del Sitio Web Cassiopaea

traducción de Adela Kaufmann
Versión original

 

De La Máscara de la Cordura (The Mask of Sanity) por Hervey Cleckley:


La superficie del psicópata, sin embargo, es decir, todo lo que podemos llegar a saber de él por medio de exploración verbal y examen directo, se presenta como igual a mejor de lo normal, y no da ninguna pista en absoluto, de un trastorno en su interior.

Nada en él sugiere rareza, incapacidad o debilidad moral. Su máscara es una de robusta salud. Sin embargo, tiene un trastorno que a menudo se manifiesta en una conducta mucho más seriamente anormal que la de los esquizofrénicos.

Interiormente, también, parece que hay una diferencia significativa.

En las profundidades de la esquizofrenia enmascarada, a menudo sentimos una fría y extraña indiferencia a muchos de los asuntos o problemas de vida más urgentes y a veces también bizarras, inexplicables e impredecibles, pero intensas reacciones a aquello que parece casi irrelevante.

Detrás de la máscara exquisitamente engañosa de la alteración emocional del psicópata que sentimos, parece haber principalmente un grado de consistente nivelación a la respuesta, a pequeños rangos, así como una incapacidad para reaccionar con la suficiente seriedad para lograr mucho más que una pseudo-experiencia o una cuasi-experiencia. En ninguna parte encontramos una causa real o un compromiso sincero, razonable o irrazonable.

No hay ningún grado de lealtad para producir un compromiso real y duradero, incluso a una causa negativa o fanática.

Así como el significado y el sentido adecuado de las cosas en su conjunto se pierden con afasia semántica en el campo circunscrito de la palabra, aunque la técnica de la mímica del lenguaje se mantiene intacta, por lo que, en la mayoría de los psicópatas, la intencionalidad y la importancia del esfuerzo-de-toda-la-vida y de toda la experiencia subjetiva se ven afectados, sin daño evidente en la apariencia externa o en las reacciones superficiales de la personalidad. Tampoco hay ninguna pérdida de inteligencia técnica o mensurable.

Con tal cambio biológico, el ser humano se vuelve más impulsivo, más como máquina. Se ha dicho que un mono dotado de suficiente longevidad, si continuamente golpease las teclas de una máquina de escribir, finalmente, y por pura casualidad, tocaría la sucesión de teclas para reproducir todas las obras de Shakespeare. Estos documentos tan compuestos en total ausencia de propósito y de conciencia humana, se verían igual de buenos para cualquier estudioso de las obras reales del Bardo.

Sin embargo, no podemos negar que hay una diferencia.

El sentido y la vida a un nivel prodigiosamente alto de valores humanos entran en una simple regla de permutaciones y combinaciones.

El paciente semánticamente defectuoso por la falta de propósito significativo y realización a niveles profundos, por supuesto, no es sano, y las actitudes normales se dan simplemente por casualidad. Su poder racional le permite imitar directamente el complejo juego de la vida humana. Sin embargo, lo que parece ser la sana realización y la experiencia normal sigue siendo, en cierto sentido y hasta cierto punto, igual que las obras de nuestro simio mecanógrafo.

En la interpretación de la afasia semántica de Henry Head encontramos, sin embargo, conceptos de función neural y de su integración y deterioro que ayudan a transmitir una hipótesis de grave trastorno de personalidad, minuciosamente seleccionados por la operación intacta periférica de todas las habilidades ordinarias.

En situaciones relativamente abstractas o circunscritas, tales como el examen psiquiátrico o el juicio ante el tribunal, estas habilidades no muestran deterioro, pero más o menos automáticamente demuestran una indiscutible cordura exterior en todos sus aspectos y en todos los niveles que sean accesibles al observador. Que esta cordura técnica es poco más que una imitación de la verdadera cordura no es demostrable a esos niveles.

Sólo cuando el sujeto se dispone a realizar su vida podemos obtener la evidencia de lo que significa para él su poca comprensión teórica, de cuan inadecuadas e inconsistentes son sus reacciones emocionales básicas y motivaciones convincentemente retratadas y enunciadas, existentes únicamente en poco más de dos dimensiones.

Lo que se toma como evidencia de su cordura no influencia de manera significativa su comportamiento. Ni representa la verdadera intención interior, el grado de su respuesta emocional, o la calidad de su experiencia personal mucho más fiable que otras declaraciones verbales gramaticalmente bien formadas, claras, y quizás hasta sensibles, producidas vocalmente por el aparato autónomo neural de un paciente con afasia semántica. No se puede decir que representan el pensamiento de tal paciente o conllevan una comunicación significativa.

Supongamos, tentativamente, que el psicópata es, en este sentido, semánticamente desordenado. Hemos dicho que sus máscaras funcionales exteriores o disfraces, ocultan una imitación perfecta de la emoción normal, una fina inteligencia, y una responsabilidad social de una personalidad extremadamente discapacitada e irresponsable.

 

¿Debemos concluir que este disfraz es una mera pretensión, asumida voluntariamente y que la disfunción fundamental del psicópata debe ser clasificada como mera hipocresía en lugar de un defecto psiquiátrico o deformidad?

Recordemos que su típico comportamiento derrota lo que parecen ser sus propios fines.

¿No es él el que está más profundamente engañado por su aparente normalidad?


A pesar de que engaña deliberadamente a otros, y que es muy consciente de sus mentiras, parece incapaz de distinguir adecuadamente entre sus propias pseudo-intenciones, pseudo remordimiento, pseudo-amor, y las respuestas genuinas de una persona normal.

