por Zecharia Sitchin

traducción de Enrique Pérez Porter

2000

Versión original

del Sitio Web Sitchin

 

 

La muerte del Papa Juan Paulo II ha ocasionado amplias discusiones acerca de su propia visión y la del Vaticano en relación a una variedad de asuntos, desde lo puramente teológico hasta cuestiones sociales.

 

En todo ello sin embargo, es notoria la ausencia de referencia a un tema que importa a muchos, en especial a aquellos interesados en el tema OVNI, Vida en otros planetas, y los Extraterrestres en general, y en particular por los escritos de Zecharia Sitchin.


Esto ocurrió, hace exactamente 5 años, en Abril del 2000, cuando Zecharia se comprometió a una discusión pública en esos varios ítems con un teólogo líder del Vaticano, Monseñor Corrado Balducci, durante una conferencia internacional realizada en Bellaria (Rimini) en Italia. El histórico diálogo fue reporteado en su momento en el sitio de Zecharia Sitchin; lo que sigue abajo es el texto completo de aquel reporte que habla por si solo.

En lo que debe ser una primicia histórica, un alto oficial del Vaticano y un académico hebreo discutieron el asunto de los Extraterrestres y la Creación del Hombre, y aunque diferente uno del otro en cuanto a formación, base, religión y metodología, sin embargo llegaron a conclusiones comunes:

  • Sí, pueden y existen seres Extraterrestres en otros planetas

  • Sí, pueden ser más avanzados que nosotros

  • Sí, materialmente, el Hombre pudo haber sido generado a partir de un ser sensible pre-existente


 


Los Participantes


El alto oficial de Vaticano era Monseñor Corrado Balducci, un teólogo católico con credenciales impresionantes:

  • miembro de la Curia Romana de la Iglesia Católica

  • Prelado de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y la Propagación de la Fe

  • exorcista jefe de la Archidiócesis de Roma

  • Miembro del Comité Vaticano para la Beatificación

  • experto en Demonología además de autor de varios libros

Designado por el Vaticano para tratar con el asunto de los OVNIs y los ETs, ha hecho en años recientes pronunciamientos que indican una tolerancia hacia esta temática; pero nunca se había acercado y tenido un diálogo con un académico hebreo, e ido más allá de las formulaciones prescritas para incluir el delicado asunto de la Creación del Hombre.


El académico hebreo era yo - Zecharia Sitchin:

  • un investigador de civilizaciones antiguas

  • un arqueólogo bíblico

  • un descendiente de Abraham…

Monseñor y yo casi nos encontramos para tener este diálogo en Diciembre último, pero esto no ocurrió. En esta ocasión estaba programado de encontrarnos en Bellaria, Italia, en la conferencia cuyo tema era ‘El Misterio de la Existencia Humana’.

 

Llegué allí con mi esposa y un grupo de fans de los EE.UU., el 31 de Marzo, dispuesto a dirigirme a una audiencia por sobre las mil personas al día siguiente. Monseñor no estaba por ninguna parte; pero ahí estuvo a día siguiente para escuchar mi presentación.

“Conduje toda la noche desde Roma para oírle”, me dijo.

 

 


La Presentación de Sitchin


Mi parlamento, hábilmente traducido por mi editor italiano Tuvia Fogel, incluía una presentación de diapositivas que agregaron una dimensión pictórica a la evidencia de los tiempos antiguos apoyada por textos sumerios, sobre los cuales mis 8 libros basan las siguientes conclusiones:

  • No estamos solos - no sólo en e vasto universo, sino en nuestro propio sistema solar

  • hay otro planeta más en nuestro sistema solar, que orbita más allá de Pluto pero se acerca a la Tierra de forma periódica

  • extraterrestres avanzados - los sumerios les llamaron ‘Anunnaki’, la Biblia ‘Nefilim’ - comenzaron a visitar nuestro planeta alrededor de 450.000 años atrás

  • más o menos hace 300.000 años, ellos dedicaron esfuerzos en ingeniería genética para elevar homínidos terrestres y hacer el Homo Sapiens, el Adán

  • Así, ellos actuaron como Emisarios del Creador Universal - Dios


 


El Diálogo

"Tenemos mucho qué hablar, me dijo Monseñor Balducci mientras se adelantaba a felicitarme por la presentación; “Tengo gran estimación por su trabajo”, continuó.

Volvimos al hotel para almorzar. Nuestra mesa estaba rodeada en semicírculo por mis fans americanos, con lo intención de no perder palabra del diálogo por ocurrir.

 

Durante la sesión de varias horas, Monseñor Balducci delineó la posición que iba a establecer, de un texto preparado, en su parlamento del día siguiente. Mientras mi acercamiento se basó en la evidencia física, él suyo fue uno teológico-filosófico Católico Romano, en busca de los aspectos espirituales.

 

Sin embargo, nuestras conclusiones convergieron.
 

