Como fue relatado por Dan Katchongva

traducción de Adela Kaufmann

Versión original
Clan del Sol (1865-1972)

Traducido por Danaqyumptewa
del Sitio Web
WOVOCA
 
 

 

 

Parte I


INTRODUCCIÓN

Dan Katchongva, el último líder del Clan del Sol de Hotevilla pasó más de un siglo en esta vida, en el curso de la cual el tuve el privilegio de atestiguar la batalla entre el antiguo mundo y el moderno, en el cual el vio muchas antiguas profecías cumplidas. El experimentó el espectro entero, desde una vida en una pacífica aldea hasta la más poderosa interferencia que los Hopi alguna vez conocieron desde el fin del antiguo mundo.

En una plática registrada el 19 de enero de 1970, Dan contó la historia de la Gente de Paz, desde el amanecer del tiempo hasta los ataques que condujeron a la fundación de Hotevilla en 1906, los sistemas de escuela, moneda y policía, los cuales amenazaban darle fin a la manera Hopi dentro de esta generación, y las consecuencias para América y el mundo.

El pensamiento de publicar esta charla creció del reconocimiento que aquellos causando esta tragedia y los millones que los apoyan no puedan persistir, tenían solamente una ojeada del propósito detrás de la resistencia Hopi al control extranjero.

Dan estuvo de acuerdo con la publicación de este folleto, con la condición de que nunca sería vendido, insistiendo que el vender enseñanzas Hopi sería como vender a su propia madre.

El seleccionó las porciones a ser publicadas, y la exactitud en la traducción fue cuidadosamente establecida a través de su intérprete, Danaqyumptewa, con énfasis dado a la fraseología original.

Declaraciones referentes al Coyote y a los clanes del Águila Gris (Grey Eagle), los cuales Dan más adelante quería agregar, han sido insertados en esta edición en las páginas 14, 15 y 16 [libro original].

Además de las profecías cumplidas durante su lapso de vida, a Dan le dijo su padre que el viviría para ver el comienzo del acontecimiento final de esta era, el Gran Día de Purificación.

 

Dan Katchongva murió en 1972.

T.F.T.


 

EL COMIENZO DE LA VIDA


En alguna parte abajo, en el inframundo fuimos creados por el Gran Espíritu, el Creador. Fuimos creados, primero uno, luego dos, luego tres. Fuimos creados iguales, de la unidad, viviendo de una manera espiritual, donde la vida es eterna. Éramos felices y estábamos en paz con nuestros semejantes.

 

Todas las cosas eran abundantes, suministradas por nuestra Madre Tierra sobre la cual fuimos colocados. No necesitábamos plantar o trabajar para conseguir alimento. Las enfermedades y los problemas eran desconocidos. Durante muchos años vivimos felices y nos incrementamos en grandes números.

Cuando el Gran Espíritu nos creó, el también nos dio instrucciones o leyes para vivirlas. Nosotros prometimos vivir por sus leyes, para que pudiéramos permanecer en paz usándolas como pauta para vivir feliz sobre esta Tierra donde el nos creó y nos colocó. Pero desde el comienzo, el nos advirtió que no debemos ser tentados por ciertas cosas, por las cuales podríamos perder esta manera de vida perfecta.

Por supuesto, tenemos ventaja de muchas cosas buenas en esta vida, y así, poco a poco fuimos rompiendo el mandamiento del Creador haciendo lo que el nos dijo que no hiciéramos. Así, el nos castigó haciéndonos como somos ahora, con almas y cuerpos.

 

El dijo:

“Desde ahora en adelante estarás por tu propia cuenta. Te enfermarás y la longitud de tu vida será limitada.”

El hizo nuestros cuerpos de dos principios, bueno y malo. El lado izquierdo es bueno, ya que contiene el corazón. El lado derecho es malo, ya que no tiene corazón.

El lado izquierdo es poco manejable pero sabio. El lado derecho es astuto y fuerte, pero carece de sabiduría. Habría una constante lucha entre los dos lados, y por nuestras acciones tendríamos que decidir cual era más fuerte, el mal o el bien.

Vivíamos en buenas maneras durante muchos años, pero eventualmente el mal demostró ser más fuerte. Algunas de las gentes olvidaron o ignoraron las leyes del Gran Espíritu, y una vez más comenzaron a hacer cosas que iban en contra de sus instrucciones. Ellos se volvieron materialistas, inventando muchas cosas para su propia ganancia y no compartiendo cosas, como lo habían hecho en el pasado.

 

Esto dio lugar a una gran división, porque algunos todavía querían seguir las instrucciones originales y vivir de manera simple.

Los inventivos, astutos pero careciendo de sabiduría hicieron muchas cosas destructivas por las cuales sus vidas fueron interrumpidas, y las cuales amenazaban con destruir a toda la gente. Muchas de las cosas que vemos hoy son conocidas de haber existido en ese tiempo.

 

Finalmente floreció la inmoralidad. La vida de las personas se volvió corrupta, con licencia social y sexual, la cual suavemente involucró rápidamente a la esposa e hijas del jefe Kikmongwi, quienes raramente llegaban a casa a hacerse cargo de sus deberes hogareños. No solo los Kikmongwi sino que también los altos líderes religiosos estaban teniendo el mismo problema. Pronto los líderes y otros de buen corazón estaban preocupados que la vida de la gente se estaba saliendo fuera de control.