Su monumental falta de visión interna indica lo poco que aprecia la naturaleza de su trastorno.

Cuando otros fallan en aceptar de inmediato su "palabra de honor de caballero," su sorpresa, creo yo es a menudo genuina. El verdadero término es utilizado aquí, no para calificar las intenciones del psicópata, sino para calificar su asombro. Su experiencia subjetiva es tan blanqueada de profunda emoción que es invenciblemente ignorante del significado de la vida para los demás.

Su conciencia de lo opuesto a la hipocresía es tan teórica que resulta cuestionable si lo que queremos decir principalmente por hipocresía deba ser atribuido a él.

Al no tener grandes valores él mismo, ¿se podría decir que se da cuenta adecuadamente de la naturaleza y la calidad de los ultrajes que su conducta inflige a los demás?

Un niño pequeño que no tiene memoria impresiva de severo dolor pudo haber sido enseñado por su madre que está mal cortar la cola al perro. Sabiendo que es un error, él pudiera proceder con la operación. No tenemos que absolverlo totalmente de la responsabilidad si le decimos que no se dio cuenta de lo que hizo, o por lo menos, menos que un adulto que, en pleno reconocimiento de la agonía física, usa un cuchillo.

¿Puede una persona experimentar los niveles más profundos de tristeza sin un conocimiento considerable de la felicidad? ¿Podría ser capaz de establecer la mala intención en el pleno sentido sin el conocimiento real de lo opuesto?

No tengo una respuesta definitiva a estas preguntas.

Los intentos de interpretar el trastorno del psicópata, por supuesto, no presenta pruebas de que tiene un trastorno o que se toma en serio. A partir de evidencias fiables de esto, debemos examinar su comportamiento. Sólo que aquí, no en formulaciones psicopatológicas, podemos aplicar nuestro criterio de lo que es objetivo y demostrable.

Funcional y estructuralmente todo está intacto en el exterior. Buena función (reacción saludable) será demostrada en todos los ensayos teóricos. Buen juicio, así como un buen razonamiento es probable que aparezca en los niveles verbales. Las consideraciones éticas y prácticas serán reconocidas en lo abstracto.

Se producirá una imitación de las reacciones sociales en todas las pruebas, excepto la prueba misma de la vida.

En el psicópata nos enfrentamos a una personalidad ni rota ni distorsionada hacia el exterior, sino de una sustancia que carece de ingredientes sin los cuales la función normal en los asuntos importantes de la vida es imposible. [...]

Simon, Holzberg y Unger, impresionados por la paradoja de los malos resultados del psicópata, a pesar de un razonamiento intacto, ideó una prueba objetiva para valorar específicamente el juicio, como podría funcionar en situaciones reales, en contraste con el juicio teórico de las situaciones abstractas.

Estos trabajadores son conscientes de que la síntesis de las influencias más complejas que constituyen lo que se denomina juicio o comprensión (en comparación con un "razonamiento" más teórico) pueden ser simulados en situaciones de prueba en los que la participación emocional es mínima, en donde los factores racionales solo por una precisa imitación o estereotipado pueden ser producidos in vitro, por así decirlo, lo que no pueden producir in vivo.

Elementos para una prueba de opción múltiple fueron seleccionados con el objetivo de ofrecer posibilidades máximas de los factores emocionales que influyen en la decisión y, en particular para los impulsos inmediatos de una gratificación relativamente trivia a entrar en conflicto con los principales objetivos a largo plazo. Los mismos elementos fueron también utilizados en la forma de una prueba de terminación.

Los resultados de esta prueba en un grupo de psicópatas tienden a apoyar la interpretación hipotética intentada en este libro.

Si tal trastorno existe, de hecho existe en el llamado psicópata, no es sorprendente que su reconocimiento como un deterioro mayor y discapacidad ha tenido mucho retraso. Los cambios patológicos visibles en la superficie del cuerpo (laceración, fracturas múltiples) ya estaban siendo manejados regularmente por los médicos cuando, el exorcismo de los demonios que moran en ellos, retenidos en el favor popular, en muchas enfermedades ya tratadas por el médico internista. Así también lo ha sido con trastornos de la personalidad.

Aquellos caracterizados por graves manifestaciones externas han sido aceptados como problemas psiquiátricos mucho antes que otros en los que se conserva una apariencia superficial de cordura.

A pesar de la falta de los síntomas académicos característicos de los trastornos tradicionales en los psicópatas, clasificados como psicosis, a menudo parece, en algunos aspectos importantes, pero no en todos, pertenecer más a ese grupo que a cualquier otro. Ciertamente, sus problemas no pueden ser tratados con medicamentos o por ningún otro medio, a menos que sean establecidos y aplicados con regularidad instrumentos legales similares para controlar su situación.

Yo creo que si un paciente se muestra a sí mismo como manifiestamente incompetente en su comportamiento, debe ser evaluado de esa manera. Es necesario cambiar algunos de nuestros criterios jurídicos para hacer posible algunos intentos de tratamiento o supervisión urgentes para él, las objeciones más serias son principalmente teóricas.

 

Tal vez nuestras definiciones tradicionales de discapacidad psiquiátrica pueden aguantar mejor una alteración que estos pacientes gravemente defectuosos, y aquellos alrededor de ellos pueden soportar los actuales métodos de farsas ya veces métodos trágicos de manejar sus problemas.

