por Gary 'Z' McGee 
21 Mayo 2018 
del Sitio Web WakingTimes

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

 

 

 

 

 


"Un hombre que tiene intimidad con su ira

y quién puede expresarla hábilmente

es un hombre en quien la contundencia

coexiste con la vulnerabilidad y la compasión,

un hombre digno de nuestra confianza,

un hombre capaz de intimidad profunda".

Robert Augustus Masters
 

 


La ira no es el problema. La ira es una herramienta vital.

 

Es lo que haces con tu ira lo que se vuelve problemático. Es tu respuesta a la ira, que la hace saludable o no. La ira puede ser una herramienta para aprovechar el coraje en tu vida o puede ser un arma que violentamente destruye todo.

 

Puede ser un fuego que te fortalece o puede ser un fuego que te consume.


Lo peor que puedes hacer es reprimir tu ira. La ira reprimida casi siempre regresa como un demonio interno caótico. Lo mejor que puedes hacer es abrazar tu enojo en el momento.

 

Siéntate a los pies de él y aprende lo que debe enseñar. Luego, transforma proactivamente esa información en una respuesta saludable.

 

Aquí hay cuatro tipos de ira saludable que te ayudarán a hacer precisamente eso.

 

 

 
 

1.) Ira compasiva
 


"La investigación indica que

cuando estamos enojados con los demás,

apuntamos a represalias o venganza.

Pero cuando estamos enojados por los demás,

buscamos justicia y un mejor sistema.

No solo queremos castigar;

queremos ayudar".

Adam Grant
 


La ira compasiva se trata de buscar justicia para un mejor sistema.

 

No solo para ti sino también para otros. Es una comprensión profunda de que todo está conectado, y una comprensión aún más profunda de que su enojo es una respuesta saludable a la injusticia.

Una estrategia sensata para canalizar su ira es centrarse en las formas en que puede usarla para ayudar en lugar de castigar a los demás.

 

En lugar de actos violentos y ofensivos de ira vengativa para la satisfacción de tu ego; practica actos no violentos y defensivos de ira compasiva por una causa mayor que la tuya.

 

La autodefensa y la defensa de otros menos capaces se subsume por la ira compasiva. La ira compasiva por una causa mayor que la suya es el epítome de la transformación del fuego en combustible.

 

Toma el fuego crudo de tu feroz pasión y lo convierte en combustible concentrado que te dará el coraje y la ferocidad necesarios para actuar por el bien del todo.

 

 

 

 

2.) Ira Vulnerable
 


"Para ser humano

es necesario ser un tomador de riesgo vulnerable;

ser un valiente humano

es ser bueno en eso".

Jonathan Lear
 


La ira que finge la invulnerabilidad es reactiva e inauténtica. Está bloqueada y es divisiva.

 

No hay intimidad. No hay conexión entre causa y efecto, entre saludable y no saludable.

 

Este tipo de ira es toda la superficie. Es volátil e irracional, ira congelada y rabia reprimida. Típicamente asociado con una mentalidad estrecha de mente co-dependiente. 

La ira vulnerable, por otro lado, es una profunda intimidad con la ira. Es auténtica y está en deuda con la causa y el efecto. Es suave y maleable, resistente y robusto. Es transformativa.

 

Hay una flexibilidad emocional que es equivalente a la alquimia. Típicamente asociado con una mentalidad abierta e interdependiente. 

Cuando somos vulnerables con nuestra ira, se resuelve y nos llena de coraje para actuar.

 

Cuando somos invulnerables con nuestra ira, no se resuelve y se reprime al tiempo que nos llena de angustia reactiva.

 

 

 


3.) Ira Moral


 

"La ira no es solo fuego,

sino fuego moral,

protegiendo lo que es débil

o vulnerable o roto dentro de nosotros

Robert Augustus Masters
 


Algunas veces la ira no es solo la reacción natural, sino la única reacción moral.

 

Por ejemplo:

no debería esperarse que permanezcamos contentos y felices ante el genocidio, el ecocidio, la violación y la esclavitud. Por el contrario, debemos ser impulsados hacia la ira justa.

El tipo de ira justa que se voltea sobre las mesas como lo hizo Cristo contra los banqueros codiciosos. El tipo de ira sagrada que preferiría vivir una dura vida de libertad que una vida fácil de esclavitud.

 

Tal enojo es sagrado precisamente porque nos infunde un coraje imparable. 

La ira moral es ira del corazón. Golpea la raíz del problema. Mide la injusticia contra la Regla de Oro, el Principio de No Graduación y la Ley Universal, y lo que no está a la altura se enfrenta a una resistencia valiente despiadada (pero no violenta).

 

La ira moral, que se siente profundamente en el corazón y el intestino, es una respuesta saludable a la acción inmoral.

 

 

 


4.) Ira Consciente
 


"Todas las cosas excelentes

son tan difíciles como raras".

Spinoza
 


Ser conscientes de nuestra ira es practicar la meditación con atención plena como un acto de permitir que la ira aflore deliberadamente para que pueda examinarse y liberarse de manera productiva antes de que se vuelva tóxica. 

La ira consciente es un camino hacia la resiliencia emocional y una 
Inteligencia Emocional más alta.

 

Es meditativo y curativo, reminiscente y catártico. Honra las heridas del pasado en el presente alquímico, para que puedan convertirse en la sabiduría del mañana. 

La ira consciente se hace mucho mayor con la ira. Es una perspectiva amplia que diseca al animal de nuestra ira a través de un interrogatorio catártico y un análisis profundo.

 

Identifica la fuente de combustión. Exhala el fuego de la ira para que podamos respirar el combustible de la vida. 

Al final del día, la ira es una herramienta. Aunque sea volátil. Al igual que la forma en que un artesano practica con una sierra de mesa peligrosa para mejorar su oficio, un artesano del alma practica con enojo peligroso para mejorar su vida.

 

Cuanto mejor logremos usar la herramienta, mejor será nuestro arte. Si ese arte es carpintería o nuestra vida. 

La ira y nuestra respuesta a ella no tienen que ser tan unidimensionales. No hay nada, además de nuestro condicionamiento, que nos impida usar nuestra ira en formas multidimensionales.

 

Si podemos hacer un punto de practicar la ira compasivavulnerablemoral y consciente, entonces podemos reacondicionar nuestro condicionamiento y tal vez incluso encontrar formas más sanas de canalizar las pasiones más volubles y elusivas...