El Kikmongwi reunió a los altos sacerdotes. Ellos fumaron y oraron pidiendo guía para encontrar una forma para resolver la corrupción.

 

Muchas veces se reunieron, hasta que finalmente alguien sugirió que se trasladaran, que encontraran un nuevo lugar y comenzar una nueva vida.
 

 


APARICIÓN EN EL MUNDO ACTUAL


Ahora ellos a menudo habían escuchado hablar de ciertos sonidos enormes viniendo de arriba, por lo que sabían que alguien pudiera estar viviendo allí. Fue decidido que esto debería ser investigado. Yo describiré esto brevemente, ya que toda la historia tomaría demasiado espacio.

Estando dotados de sabiduría, ellos crearon a los pájaros para su propósito. Yo nombraré a tres. Dos de los cuales son conocidos por su fuerza y su rapidez son el kisa (halcón) y la pavowkaya (golondrina). El tercero era un moochnee (relacionado al sinsonte). Su vuelo es torpe, pero el es conocido por ser sabio. Cada uno de ellos fue creado en tiempo separado, por medio de cánticos mágicos, humo de tabaco y oraciones, de la tierra y la saliva, la cual fue cubierta por una capa blanca (ova).

 

Cada uno fue respetuosamente bienvenido, y les fueron dadas instrucciones para su misión, en caso que tuvieran éxito. Los primeros dos fallaron en alcanzar el lado superior del cielo, pero el tercero (el sinsonte) salió a través de la abertura hacia este mundo.

El nuevo mundo era bello. La tierra era verde y florida. El pájaro observó todas sus instrucciones. Su sentido de sabiduría lo guió hacia el ser que el tenía instrucciones de buscar. Cuando lo encontró era el pleno mediodía, para el ser, Maasauu, el Gran Espíritu, estaba preparando su almuerzo. Las espigas de maíz puestas al lado del fuego. El voló hacia abajo y se posó en la cima de su kisi (casa sombreada) e hizo sonar su llegada.

Maasauu no fue sorprendido por el visitante, ya que por su sabiduría y sentido del olfato, el ya sabía que alguien venía. Respetuosamente le dio la bienvenida y lo invitó a sentarse.

 

La entrevista fue breve, llegando directamente al punto.

“¿Porqué estás aquí?” ¿Será tan importante?”

 

“Sí”, le dijo Moochnee, “Fui enviado hacia acá por la gente del mundo subterráneo. Ellos desean venir a su tierra y vivir con ustedes, ya que sus maneras se han vuelto corruptas. Con su permiso, ellos desean trasladarse acá con ustedes y comenzar una nueva vida. Esto es la razón por la cual he venido.”

Maasauu contestó sin rodeos, pero con respeto,

“Ellos pueden venir”.

Con este mensaje, el pájaro regresó al mundo subterráneo. Mientras se había ido, los Kikmongwi y los líderes habían continuado orando y esperando su exitoso regreso.

 

A su regreso con las buenas nuevas del nuevo mundo, y el permiso de Maasauu para que llegaran, estaban jubilosos.

Ahora la pregunta era cómo iban a llegar arriba, por lo que, de nuevo, ellos fumaron y oraron para recibir guía. Al final acordaron plantar un árbol que crecería hasta la cima y serviría como un sendero. Ellos plantaron la semilla de un shalavee (árbol frondoso), luego oraron y cantaron canciones mágicas. El árbol creció y creció hasta que llegó al cielo, pero sus ramas eran tan suaves y eran tantas que se doblaba bajo la pesada presión de la tierra de arriba, por lo cual no perforó el cielo.

 

Ellos plantaron otra semilla, esta era de un louqu (pino). Creció mientras ellos cantaban sus canciones mágicas. Este árbol era robusto y fuerte.

“Seguramente este podrá atravesar”, pensaron.

Pero tampoco fue exitoso, ya que sus ramas también se doblaban al contacto con el objeto sólido. De nuevo plantaron otra semilla. Esta vez era un pakave (junco). Puesto que éste tiene un final con punta, este perforó el cielo hacia el nuevo mundo.

Mientras tanto, todo esto había sido mantenido secreto. Solamente la gente justa y de buen corazón estaban informados de los planes para dejar el mundo corrupto. Fueron preparados para trasladarse, así que, tan pronto como lo supieron fue un éxito, y comenzaron a subir desde dentro de la planta, descansando entre los empalmes al irse haciendo su camino hacia arriba, a la abertura.

Cuando llegaron a este mundo, todo era bello y pacífico. La tierra era virgen, tranquila. Eran muy felices. Ellos cantaban y bailaban con alegría, pero su alegría tenía corta vida, ya que esa noche la hija del jefe murió repentinamente. Todos estaban tristes y preocupados. La gente se miraban unos a otros sospechosamente. Un encanto malvado había sido decretado.

 

Esto causó una gran preocupación de que una bruja o una persona de dos-corazones pudiera estar entre ellos. [¿Significaba esto que era probablemente uno con los desencarnados?]