Esto no quiere decir que todas las personas que muestran características de este tipo deban ser consideradas como totalmente incapaces. Aquí es sostenido que este defecto, al igual que otros trastornos psiquiátricos, aparece en todos los grados de severidad y pueden constituir desde un rasgo de la personalidad a través de desventajas de variable magnitud, incluyendo la discapacidad y la máxima amenaza para la paz y la seguridad de la comunidad.

En un intento de para tener en cuenta el comportamiento anormal observado en el psicópata, hemos encontrado útil la hipótesis de que él tiene un grave y sutil anomalía o defecto a niveles profundos, perturbando la integración y la apreciación normal de la experiencia, dando lugar a una patología que pudiera, en analogía, clasificar con las afasias que Henry Head describe como semánticas.

Suponiendo que un paciente deja de experimentar la vida de manera adecuada en sus asuntos principales, ¿podemos dar cuenta entonces de sus manifestaciones clínicas?

Las dificultades de probar, o incluso de demostrar la evidencia objetiva directa, por hipótesis acerca de psicopatologías (o sobre el funcionamiento subjetivo ordinario) son demasiado obvias como para necesitar aquí una elaborada discusión.

Si la vida del psicópata carece de estímulos de orden superior, o de objetivos principales o serios y de valores y satisfacciones intensas y significativas, puede ser posible para el observador comprender mejor al paciente que, por la emoción trivial de robar un dólar (o una barra de chocolate), la pequeña ganancia de falsificar un cheque de $20.00, o relaciones a medias con una pareja poco atractiva, sacrificios en su trabajo, el respeto de sus amigos, o tal vez su matrimonio.

Detrás de gran parte del comportamiento del psicópata vemos evidencia de estímulos relativamente leves comunes a toda la humanidad. En su afán por tener el sartén por el mango, sus bromas, su ausentismo escolar, jactancia, su mendicidad y su tomar otra bebida, está actuando en motivos en sí mismos no antinaturales.

 

En su acumulación masiva durante su carrera, estos actos son impresionantes, principalmente debido a lo que sacrifica para llevarlas a cabo. Si, para él, las cosas sacrificadas son de poco valor, su conducta se hace más comprensible.

Woolley, en una interesante interpretación de estos pacientes, los compara con un automóvil, de otra manera intacto, con frenos muy deficientes. Esta analogía sugiere exactamente un importante defecto patológico que parece existir. En contraste con un automóvil, sin embargo, las funciones de frenado del organismo humano están integradas en la personalidad por medio de la reacción a la experiencia de vida, a la recompensa y al castigo, la alabanza y la culpa, la vergüenza, la pérdida, el honor, el amor, y así sucesivamente.

Tan cierta como pudiera ser la hipótesis de Woolley, es probable que frenar poderes más fundamentales que inadecuados es la reacción emocional inadecuada sobre la que debe estar basado el aprendizaje.

Incluso con buenos frenos en su coche, el conductor debe tener, no sólo el conocimiento sino también la sensación de lo que podría ocurrir si no los usa correcta y adecuadamente.

Algunos comportamientos del psicópata pueden ser bastante bien tenidos en cuenta, si le concedemos una limitación de la capacidad emocional. Otros factores ameritan consideración. El psicópata parece salirse de su camino para crearse problemas para sí y para otros.

Casándose descuidadamente con una prostituta, en más o menos invitando a la detección de un robo (o al menos ignorando la probabilidad de detección), en el intento de intimidades brutas con una debutante en la alcoba mal protegida frente a un salón abarrotado, en perder su libertad condicional de hospital o en su defecto a no estar con su esposa en el trabajo de parto sólo porque no quería dejar el juego de medianoche (o de las 3 a.m.), en este tipo de acciones parece no haber sólo un desprecio por las consecuencias, sino un impulso activo de lucirse, a ser, no discreto sino conspicuo haciendo de las suyas.

Al parecer le gusta hacer alarde de sus actos extravagantes o antisociales con valentía.

Cuando las consecuencias negativas son mínimas o ligeras (tanto material como emocionalmente), ¿a quién no le gusta cortar un poco, y hacer un poco de diversión intrascendente, o tal vez hacer bromas de los aspectos más sobrios de la vida? La dignidad, de lo contrario, podría convertirse en pomposidad, el aprendizaje en pedantería, la bondad en auto-condescendencia. La diferencia fundamental parece estar en cuánto importan las consecuencias.

También es importante recordar que la inclinación y el gusto están profundamente marcados por la capacidad de sentir adecuadamente la situación.

 

La inclinación potencial de un hombre normal, de darle a la chica guapa un cheque de 100,00 dólares, probablemente no alcanzaría a la conciencia a la vista de su conocimiento de que esto daría lugar a que sus tres hijos no tengan zapatos o en su necesidad de humillarse engatusando a un amigo a un préstamo que nunca devolverá.

Si, como hemos mantenido, las grandes recompensas del amor, del trabajo duro bien hecho, de la fe mantenida a pesar de los sacrificios, no entran de manera significativa en la ecuación, no es difícil ver que el psicópata probablemente se aburra.

 

Al estar aburrido, tratará de cortar más para sí que la persona común y corriente para aliviar el tedio de su ingrata existencia.

Si pensamos en un teatro a medio llenar con niños púberes comunes que tienen que sentarse a través de una representación de El rey Lear o de la Novena Sinfonía de Beethoven, no tenemos que pedir imaginación o memoria para traer a la mente la inquietud, la ruidosa intercomunicación de trivialidades, las carcajadas inapropiadas o silbidos, y tal vez la bolitas de papel o la aplicación maliciosa de un alfiler al prójimo en el asiento de al lado.