 

 


La Posición del Monseñor Balducci


EN RELACIÓN A LOS OVNIs:

“Debe haber algo en ello.”

Los cientos y miles de avistamientos reportados no dejan espacio para negar un porcentaje verdadero en ellos, aun tomando en cuneta las ilusiones ópticas, fenómenos atmosféricos, y lo demás. Desde la teología Católica tales testimonios no pueden ser desechados.

“Dar testimonio es una forma de trasmitir la verdad, y en el caso de l religión cristiana, estamos hablando de una Revelación Divina en la cual el testimonio es crucial en la credibilidad de nuestra fe.”

 

SOBRE VIDA EN OTROS PLANETAS:

“Que la vida exista en otros planetas en ciertamente posible… La Biblia no deja afuera esta posibilidad. Sobre la base de la escritura y sobre la base del conocimiento de la omnipotencia Divina, siendo Su sabiduría ilimitada, debemos afirmar que la vida en otros planetas es posible. Más aún, esto no es sólo posible, sino creíble y aún probable.

 

“El Cardenal Nicolo Cusano (1401-1464) escribió que no existe una sola estrella en el cielo acerca de la cual se pueda excluir la existencia de vida, aun diferente de la nuestra.”

 

SOBRE EXTRATERRESTRES INTELIGENTES:

“Cuando hablo de extraterrestres, debemos pensar en seres como nosotros - más probablemente, seres más avanzados que nosotros, en que su naturaleza es una asociación en parte material y parte espiritual, un cuerpo y un alma, aunque en diferentes proporciones a los humanos terrestres.”

Los ángeles son seres puramente espirituales, desprovistos de cuerpo físico, mientras nosotros estamos hechos de espíritu y materia pero aun en bajo nivel.

“Es completamente creíble que en la enorme distancia entre ángeles y humanos, pueda haber estadios intermedios, esto es seres con un cuerpo como el nuestro pero mucho más elevados en lo espiritual. Si tales seres inteligentes de verdad existen en otros planetas, sólo la ciencia será capaz de probarlo; pero a pesar de lo que alguna gente piensa, estaríamos en disposición de reconciliar su existencia con la Redención que nos trajo el Cristo.”


 


Los Anunnaki y la Creación del Hombre


Bien entonces, pregunté a Monseñor Balducci, ¿eso significa que mi presentación no fue una gran revelación para Ud.? Parece que estamos de acuerdo - dije - que pueden existir extraterrestres más avanzados, y yo empleo la ciencia para evidenciar su venida a la Tierra…

 

Entonces cité los textos sumerios que dicen que los Anunnaki (Aquellos que vinieron del cielo a la Tierra) mejoraron un ser existente en la Tierra para crear el ser que la Biblia llama Adán.


Mi conclusión en relación a su presentación - respondió Monseñor Balducci - es que más que nada su acercamiento se basa de todo en evidencia física, y concierne del todo a la material no al espíritu.

 

Esta es una distinción importante,

“porque si se hace esta distinción, puedo emplear el punto de vista del gran teólogo, el Profesor Padre Marakoff, quién aun vive y es grandemente respetado por la Iglesia. Él formuló la hipótesis que cuando Dios creó al hombre y le introdujo el alma, quizá lo que significa no es que Dios hizo al hombre de barro, sino de algo pre-existente, aún de un ser sintiente capaz del sentimiento y la percepción.

 

De modo que la idea de tomar un pre-humano u homínido y generar alguien que sea consciente de si mismo es algo a lo que el Cristianismo está llegando… La clave es la distinción entre el cuerpo material y el alma provista por Dios.”


 

 

Desde los Anunnaki a Dios


Si, respondí al teólogo Vaticano, en mis escritos trato con la evidencia física; pero ya en mi primer libro (El Duodécimo Planeta), la última frase del último párrafo lanza la pregunta: So los extraterrestres “nos crearon”, ¿quién los creó a ellos en su planeta?


Desde aquí mi propio pensamiento y los contenidos de los libros siguientes han rumbeado hacia los aspectos espirituales o ‘divinos’. Los Anunnaki, he dicho, fueron meros emisarios (y eso es lo que la palabra hebrea ‘malachim’, traducida por ‘ángeles’, significa). Ellos pensaron que fue su decisión venir aquí por razones personales y generarnos porque necesitaban mano de obra; pero en verdad sólo fueron parte del plan y deseos del Dios Todopoderoso.


Si tales extraterrestres se vieron así involucrados - dijo Monseñor Balducci - aún por su propia interpretación tuvieron que ver con el físico del Hombre, el cuerpo y la racionalidad; ¡pero sólo Dios tiene que ver con el Alma!


Mi segundo libro, que trata de la aspiración humana para ascender a los cielos, se titula ‘La Escalera al Cielo - The Stairway to Heaven’ - dije a Monseñor Balducci:

“me parece que estamos subiendo la misma escalera solo que por peldaños diferentes.”

Terminamos el diálogo como amigos, determinados a tener una continua sintonía.