Ahora el Kikmongwi tenía un gran poder, el cual debía usar para colocar la preocupación de su gente. El hizo una bola de harina de maíz, la cual sacudió sobre el grupo de gente. Aquel en cuya cabeza aterrizara sería el culpable. Aterrizó sobre la cabeza de una doncella. Una rápida decisión fue hecha de tirarla de nuevo a través de la abertura hacia el mundo subterráneo. Había que deshacerse de la maldad, ya que ellos deseaban vivir pacíficamente en esta nueva tierra.

Pero la doncella bruja lloró y gritó pidiendo misericordia, diciéndoles que en su largo viaje ellos enfrentarían muchos obstáculos y peligros indescriptibles, y que sus servicios serían muy útiles, ya que ella tenía el poder de luchar contra el mal. Ella invitó al Kikmongwi a que viera hacia atrás, al mundo subterráneo. El miró y vio a un niño jugando felizmente con los otros niños en el mundo subterráneo, hacia donde regresaremos después de la muerte.

 

Ella fue salvada, pero ellos la dejaron allí sola, quizás con la esperanza de que pereciera de alguna causa desconocida.
 

 


LA PRIMERA REUNIÓN CON EL GRAN ESPÍRITU EN ESTE MUNDO


Fue allí donde el Gran Espíritu se les apareció primero en esta Tierra, para darles las instrucciones con las que debían vivir y viajar. Se dividieron en grupos, cada uno con su líder seleccionado. Ante ellos, el puso espigas de maíz de varias longitudes. Cada uno de ellos fue instruido a recoger una espiga de maíz para llevar consigo en su viaje, para su subsistencia y sustento.

 

Uno por uno codiciosamente seleccionaron el más largo y el que se viera mejor hasta que solamente quedó la espiga más corta. Ellos no se dieron cuenta que esta era una prueba de sabiduría. La espiga más corta fue recogida por el líder más humilde. El Gran Espíritu les dio sus nombres y las lenguas por las cuales ellos serían reconocidos.

 

El último recogedor de la espiga corta fue llamado HOPI.

HOPI significa, no solo ser pacífico, sino que obedecer y tener fe en las instrucciones del Gran Espíritu, y no distorsionar ninguna de sus enseñanzas por influencia o poder, o de ninguna forma corromper la manera de vida Hopi. De otra forma les sería quitado el nombre.

El, entonces, les dio instrucciones, según las cuales ellos habrían de emigrar para un cierto propósito hacia las cuatro esquinas de la nueva tierra, dejando muchas huellas, escrituras en roca y ruinas, ya que con el tiempo a muchos se les olvidaría que ellos son todos uno solo, unidos por un solo propósito de subir a través del junco.

Ahora que estábamos arriba, cada uno de nosotros debía seguir a su propio líder, pero siempre y cuando no nos olvidáramos de las instrucciones del Gran Espíritu seríamos capaces de sobrevivir. Nosotros estábamos ahora atados a un voto para vivir según estas instrucciones y completar nuestro patrón de migración.

 

Maasauu nos dijo que quienquiera que fuese el primero en encontrarlo sería un líder para aquellos que íbamos a seguirlo, y luego desapareció.
 

 


UN ACTO DE PROFÉTICA CONSECUENCIA


Nosotros emigramos por muchos años hacia cada rincón de este continente, marcando nuestra demanda mientras viajábamos, ya que estas marcas claramente testifican esto hasta el día actual. A nuestra manera, nosotros nos detuvimos para descansar cerca del gran río ahora conocido como el Colorado.

 

Habíamos viajado lejos y ganado mucho conocimiento, sin olvidarnos de nuestras instrucciones.

 

El líder del grupo era ahora el Clan del Arco, un gran jefe con mucha sabiduría. Pero fue aquí que este gran jefe desapareció en la oscura noche. Después de poner a dormir a su familia, el partió en busca del Centro de la Tierra, donde una gente muy lista e ingeniosa de todas las naciones se reúnen para planear el futuro. Por algunos medios el encontró el lugar, y fue bienvenido con respeto. Era un bello lugar con toda clase de cosas buenas. Buena comida fue puesta ante el por las más bellas doncellas. Todo era muy tentador.

Hasta hoy no sabíamos el significado de esta acción. Tenía que ver con el futuro. Por medio de esta acción el causó que ocurriera un cambio en el patrón de vida al acercarnos al final del ciclo de vida de este mundo, siendo tal que muchos de nosotros buscaríamos el mundo materialista, tratando de disfrutar todas las buenas cosas que tiene que ofrecer antes de destruirnos a nosotros mismos. Aquellos dotados con el conocimiento de las sagradas instrucciones, entonces, vivirá muy cautelosamente, ya que recordará y tendrá fe en estas instrucciones, y sobre sus hombros descansará el destino del mundo.

La gente corromperá las buenas maneras de vida, provocando la misma vida de la que huimos una vez del mundo subterráneo.

 

El cuerpo sagrado de la hembra ya no será escondido, ya que el escudo de protección será levantado, un acto de tentación hacia la licencia sexual, que también será gozada. La mayoría de nosotros estaremos perdidos en toda la confusión. Un conocimiento de que algo extraordinario está sucediendo se desarrollará en la mayoría de la gente, porque incluso sus líderes estarán confundidos en la contaminación. Será difícil decidir a quien seguir.