Aparentemente bloqueado desde el cumplimiento a niveles profundos, el psicópata es naturalmente empujado hacia una especie de divertimento. Incluso impulsos débiles, pequeñas y fugaces gratificaciones, son suficientes para producir en él la mala conducta, la imprudencia, el mal gusto, e incluso extravagante.

Las principales atracciones positivas no están presentes para competir exitosamente con los caprichos, y una fuerza de disuasión negativa (una caliente y persistente vergüenza, un profundo pesar) no se cierne para influirlo. Si los chicos de 12 años de edad, pudieran disfrutar de El Rey Lear o la Novena Sinfonía, tanto como algunas personas lo hacen, no serían tan imprudentes ni rebeldes. [...]

En un mundo donde el tedio exige que la situación sea animada por travesuras que traen censura, persistencia, noches en la cárcel local, e irritantes preocupaciones sobre facturas pendientes de pago, bien puede imaginarse que el psicópata encuentra causa de irritación y los impulsos hacia la represalia.

Pocos, si es que siquiera algunos, de los escrúpulos que en el hombre común podrían oponerse y controlar tales impulsos parecen influir en él.

Incapaz de darse cuenta de lo que esto significaba para su esposa cuando fue descubierto en el sótano en flagrante delito con el cocinero, es probable que sea considerablemente sacado de quicio por sus reacciones a esto. El haber utilizado el dinero del alquiler para una llamada de larga distancia a un viejo conocido en California (con quien bromeó durante una hora) también trae con él la censura o amonestación de lágrimas.

Considerándose a sí mismo acosado sin medida, pudiera levantarse de la mesa del comedor en una pequeña rabieta, maldiciendo violentamente a su mujer, abofeteándola, incluso escupiendo sobre ella, y aún más molesto por el llanto repentino de sus hija de seis años de edad, le lanza su ensalada a la cara de la niña antes de salir indignado de la habitación.

Su padre, desde el punto de vista del paciente, carece de humor y no entiende las cosas. El viejo podría fácilmente tomar una actitud diferente acerca de haber tenido que pagar los tres últimos cheques sin fondo escritos por el hijo. Tampoco había ningún sentido en hacer tanto escándalo porque tomó su viejo y destartalado Chevrolet para su viaje a Memphis.

¿Y si se olvidó decirle al viejo que se lo iba a llevar? ¡No le haría daño tener que ir a su oficina en autobús durante unos días!

¿Cómo podría él haber sabido (el paciente) que sus compañeros iban a robarle o que la perra de una camarera en Frolic Spot se pondría tan desagradable por dinero? ¿Qué otra cosa podía hacer sino vender el anticuado coche? Si el viejo no fuera tan parsimonioso compraría un auto nuevo de todos modos!

¿Y por qué tiene (el padre) que actuar tan magnánimo y herido por haber tenido que resolver las cosas la noche del sábado pasado en el cuartel? Uno pensaría que con su actitud, era el viejo quien habían tenido que soportar estar encerrado allí todas esas horas con gentuza infestada de piojos! Bueno, le agradeció a su padre y le dijo cuánto lo sentía. ¿Qué otra cosa podía hacer un hombre? En cuanto a ese maldito viejo Chevrolet, ya estaba harto de oír hablar de él.

Su rencor que pasa con un giro de pensamiento, sonríe con un poco de afecto, tiene sentimientos cordiales juguetones hacia el viejo mientras concluye,

"Debería decirle que tome su preciado y viejo vehículo viejo precioso y se lo meta por su _____!"

A falta de elementos vitales en la apreciación de lo que la familia y las otras personas presentes están experimentando, al psicópata le resulta difícil entender por qué critican continuamente, reprochan, discuten, e interfieren con él. Su empleador, a quien ha elogiado un par de horas antes, se convierte en un tirano que necesita un poco de regaño.

El policía a quien le dio los boletos para la barbacoa la semana pasada (ya que él es un gran tipo) resulta ser un patán estúpido y un entrometido que no puede ocuparse de sus cosas, sino que tiene que ir a detener a alguien sólo por una pequeña discusión con Casey en la Parrilla de Medianoche acerca de lo ocurrido a unos cuantos apestosos billetes de un dólar que estaban tirados sobre en el bar. [...]

No es necesario suponer una gran crueldad o un odio consciente en él, con el grado de sufrimiento que él trata a los demás.

Sin saber cómo lastima, o incluso dónde lastima, a menudo parece creer que él ha hecho una reprimenda relativamente leve, pero apropiada, y que lo ha hecho con humor.

Contra lo que él cree que necesita protestar resulta no ser ningún un pequeño grupo, ni una institución o conjunto de ideologías, sino contra la misma vida humana. En ello, él pareciera no encontrar nada muy significativo o persistentemente estimulante, sino sólo algunos transitorios caprichos agradables, y relativamente pequeños, una serie terriblemente repetitiva de pequeñas frustraciones y hastío.

Como muchos adolescentes, santos, estadistas que hicieron historia, y otros notables líderes o genios, él demuestra inquietud, quiere hacer algo acerca de la situación.

 

A diferencia de estos otros, como Lindner tan bien ha destacado de manera convincente, es un "rebelde sin causa."

