidad. Y una voz surgió desde arriba, del reino del poder absoluto, diciendo:

"Estás equivocado, Samael" - que significa "dios de los ciegos".

«Y él dijo,

"Si existe alguna otra cosa anterior a mí, ¡que se haga visible para mí!".

E inmediatamente Sofía extendió hacia adelante su dedo e introdujo la Luz en la materia; y ella la persiguió abajo hasta las regiones del caos. Y ella retornó [hasta] su luz; otra vez oscuridad [...] materia.

«Este gobernante, siendo andrógino, se construyó un reino (eón) enorme, una vastedad sin límites. Y él consideró crear descendencia para él. Y creó para él siete descendientes, andróginos tal como su padre.

«Y él dijo a su descendencia: "Soy yo quien es el dios de la totalidad".

«Y Zoé (la Vida), la hija de Pistis Sofía, lanzó un grito y le dijo a él:

"¡Tú estás equivocado, Saklas!" - para este último el nombre alternativo es Yaldabaoth.

Ella respiró en la cara de él, y su aliento se convirtió para ella en un ángel de fuego; y aquel ángel ató a Yaldabaoth y lo arrojó hacia el Tártaro debajo del abismo.

«Ahora cuando su descendiente Sabaoth vio la fuerza de aquel ángel, él se arrepintió y condenó a su padre y su madre, la materia.

«Él la aborreció, y cantó cantos de alabanza para Sofía y su hija Zoé. Y Sofía y Zoé lo tomaron hacia arriba y lo pusieron a cargo del séptimo cielo, debajo del velo entre Arriba y abajo. Y él es llamado "el dios de las potencias, Sabaoth", ya que está por encima de las fuerzas del caos, pues Sofía lo designó para ello.

«Ahora, cuando estas cosas hubieron sucedido, él se fabricó un enorme carruaje de cuatro caras de querubines, y muchísimos ángeles para que lo sirvieran, y también arpas y liras.

«Y Sofía tomó a su hija Zoé e hizo que ella se sentara a la derecha de él para enseñarle sobre las cosas que existen en el octavo (cielo). Y ella puso a la izquierda de él al ángel [de la] ira. [Desde] aquel día, [su derecha] ha sido llamada Zoé ("vida"), y la izquierda ha venido a representar la injusticia del reino de la autoridad superior. Fue antes de tu tiempo que ellos fueron creados.

«Ahora, cuando Yaldabaoth lo vio (a Sabaoth) en ese gran esplendor y en esa altura, él lo envidió; y la envidia se convirtió en un producto andrógino, y éste fue el origen de la envidia. Y la envidia engendró a la muerte; y la muerte engendró a sus descendientes y puso a cada uno de ellos a cargo de su cielo; y todos los cielos del caos se llenaron completamente de sus multitudes.

«Pero fue por la voluntad del Padre de la Totalidad que todas estas cosas surgieron a la existencia - de acuerdo con el modelo de todas las Cosas de Arriba - de modo que la cantidad [requerida] de caos pudiera ser completada.

«He aquí que te he enseñado acerca de la estructura de los gobernantes; y la materia en la cual fue engendrada; y su progenitor; y su universo».

Pero dije:

"Señor, ¿también yo pertenezco a la materia de ellos?".

«Tú, junto con tu descendencia, provienen del Padre que existe desde el principio; es desde Arriba, desde la Luz Imperecedera, que sus almas han venido.

 

Por causa de esto las autoridades no pueden acercarse a ellas, debido al Espíritu de la Verdad presente dentro de ellas. Y todos los que han llegado a familiarizarse con este camino existen inmortales en medio de la Humanidad agonizante. De todos modos, aquella Semilla no llegará a ser manifestada ahora.

«Antes bien, después de tres generaciones vendrá a ser conocida. (Él) los ha liberado de la esclavitud del error de las autoridades».

Entonces dije:

"Señor, ¿en cuánto tiempo más?".

Él me dijo:

«Cuando el Hombre Verdadero sea manifestado en una forma modelada [...el Espíritu de la] Verdad, que el padre ha enviado.

«Entonces él les enseñará acerca de todas las cosas, y él los ungirá con el óleo de la Vida Eterna, dada a él desde la Generación No Dominada.

«Entonces ellos serán liberados del pensamiento ciego. Y ellos pisotearán debajo de sus pies a la muerte, la cual pertenece a las potestades. Y ellos ascenderán hacia la Luz que no tiene límites, a donde esta Semilla pertenece.

«Entonces las autoridades abandonarán sus edades, y sus ángeles llorarán sobre su destrucción, y sus demonios lamentarán la muerte de ellas.

«Entonces todos los hijos de la Luz conocerán realmente la Verdad y la Raíz de ellos en la Verdad, y al Padre de la Totalidad y al Espíritu Santo. Todos ellos dirán a una sola voz:

"La Verdad del Padre es justa, y el Hijo preside sobre la Totalidad". Y desde cada uno por los siglos de los siglos: "¡Santo, santo, santo!. ¡Amén!"».

 

La Realidad de los Gobernantes