Los Hopi sabían que todo esto vendría. Todos estos aspectos de los patrones de la vida de hoy fueron planeados. Así, pues, ahora debemos estar firmes en nuestra creencia para sobrevivir.

 

El único curso es seguir las instrucciones del Gran Espíritu mismo.

 


LA MISIÓN DE LOS DOS HERMANOS


Este Jefe del Clan del Arco tenía dos hijos adultos. Cuando ellos supieron de la transgresión de su padre estaban muy tristes. Su conocimiento de las enseñanzas que habían recibido de el estaban (?) en orden.

 

Ahora ellos fueron dejados solos para conducir a su gente, ya que el día siguiente su padre murió.

Le pidieron a su madre que les permitiese llevar a cabo el orden de sus instrucciones para un acontecimiento de esta naturaleza. Ella respondió que era asunto de ellos, ya que sus conocimientos eran completos. Sobre el acuerdo, el hermano más joven debía continuar la búsqueda de Maasauu, y establecerse donde lo encontrara. Allí debía esperar el regreso de su hermano mayor, quien había de viajar al este, hacia el sol naciente, en donde descansaría brevemente.

 

Mientras descansaba, el debía escuchar la voz de su hermano menor, quien estaría esperando a que el viniera a ayudarle, ya que el cambio en el patrón de vida habría interrumpido la manera de vida de su gente. Bajo la presión de un nuevo gobernante, ellos seguramente serían barridos de la faz de la Tierra a menos que el viniera.

Así, pues, ahora todavía estamos firmes de pie en las instrucciones del Gran Espíritu. Continuaremos viendo y orando hacia el Este para su pronto retorno.

El hermano más joven advirtió al mayor que la tierra y la gente cambiarían.

“Pero no dejes que tu corazón se preocupe”, dijo, “ya que tu nos encontrarás. Muchos le darán la espalda al plan de vida de Maasauu, pero pocos de nosotros que somos fieles a sus enseñanzas permaneceremos en nuestras moradas. El antiguo carácter de nuestras cabezas, la forma de nuestras casas, la disposición de nuestras aldeas y el tipo de tierra sobre el cual nuestra aldea está parada, así como nuestra manera de vida. Todo estará en el orden correcto, por el cual tu nos encontrarás”.

Antes de que las primeras gentes hubieran comenzado sus migraciones, a la gente llamada Hopi le fue dado un sistema de tablillas de piedra.

 

En esas tablillas el Gran Espíritu inscribió las leyes por las cuales los Hopi habían de viajar y vivir la buena manera de vida, la manera pacífica. Éstas también contienen una advertencia que los Hopi deberán cuidar, ya que a su tiempo ellos serían influenciados por gente malvada a abandonar el plan de vida Maasauu. No sería fácil resistir a esto, ya que involucraría muchas cosas buenas que tentarían a muchas buenas personas a que abandonaran estas leyes. Los Hopi serían conducidos a una posición muy difícil. Las piedras contienen instrucciones a ser seguidas en tal caso.

El hermano mayor debía llevar una de las tablillas de piedra con el hacia el sol naciente, y traerla de regreso con el cuando escuche el llamado desesperado de ayuda. Su hermano estaría en un estado de desesperanza y desesperación. Su gente pudo haber abandonado las enseñanzas, dejando de respetar a sus mayores e incluso voltearse en contra de sus mayores para destruir su manera de vida. Las tablillas de piedra serían el reconocimiento final de su verdadera identidad y hermandad.

 

Su madre es el Clan del Sol. Ellos son los hijos del sol.

 

Por lo tanto deberá ser un Hopi quien viaje de aquí al sol naciente y está esperando en alguna parte. Por ello, son solamente los Hopi que todavía mantienen a este mundo rotando apropiadamente, y son los Hopi quienes deben ser purificado si este mundo ha de ser salvado. Ninguna otra persona en ninguna otra parte logrará esto.

El hermano mayor tuvo que viajar rápido en su viaje, ya que no había mucho tiempo, por lo cual el caballo fue creado para él. El hermano más joven y su gente continuaron en la búsqueda de Maasauu.

En su camino llegaron a una tierra que se veía fértil y cálida. Aquí, ellos marcaron sus símbolos del clan en la roca para demandar la tierra. Esto fue hecho por el Clan del fuego, el Clan de la Araña, y el Clan de la Serpiente. Este lugar es ahora llamado Moencopi. Ellos no se establecieron allí en ese momento.

Mientras la gente emigraba, Maasauu estaba esperando a que arribaran los primeros. En aquellos días el solía hacer caminatas cerca del lugar en donde vivía, llevando consigo un manojo de flores de violeta (du-kyam-see) en su cinturón. Un día el los perdió a lo largo del camino. Cuando fue a buscarlos, encontró que habían sido recogidos por la Mujer Cuerno de Sapo.

 

Cuando el le preguntó a ella por las flores, ella se rehusó a regresárselas, pero en vez de esto le dio su promesa que ella le ayudaría en tiempo de necesidad.