Reaccionando a algo que no parece demasiado como descontento divino o noble indignación, no encuentra causa en el sentido ordinario del cual, puede dedicarse con todo el corazón o con persistente interés. En ciertos aspectos esenciales de su vida parece ser una disputa de mal humor con la intrascendencia.

En otros aspectos, sugiere un hombre colgado de una cornisa que se sabe que si la suelta caerá, y es probable que se rompa una pierna, pudiera perder su trabajo y sus ahorros (a través de la discapacidad y los gastos de hospital), y tal vez dañar a su bebé en el coche abajo.

El sugiere que un hombre en esta posición quien, además, no está muy cansado y que sabe que legará ayuda en pocos minutos, pero que, sin embargo, con una sonrisa encantadora y una serie de chistes, suelta su agarre para encender un cigarrillo, para arrebatar a una mariposa, o simplemente para burlarse de un compañero que pasa en la calle. [...]

 

Un mundo por ningún medio idéntico pero con algunas características vivas de estas dos situaciones subyacentes se pueden encontrar en Huysmans "Contra la Corriente y en la obra de Jean-Paul Sartre, Náusea.

En las novelas satíricas de Evelyn Waugh, también, a veces se desarrolla un ambiente difícil de describir - un ambiente que puede dar al lector la conciencia de actitudes y evaluaciones realmente ilustrativas de reacciones profundamente distorsionadas o inadecuadas para la vida. [...]

Los personajes principales representados en ella muestran un peculiar cinismo que es más consciente, dirigido e intencional de la conducta del psicópata.

Sin embargo, ninguno de los personajes presentados muestran ni siquiera una conciencia aproximada de lo que es más válido y significativo y natural en los seres humanos. Una respuesta negativa a la vida misma, una aversión a los niveles más básicos de la moral ordinaria o las bases infraconscientes del gusto y del incentivo, es transmitida sutilmente y de manera impresionante.

Es difícil ilustrar por incidentes, por actitudes expresadas por los personajes representados, o por cualquier evaluación claramente implícita de los autores, de la calidad específica de lo que es evocado en estas novelas como esencia de un universo infeliz, mutilado, y trivial en el que existen todos los personajes. El sentido de patología penetra a niveles tan profundos que el escrutinio racional no puede llegar y cumplir con las implicaciones fundamentales, ni puede el cuestionamiento demostrar satisfactoriamente su fuente precisa.

Si el mundo real y el alcance del hombre biológico fuese sólo aquel transmitido en estas interesantes obras, tal vez sería menos difícil dar cuenta de la enfermedad obsesiva y para la carrera del psicópata como reacciones razonables ante una situación donde nada es posible, excepto algo profundamente patológico de una manera u otra.

La contemplación reflexiva de lo que es representado en estas obras de ficción, sugiere un mundo tan fundamentalmente alterado en lo que presenta Straus como el mundo del paciente obsesivo.

En la efectiva y concisa implicación de incapacidad emocional general en estos personajes, los autores logran evocar la conciencia de una especie de cuasi-vida dentro de un rango restringido de asombrosa superficialidad.

Esto, en lugar de aquellos aspectos de las obras que aparentemente les trajeron popularidad, puede merecer una alta valoración literaria, como de concisa y valiosa comunicación de algo que no es fácil expresar en un lenguaje directo. Esa superficialidad y falta de incentivo o sentimiento sugieren las aparentes limitaciones emocionales del psicópata. [...]

Lo que Straus y Havelock Ellis han llevado a cabo no es discernible en las reacciones de los psicópatas. Está, de hecho, un poco velado en las reacciones de la mayoría de los pacientes obsesivos. La observación del psicópata lo hace muy simple, sin embargo, que él no está reaccionando normalmente con el entorno que normalmente se supone que existe. No puedo definir claramente el medio específico en el cual tal paciente se encuentra y al cual sus reacciones están relacionadas.

Hay mucho para sugerir que se trata de un mundo menos claro o consistente del mundo en cuestión que describe Straus como el mundo interior del paciente obsesivo. Es mi creencia que pudiera ser un mundo no menos anormal y tal vez más complejamente confuso. Debemos recordar, no obstante, que no tenemos ninguna evidencia directa que demostrara que existe una deficiencia o distorsión de este tipo en el núcleo inconsciente del psicópata.

Sólo podemos decir que su comportamiento firmemente y coherentemente lo sugiere. Esta discusión se ha basado, por supuesto, en la hipótesis de que el psicópata tiene una incapacidad básica de sentir y darse cuenta, lo que le impide experimentar normalmente las emociones más importantes y de reaccionar adecuadamente a los objetivos principales de la vida humana. [...]

Más allá de los actos sintomáticos del psicópata, hay que tener en cuenta su reacción a su situación, su manera general de sentir la vida. Típico de la psiconeurosis es la ansiedad, el reconocimiento de que uno está en problemas, y los esfuerzos para cambiar la mala situación. Estas son reacciones naturales ("normales") de la personalidad entera a síntomas localizados.

Por el contrario, el psicópata grave, como aquellos siempre llamados psicóticos, no muestran las respuestas normales a la situación. Se ofrece como una opinión que una menos obvia pero no menos real patología es general, y que en este sentido está más estrechamente aliada con el paciente psicótico que con el paciente psiconeurótico. La patología puede ser considerada, no como una fragmentación grave de la personalidad, sino como una alteración más sutil.

Digamos que en vez de la desintegración macroscópica (hipotética), nuestro el cambio pudiera ser concebido como uno que limita seriamente la función sin destruir la forma. [...]