“Yo también tengo un casco de metal”, le dijo ella, (posiblemente significando que ciertas personas con cascos de metal ayudarían a los Hopi cuando se metieran en dificultades). [Por cascos de oro se entienden fuerzas ET]

A menudo, Maasauu caminaría cerca de media milla al norte de su du-pa-cha (un tipo de casa temporal) a un lugar donde yace una gran roca que forma un refugio natural, el cual el debe haber escogido como el lugar en donde el y las primeras gentes se encontrarían. Mientras esperaban allí el se divertiría jugando un juego para probar sus habilidades, cuyo nombre (Nadu-woin-pi-kya) habría de jugar una parte importante más adelante en la vida de los Hopi, ya que fue aquí que el conocimiento y la sabiduría de las primeras personas habría de ser probado.

Hasta hace poco los niños solían jugar un juego similar aquí, algo como “esconde-y-busca”. Una persona se escondería, luego lo señalizaría golpeando en la roca, la cual transmitiría el sonido de una manera peculiar para que los otros no pudieran adivinar exactamente desde donde estaba llegando el golpeteo. (Hace algunos años esta roca fue destruida por los constructores de carreteras del gobierno.)

 

Fue aquí que encontraron a Maasauu esperando.
 

 


LA REUNIÓN CON MAASAUU CERCA DE ORAIBI


Antes que comenzaran las migraciones, Maasauu hizo que se supiera, aunque talvez no por instrucciones directas, que quien lo encontrara primero sería el líder aquí. Más tarde se volvió claro que este era un procedimiento por el cual sería especificado el verdadero carácter de cada uno.

Cuando lo encontraron, la gente se reunió y se sentó con el a hablar. Lo primero que querían es saber donde vivía. El contestó que el vivía justo al norte de allí, en un lugar llamado Oraibi. Por una cierta razón, el no lo nombró completamente. El nombre completo es Sip-Oraibi, significando algo que ha sido solidificado, refiriéndose a el hecho de que este es el lugar donde la tierra fue hecha sólida.

Pidieron permiso para vivir allí con el. El no les respondió directamente, ya que dentro de ellos el veía el mal.

“Depende de ustedes”, dijo, “No tengo nada aquí. Mi vida es simple. Todo lo que tengo es mi vara para plantar y mi maíz. Si están dispuestos a vivir como lo hago yo, sigan mis instrucciones, el plan de vida que yo les daré, ustedes pueden vivir aquí conmigo y cuidar de la tierra. Entonces tendrán una larga, feliz y fructuosa vida.”

Luego le preguntaron si el sería el líder, pensando que así ellos tendrían asegurada una vida pacífica.

“No”, contestó, “quien los guió hasta aquí será el líder hasta que ustedes cumplan su patrón de vida”, (ya que el vio dentro de sus corazones y supo que ellos todavía tenían deseos egoístas). “Después de eso yo seré el líder, pero no antes, ya que soy el primero y seré el último”...

Habiendo dejado todas las instrucciones con ellos, el desapareció.
 

 


LA FUNDACIÓN DE LA ALDEA DE ORAIBI


La aldea de Oraibi fue establecida y construida de acuerdo con las instrucciones del Gran Espíritu. El jefe del Clan del Arco fue el padre del orden ceremonial. Ellos permanecieron bajo el liderazgo del Clan del Arco durante algún tiempo quizás hasta que entraron en vigencia las corrupciones. Como recordará, el jefe del Clan del Arco del pasado había contaminado su posición, tomando parte en el cambio del patrón de vida.

Más adelante, el Clan del Oso asumió el control Esto pudiera haber sido porque el oso es fuerte y poderoso. También pudieron haber existido otras razones también, tales como una profecía que decía que un oso, durmiendo el algún lado en la parte norte de lo que ahora es llamado Europa, despertaría en cierto momento y caminaría hacia la parte norte de este país, donde el esperaría.

 

Este grupo es llamado el Clan del Oso porque se cruzaron con un oso muerto en el lugar del símbolo de protección. La mayoría de la gente importante demanda ser del Clan del Oso, incluyendo el Pájaro azul y la gente del Clan de la Araña.

Por alguna razón el Clan del Coyote, quienes migraron desde Sh-got-kee cerca de Walpi, eran considerados malas personas, aunque muy astutas. Al principio no se les permitió entrar, pero según nuestra costumbre, a la cuarta petición fueron admitidos, con el acuerdo que ellos actuarían como protección, y a su tiempo hablarían por el jefe en caso de que surgieran dificultades.

 

Pero fueron advertidos de ser cautelosos, aunque los fieles podrían seguir siendo fieles a la última. Así es con todos los clanes, ya que por el camino, la mayoría de nosotros engañaríamos a nuestros líderes a cambio de gloria, lo cual tendería a contaminar nuestras maneras y a poner en peligro nuestras creencias. Cuando hubieron terminado sus migraciones, ellos se establecieron primero en lo que ahora es llamado Nuevo México. Siendo bélicos y alborotadores, fueron expulsados por los Indios Pueblo.

 

Cuando llegaron a esta área, primero se asentaron en Mushongnovi en Segunda Mesa, en el acuerdo de que no causarían problemas. Si llegaran a romper su acuerdo, habrían de irse sin resistencia.

Causaron problemas en Mushongnovi, por lo que tuvieron que irse, como lo prometieron. Fueron por el camino de Oraibi, donde pidieron ser admitidos. Después de varias tentativas, finalmente ganaron la entrada, prometiendo, como lo habían hecho en el otro pueblo, que se irían voluntariamente si llegaran a crear problemas. Según este acuerdo, el jefe de los Mushongnovi consideraría si los recibiría de nuevo en la Segunda Mesa, o los enviaría de regreso a Nuevo México, donde la gente Pueblo podría ocuparse de ellos de considerarlo oportuno.

El voto que habíamos hecho con el Gran Espíritu nos obligaba a seguir su modo de vida. El nos dio la tierra para usarla y cuidarla a través de nuestros deberes ceremoniales. En nos instruyó y nos mostró el diseño del camino por el cual deberíamos regir nuestras vidas. Nosotros escribimos este patrón en una roca, para que siempre recordáramos seguir el camino recto.

 

Los Hopi no deberán salirse de este camino o el nos quitaría la tierra. Esta es la advertencia dada a nosotros por los Maasauu.

La aldea Oraibi fue firmemente asentada. La gente emigrante estaban ahora recolectados allí y pidiendo ser admitidos en la aldea. El Kikmongwi y los altos sacerdotes siempre considerarían su petición y basarían su juicio sobre su carácter y sabiduría. Aquellos que mostraban señales de jactancia fueron rechazados y se les dijo que fueran hacia las mesetas del sur, donde vivía ese mismo tipo de personas Solo la gente buena, sencilla y sincera en sus oraciones fueron admitidos.


Entre las ceremonias de cada grupo, la oración por la lluvia era importante, para que las cosechas crecieran y produjeran abundancia de alimento. La gente dependía de esto para su subsistencia. Personas que alardeaban no eran admitidas, para no contaminar la oraciones.

Oirabi estaba ahora firmemente establecida. El patrón del orden religioso estaba establecido. Ciclo por ciclo nosotros presentamos respeto a nuestra Madre Tierra, a nuestro Padre Sol, al Gran Espíritu y a todas las cosas a a través de nuestras ceremonias.

 

Éramos felices, ya que éramos tan unidos como uno solo.
 

 

 

 

 

Parte II

 


SE PREDICE LA LLEGADA DE OTRA RAZA


Con el paso del tiempo, la gente pasa y las profecías de lo que está por venir son transmitidas de boca en boca. Las escrituras en las tablillas y en la roca, sobre el plan de vida, eran a menudo revisadas por los ancianos. Temerosos esperaban, ya que fue contada de nuevo la profecía de que un día, otra raza aparecería en su medio y reclamaría nuestra tierra como la suya propia.

El intentaría cambiar nuestro patrón de vida.

 

El tendría una “lengua dulce” o una “lengua dividida”, y muchas buenas cosas por las cuales seríamos tentados. El usaría la fuerza en una tentativa de atraparnos usando armas, pero no debemos caer en ese truco, porque entonces nosotros mismos seríamos llevados a nuestras rodillas, de donde posiblemente no seremos capaces de volvernos a levantar.

 

Ni tampoco debemos levantar nuestra mando en contra de ninguna nación. Nosotros ahora llamamos a esta gente Bahanna.
 

 


LAS FUERZAS DE PURIFICACIÓN


Nosotros tenemos enseñanzas y profecía informándonos que debemos estar alerta a las señales y presagios que vendrán para darnos valor y fuerza para mantenernos firmes en nuestras creencias. Correrá sangre. Nuestros cabellos y nuestras vestimentas serán esparcidos por toda la tierra. La naturaleza nos hablará en ese poderoso aliento de viento.

 

Habrá terremotos e inundaciones que causarán grandes desastres, cambios en las estaciones y en el clima, la desaparición de la vida salvaje y hambre en diversas formas. Habrá corrupción gradual y confusión entre los líderes y la gente por todo el mundo, y vendrán guerras como si fueran poderosos vientos. Todo esto ha sido planeado desde el principio de la creación.

Tenemos a tres gentes parados detrás de nosotros, listos para hacer cumplir las profecías cuando nos metamos en desesperadas dificultades. El símbolo de Meha (el cual se refiere a una planta que tiene una larga raíz, savia lechosa, y crece de nuevo cuando es cortada, y tiene una flor en forma de una swástika, simbolizando las cuatro grandes fuerzas de la naturaleza en movimiento), el Símbolo del Sol, y el Símbolo Rojo.

 

La intrusión de Bahanna en la manera de vida Hopi pondrá en movimiento al Símbolo Meha para que ciertas gentes trabajen con las cuatro grandes fuerzas de la naturaleza (las cuatro direcciones, las fuerzas que controlan, la fuerza original) la cual mecerá al mundo hacia la guerra. Cuando esto suceda, nosotros sabremos que nuestras profecías están cumpliéndose. Reuniremos fuerzas y estaremos firmes.

Este gran movimiento caerá, pero debido a que su subsistencia es leche, y porque es controlado por las cuatro fuerzas de la naturaleza se levantará de nuevo para poner al mundo en movimiento, creando otra guerra, en la cual ambos los Meha y El Símbolo del Sol estarán trabajando. Luego descansará para levantarse una tercera vez.

Esta sagrada escritura habla la palabra del Gran Espíritu. Podría significar la misteriosa semilla de la vida con dos principios del mañana, indicando uno, dentro del cual son dos. El tercero y último, que produciré, ¿será la purificación o la destrucción?