Vamos a pensar en la personalidad del psicópata como diferente de la normal, de alguna manera. La forma es perfecta y los contornos no tienen distorsiones. Pero siendo sutil y profundamente alterados, se pueden realizar exitosamente actividades superficiales o pseudo-funciones. No puede mantener relaciones interpersonales importantes o significativas. No pueden cumplir su propósito de ajustarse adecuadamente a la realidad social. Su funcionamiento sólo puede imitar estas funciones genuinas. [...]

El patrón persistente de falta de adaptación a niveles de personalidad y el ostensible propósito de muchos actos auto-dañinos, definitivamente sugiere, no sólo una falta de propósito firme, sino también un propósito negativo o por lo menos una deriva negativa.

Este tipo de paciente, a pesar de todas sus oportunidades, su inteligencia, y sus lecciones normales de experiencia, parece salir de su camino para atraer la calamidad.

Ya ha sido hecha la sugerencia que sus actividades típicas parecen menos comprensibles en términos de esfuerzos-de-vida, o de la búsqueda de la alegría que una torpeza no reconocida hacia la negación de la existencia.

Algo de esto, ha sido sugerido, pudiera ser interpretado como la rabieta, como las reacciones de una personalidad opuesta, inadecuada, como un comportamiento similar al del niño mimado que se golpea la cabeza contra la pared o aguanta la respiración cuando se enoja. Podría ser considerado como no muy diferente de un hombre cortándose la nariz para cortar, no sólo su rostro, sino también el esquema de la vida en general, que ha resultado ser un juego que él no puede jugar.

Tales reacciones son, por supuesto, encontradas en casi todos los tipos de trastorno de personalidad o insuficiencia. Tal vez se dé fácilmente por sentado que todos ellos son regresivos. El comportamiento frente a los patrones constructivos a través de los cuales la personalidad se manifiesta y busca el cumplimiento de su destino es la actividad regresiva, a pesar de que no puede consistir en una devolución, paso a paso, o en un retorno parcial al estatus de la niñez y, finalmente, al de la infancia.

Tales reacciones parecen ser, en cierto sentido, contra la corriente de la vida o en contra de la finalidad biológica general.

Las reacciones regresivas o todos los procesos pueden ser considerados como desintegradores, como pasos hacia atrás en el proceso general del crecimiento biológico, a través del cual una entidad viva, se vuelve más compleja, más altamente adaptada y especializada, mejor coordinada y más capaz de enfrentar exitosa o felizmente la experiencia objetiva o subjetiva.

 

Esta escala de complejidad creciente que existe en los puntos incluso por debajo del nivel de la materia viva. Un grupo de electrones funcionando en conjunto conforman el átomo que en realidad puede dividirse nuevamente a sus componentes.

Los átomos al unirse forman las moléculas, las cuales, a su vez, se unen en la disposición ordenada definitiva, que puede llegar a ser partes estructuralmente coordenadas de elaborados materiales cristalinos, o bien, en forma aún más especializada y compleja, pueden formar una célula de materia orgánica. Las células de materia orgánica puede unirse e integrarse para formar el organismo vivo que conocemos como una medusa.

Siempre el proceso es reversible, la materia orgánica se descompone de nuevo en materia inorgánica.

Sin seguir laboriosamente todos los pasos de esta escala, pudiéramos mencionar el aumento del alcance de la actividad, la creciente especialización y la creciente precarización de la existencia a varios niveles, hasta llegar a los vertebrados y mamíferos hasta el hombre. A lo largo de esta escala es evidente que el hecho de no funcionar correctamente en un determinado nivel requiere de regresión o de la descomposición hacia algo más bajo o menos complicado.

Si la membrana de una unidad epitelial incauto conejo no percibe el peligro de la trampa, pronto se convierte en una sucesión rápida de un conejo muerto, simplemente una colección de órganos muertos y estructuras de apoyo, proteínas, grasas y, por último, en materia inorgánica. La búsqueda fundamental para la vida ha sido interrumpida, y, después de haber sido interrumpida, el proceso se invierte.

Así, también, el criminal descubierto y encarcelado deja de ser un hombre libre que va y viene como le plazca. Una reducción en el alcance de su funcionamiento es sufrido como una regresión, en un sentido, a una existencia más simple, más rutinaria, y con actividades menos variadas y vívidas.

El hombre que de una u otra forma falla en seguir con una vida más compleja, para cumplir con el crecimiento de su personalidad a función, se convierte en lo que llamamos un esquizofrénico. La reducción objetiva de sus actividades a causa de las reglas del hospital psiquiátrico es casi insignificante en comparación con la enorme simplificación, la pérdida de la auto-expresión y la desintegración personal que caracteriza su regresión desde el punto de vista subjetivo.

 

La antigua práctica de referirse al esquizofrénico extremadamente regresivo como llevando una existencia vegetativa implica la importancia que está siendo recalcada.

La regresión, entonces, en un sentido amplio, se puede tomar en el sentido de movimiento de una vida más rica y completa a niveles más escasos o de un desarrollo muy inferior de vida. En otras palabras, es la muerte relativa. Es la cesación de la existencia o el mantenimiento de la función en un determinado nivel.

El concepto de un instinto activo de muerte postulado por Freud ha sido utilizado por algunos para tener en cuenta las reacciones socialmente autodestructivas. Nunca he sido capaz de descubrir en los escritos de Freud o de ninguno de sus seguidores pruebas reales para confirmar esta hipótesis.