Este tercer acontecimiento dependerá del Símbolo Rojo, el cual tomará comando, fijando las cuatro fuerzas de la naturaleza (Meha) en movimiento para el beneficio del Sol. Cuando el establece estas fuerzas en movimiento, el mundo entero se sacudirá y se volverá rojo y se volcará en contra de la gente que están obstaculizando la vida cultural Hopi. Para todas esas personas llegará el Día de la Purificación.

 

La gente humilde correrá hacia el en busca de un nuevo mundo, y de la igualdad que les ha sido negada. El vendrá sin merced. Su gente cubrirá la Tierra como hormigas rojas. No debemos ir hacia fuera a ver. Debemos quedarnos en nuestras casas. El vendrá y recogerá a la gente malvada que están obstaculizando a la gente roja que estuvo aquí primero. El reconocerá por su modo de vida, o por su cabeza (el especial corte de cabello Hopi), o por la forma de su aldea y sus moradas.

 

El es el único que nos purificará.

El Purificador, comandado por el Símbolo Rojo, con la ayuda del Sol y el Meha desherbará o suprimirá a los malos que han disturbado el modo de vida de los Hopi, la verdadera manera de vida en la Tierra. Los malos serán decapitados y ya no hablarán más. Ésta será la Purificación para toda la gente correcta, la Tierra y todas las cosas vivas en la Tierra. Las enfermedades de la Tierra serán curadas. La Madre Tierra florecerá de nuevo y toda la gente se unirá en paz y armonía durante un largo tiempo por venir.

Pero si esto no se materializa, la identidad tradicional de los Hopi se desvanecerá debido a la contaminación de Bahanna. A través de la influencia del hombre blanco, sus religiones y la desaparición de nuestra tierra sagrada, los Hopi estaremos condenados. Este es el Plan Universal, hablando a través del Gran Espíritu desde el amanecer del tiempo.


Con esto en mente, yo, como Hopi no hago guerras en contra de ningún país, porque si lo hago, el Purificador me descubrirá y me castigará por luchar. Y puesto que soy un Hopi, no estaré enviando a mis hijos a través del océano a luchar. Si ellos quieren hacerlo es asunto de ellos, pero ya no serán considerados Hopi si lo hacen.

Puesto que yo son del Clan del Sol, y el Sol es el padre de todas las cosas vivas, Yo amo a mis hijos. Si se dan cuenta de lo que estoy hablando, ellos deberán ayudarme a salvar este mundo.

 

Los Hopi han sido colocados en este lado de la Tierra para cuidar la tierra a través de sus deberes ceremoniales, así como otras razas de gente han sido colocados en otras partes alrededor de la tierra para cuidarla de sus propias maneras. Juntos sostenemos el mundo en equilibro, rotando apropiadamente. Si la nación Hopi desaparece, el movimiento de la Tierra se volverá excéntrico, el agua se tragará la tierra y la gente perecerá.

 

Solo un hermano y una hermana pudieran quedar para comenzar una nueva vida.
 

 


LOS FIELES HOPI ENCUENTRAN SU PRUEBA


Bahanna vino con gran ambición y generosidad, ofreciendo con entusiasmo su mano para ayudar a ‘mejorar’ nuestro estilo de vida, estableciendo escuelas para enseñarnos las ‘mejores maneras’ de su vida. El nos ofreció su medicina y prácticas de salud, diciendo que esto nos ayudaría a vivir más.

 

El nos ofreció ayudarnos a marcar nuestra frontera, demandando que de esa manera tendríamos más tierra. En todas las aldeas rechazamos su oferta. El trató de muchas formas inducirnos, pero falló en hacernos que nos sometiéramos a sus deseos, ya que todos éramos una sola unidad en ese tiempo, los creyentes en las instrucciones de Maasauu.

Su siguiente tentativa fue el miedo. El formó una fuerza policial, consistente, en parte, de cierta gente que había sido tentada por sus ofertas y que les dieron armas. El amenazó con arrestarnos y ponernos en prisión, pero todavía nos mantuvimos firmes. Las amenazas de arresto y prisión fueron puestas en acción. Las aldeas entraron en pánico y la gente más débil comenzó a someterse.

 

En Oraibi, el liderazgo de nuestra aldea cayó cuando Lololma (el Clan del Oso) hizo un acuerdo con el Gobierno de los Estados Unidos.

Aquel que todavía tenía fe en Maasauu, incluyendo los sacerdotes principales de las órdenes religiosas, se reunieron, rechazando la petición de los Kikmongwi a someterse. Nos sentamos juntos y fumamos y oramos para poder ser lo suficientemente valientes como para tomar nuestro puesto. Sacamos nuestra tablilla de piedra y la estudiamos en cada detalle.

 

Cuidadosamente revisamos el plan escrito en la roca cerca de nuestra aldea.

 

Este es el plan que debemos siempre seguir, ya que tiene su orden y está completo. Nosotros reconocemos que el Clan de Fuego (significando mi padre, Yukiuma) deberá liderar, ya que su símbolo, Maasauu está parado a la derecha del junco al ver hacia fuera. También interpretamos que puesto que nuestra forma de vida había sido corrompida, debemos trasladarnos a un nuevo lugar en donde seremos capaces de seguir el camino sin interferencia y continuar con nuestros deberes ceremoniales para todos los seres.