Por el contrario, la tendencia familiar a desintegrarse, en contra de lo que la vida evoluciona, puede ser considerado como fundamental y comparable a la gravedad. El hombre escalador o animal debe utilizar la fuerza y el propósito de ascender o mantenerse a sí mismo a una determinada altura. Para caer o deslizarse cuesta abajo sólo tiene que dejar sus esfuerzos y dejarse ir. Sin asumir un intrínseco instinto de muerte, es posible dar cuenta de retiro activo de las posiciones en las cuales adaptación no tiene éxito y el exceso de estrés es extremo.

Si la regresión se produce principalmente a través de algo como la gravedad o por medio de impulsos más auto-contendidos, el movimiento hacia atrás (o menguante) es probable que atraiga muchos tipos de reacciones secundarias, incluyendo el comportamiento no adaptado a los propósitos del hombre ordinario, sino que, en su lugar, para funcionar en la otra dirección.

 

Los modos de tal reacción pueden variar, pueden caer en patrones complejos, y pueden buscar una expresión más elaborada. [Ver Portales Orgánicos para una teoría que explique lo que Cleckley está tratando de expresar aquí.]

En un movimiento (o deriva gravitacional) de los niveles donde la vida es vigorosa y plena para aquellos en los que no lo es tanto, predomina la táctica de retirada.

Las personas con todos los posibles mecanismos de adaptación externa intacta, podría uno pensar, tendrían una regresión más compleja que aquellos que reaccionan con más sencillez. La forma más simple de reacción a la inversa se ​​podría encontrar en una persona que inmediatamente se vuela los sesos.

Como un hábil general que se ha dado cuenta que el objetivo es inalcanzable por fintas, se retira y utiliza todo tipo de acciones dilatorias, así, un paciente que tiene mucho de los mecanismos exteriores para vivir, podría retirarse en evidente derrota, pero hábilmente y elaboradamente, preservando sus líneas.

El psicópata, tal como lo concebimos de él en esta interpretación, parece justificar la alta estima de sus capacidades técnicas como las vemos expresadas en el movimiento inverso.

A diferencia del general del ejército en retirada, en nuestra analogía, parece que no sigue dedicado a la competencia original, sino a otras cuestiones y objetivos que se plantean en la retirada.

Para forzar la analogía, podríamos decir que el ejército en retirada, ahora mismo se está ocupando con el saqueo del campo, buscando travesuras y entretenimiento ligero. Las tropas han desechado sus lealtades originales y renunciado a su objetivo primario, pero no han encontrado ningún otro objetivo serio que lo reemplace.

 

Sin embargo, se mantiene la organización efectiva y todos los conocimientos técnicos [y son utilizados de forma destructiva].

F.L. Wells ha expresado cosas muy pertinentes para la presente discusión.

Una cita breve sacará puntos útiles:

El principio de las reacciones sustitutivas, sublimativas o regresivas en carácter, se conocen desde hace tiempo, pero la construcción experimental de Kurt Lewin (1933) de este último es especialmente apto, si no de incuestionable higiene mental.

Un niño, por ejemplo, continuamente impulsado a abrir una puerta que es imposible que se abra, puede estallar en una rabieta, arrastrarse en el suelo, hasta que la emoción disminuye lo suficiente como para que él se ocupe substitutamente, como con fragmentos de grava y otros desechos que encuentra allí, por lo que se olvida de su angustia por la puerta. [...]

La personalidad humana tiene la propiedad adaptativa de encontrar satisfacciones en los niveles más simples, cuando los superiores son retirados, afortunadamente, así, esto lo mantiene fuera de la psicosis, de lo contrario si se le estabiliza su satisfacción en este nivel inferior ("hacerse nativo") o si las satisfacciones no pueden ser encontradas por debajo de una psicosis (MacCurdy, 1925, p. 367).

Todos estos casos tienen el factor común regresivo de abandonar el ajuste de nivel superior (la apertura de la puerta) con alivio regresivo a un nivel inferior (jugando con la grava).

Otra ejemplo dado por Wells hace hincapié en las características del concepto de que son valiosos para nosotros:

Consideremos, por ejemplo, el grupo de impulsos que se centran acerca del concepto de auto-mantenimiento, el "estándar de vida" de la civilización. Esto significa la búsqueda de diversos medios para rodearse a uno mismo con el máximo de bienestar material en condiciones de residencia, comida, juguetes, etc., para la compra de lo cual uno puede capitalizar sus habilidades.

Que el individuo normal, haga esto hasta un límite liberal se toma en la cultura local como una cosa natural, probablemente más liberalmente que justificar los hechos. Puesto que esta búsqueda consiste en una lucha competitiva plagada también de conflictos internos (por ejemplo, ética), que de ninguna manera todo el mundo es capaz de dejar de lado.

Entre las regresiones específicas esta categoría están aquellas empresas de la pobreza común a las órdenes religiosas, pero esta regresión es bastante específica, ya que estas órdenes a menudo involucran a sus miembros en otras "disciplinas" de la que el individuo normal huiría lejos (Parkman, 1867, Cap . 16).

Es muy cierto, aunque difícil de demostrar de manera objetiva, que muchos individuos en la vida normal que reaparece de estos conflictos económicos sólo en menor grado. Éste no toma el voto de pobreza como la monástico, ni tampoco vota por dedicarse a la vida simplificada del estereotipo de la "Isla del Mar del Sur", sino que prefiere salario a comisión, apartamento en la ciudad a “casa” en los suburbios, trabajo de oficina a ventas (en el exterior).

Un pensamiento expresado por William James en 1902 y citado por Wells merece mayor atención:

Compañeros insignificantes, sin embargo, a quienes todo el mundo puede ganar no sufren ningún disgusto al respecto, porque hace tiempo que abandonaron el intento de "llevar a esa línea", como dicen los comerciantes, absolutamente por sí mismo.

Sin intento no puede haber fracaso, sin fracaso, ninguna humillación.

Así que nuestra conciencia del yo en este mundo depende enteramente de lo que soportamos nosotros mismos a ser y a hacer. Es determinado por la proporción de nuestras realidades a nuestras supuestas potencialidades; una fracción de las cuales nuestras pretensiones son el denominador y el numerador de nuestro éxito: por lo tanto, autoestima = éxito / pretensiones.

Tal fracción pudiera ser incrementada también, tanto disminuyendo el denominador como aumentando el numerador

Renunciar a pretensiones es tanto una bendición como una ayuda para conseguirlas; y donde la decepción es incesante y la lucha sin fin, esto es lo que los hombres siempre se van a hacer.

La historia de la teología evangélica, con su convicción del pecado, su propia desesperación, y el abandono de la salvación por obras, es uno de los ejemplos más profundos posibles, pero nos encontramos con otros en todos los ámbitos de la vida. .

¡Qué agradable es el día cuando nos damos por vencidos tratando de ser jóvenes o delgados! Gracias a Dios, decimos, esas ilusiones se han ido. Todo lo añadido al yo es una carga, así como un orgullo.

Algo relevante para los puntos que ahora se examinan, se puede encontrar también en el comentario de Sherrington sobre las reacciones (o precauciones incrustadas) contra el insoportable dolor o el estrés en el organismo humano.

Él dice:

Una vez más en la lucha final de la vida, la delicadeza química de la red del cerebro puede hacer un lapso de angustia antes de tiempo, porque con la desintegración del cerebro, mente pronto se desvanece - la misericordia de un mundo duro hacia su posesión más preciada.

Hay, al parecer, muchas maneras para que esto ocurra, sin signos de ningún cambio, por medio del cual todavía tendríamos medios objetivos para detectar, química o microscópicamente.

Tales cambios pueden ocurrir bajo el estímulo de agentes que no tienen contacto físico directo con el cerebro o con ninguna parte del cuerpo.

La Retirada o limitación de la propia misión en la vida, aparece en muchas formas.

La decisión de dar tal paso tan podrá ser conscientemente voluntaria, pero parece probable que muchas influencias menos claras y simples también pudieran jugar un papel. En los primeros años de la vida humana, una gran cantidad complicadas configuraciones pueden ocurrir, con cambios adaptativos para promover la supervivencia de un rechazo automático (incapacidad) de arriesgar los propios sentimientos (respuestas) en las mayores aventuras subjetivas. En la vida adulta, tales decisiones a veces surgen en clara deliberación.

La actividad del psicópata pudiera parecer en algunos aspectos como que estuviese llevando a cabo una especie de prolongado y elaborado suicidio social y espiritual. Tal vez la compleja, sostenida y espectacular ruina propia pudiera estar siendo apreciada por él. Rara vez permite que el suicidio físico lo interrumpa.

Observe que una persona mantiene una gran inteligencia y casi todos los mecanismos externos para el ejercicio de las actividades complejas de la vida positiva. Es de esperar entonces que su función en la dirección opuesta (regresiva), en la dirección emocional pueden ser más sutiles que las de una entidad biológica menos desarrollada.

El gallo promedio salta sobre la gallina más cercana y lo hace con su simple impulso erótico.

El amante humano más complejo puede pagar una demanda por años a su objeto de amor, acercarse a ella a través de varios volúmenes de poesía, a través de la construcción de una seguridad financiera de su negocio, a través de múltiples actividades y operaciones de las funciones de su personalidad, y con los objetivos y emociones incomparablemente más complicadas y más profundas que las del gallo.

Cuando las funciones complejamente organizadas son dedicadas a la rebelión incoherente y sin sentido contra los objetivos positivos de la vida, tal vez pudiera habilitar al paciente a atraer el fracaso y la desintegración como similar elaboración y sutileza.

Su funcionamiento consciente o exterior pudiera, al mismo tiempo, mantener una imitación de la vida que es totalmente engañosa.

Tal vez el vacío o la superficialidad de la vida sin objetivos principales o lealtades profundas, o amor real, que dejarían a una persona con alta inteligencia y otras capacidades superiores tan aburrida que a la larga se podría volver peligrosa, dañina para sí mismo, extraña, antisocial, e incluso auto-destructiva explosión, con el fin de encontrar algo fresco y estimulante en lo cual poder aplicar sus energías y talentos relativamente inútiles y sin desafío. [...]

Cuanta más experiencia he tenido con los psicópatas en los últimos años, menos probable me parece que cualquier teoría dinámica o psicógena sea probablemente establecida por evidencia real como la causa de su grave falta de adaptación.

Cada vez más he llegado a creer que algún sutil y profundo defecto en el organismo humano, probablemente innato, pero no hereditario desempeña el papel principal en el sorprendente y espectacular fracaso del psicópata de experimentar la vida normal y llevar a cabo una carrera aceptable para la sociedad.

Esto, también, es todavía un concepto especulativo y no está respaldado por una evidencia demostrable.