Fumamos y oramos de nuevo, y reconsideramos que esta aldea, Oraibi es nuestra aldea madre. Todas nuestras capillas sagradas están arraigadas aquí y no deben ser dejadas desatendidas. Nosotros sabíamos que el camino sería difícil con muchos obstáculos. Sabíamos que estaríamos preocupados por los recién llegados, y que todavía tendríamos que enfrentar todas las pruebas de debilidad, por lo que acordamos quedarnos.

El problema comenzó su curso. El gobierno quería que todos los niños Hopi fueran puestos en las escuelas. Dijeron que nos haría bien, pero nosotros sabíamos que este ‘bien’ solamente estaría en la superficie, y que lo que estaba debajo destruiría la vida cultural de los Hopi.

 

Quizás ellos pensaban que con una educación, los niños podrían ser capaces de ayudar a la gente vieja, pero nosotros sabíamos que no iba a ser así, porque ellos aprenderían a pensar como los hombres blancos, por lo cual nunca ayudarían a la gente vieja. En vez de esto, ellos serían adoctrinados y estimulados a volverse en contra de nosotros, como lo están haciendo hoy, realmente.

 

Así, pues, para ser buenos, según las instrucciones del Gran Espíritu, nos rehusamos a poner a nuestros niños en las escuelas.

Así, pues, casi cada semana ellos mandarían policías, muchos de ellos. Éstos rodearían la aldea y cazarían a los niños en edades escolares. No podíamos estar contentos, porque estábamos esperando problemas cada día. Los padre que se rehusaban a cooperar fueron arrestados y puestos en prisión. Actos inhumanos fueron impuestos sobre nosotros, hambre, insultos y humillaciones, para forzarnos a la sumisión. No obstante, más de la mitad de los líderes del clan y los líderes de la sociedad religiosa se rehusaron a aceptar nada del Gobierno.

 

Por esto, fuimos burlados y tratados como parias por aquellos que ya se habían sometido. Finalmente decidieron hacer algo acerca de nosotros, porque estábamos evitando que recibieran ciertos favores del Gobierno.

Esto fue cuando el sucesor de Lololma, Tawaquaptewa se convirtió en jefe de Oraibi.

 

Fue bajo su liderazgo que el triste acontecimiento, el desalojo de los fieles Hopi de Oraibi fue realizado. Puesto que nosotros, los “hostiles”, como éramos llamados por los misionarios y trabajadores del gobierno, nos rehusábamos a seguir sus deseos y aceptar el estilo de vida del hombre blanco, el decidió desalojarnos en persona.

 

El calculó que sin nuestra interferencia, el podría ser capaz de tomar ventaja de las cosas buenas ofrecidas por Bahanna.

 

 


LOS FIELES HOPI DESALOJADOS DE ORAIBI


El 7 de septiembre de 1906, sus seguidores, comandados por el jefe Tewaquaptewa, entraron en la casa donde estábamos discutiendo profecías y nos sacaron. No pusimos resistencia hasta que mostraron sus rifles y otras armas, y comenzaron a golpearnos. Entonces pusimos resistencia solo hasta el grado de defendernos de los daños. Yo fui golpeado hasta la inconciencia. Cuando volví en mí, toda mi gente estaba reunida para irse.

Mi padre, Yukiuma fue seleccionado para ser el líder. Las mujeres y niños, con unas pocas pertenencias sobre sus espaldas, un poco de alimento y sin zapatos, estaban preparados para partir. Algunos trataron de regresar a sus casas para recoger sus cosas de valor y algún alimento extra, pero fueron regresados.

 

(En el Libro de los Hopi se dice que nos fue permitido regresar y sacar algunas pertenencias, pero esto no es verdad. Ese libro no es exacto.)

 

Después de haber partido supimos que nuestras casas habían sido saqueadas y que los caballos habían sido soltados en nuestros campos y habían comido nuestras cosechas, las cuales ya estaban listas para recolectar.

Así, tuvimos que emigrar una vez más para encontrar un nuevo hogar, dejando atrás a un mundo corrupto de confusión. Intentamos comenzar una nueva vida, continuar con nuestros ciclos ceremoniales y preservar nuestro estilo de vida sin interferencias, pero ahora sabemos que esto era un sueño muerto, ya que la interferencia ha continuado hasta el día de hoy.
 

 


LA FUNDACIÓN DE LA ALDEA DE HOTEVILLA


La aldea de Hotevilla fue establecida con un propósito, para estar firmemente apoyada en las instrucciones del Gran Espíritu y cumplir las profecías del fin. Fue establecida por gentes buenas, de un solo corazón, quienes estaban realmente viviendo estas instrucciones.

 

El agua era abundante, así como la madera, de donde construimos refugios temporales en los cuales habríamos de sobrevivir el frío invierno con muy pocas sábanas. El alimento era escaso, pero pudimos vivir de la tierra por un juego de cacería y recogiendo hojas verdes.

 

Éramos una sola unidad, pero, de nuevo, habría de partirse en dos debido a la extrema presión desde el exterior.
 

 


ATAQUES RENOVADOS


Apenas se habían disipado nuestras huellas en Oraibi, cuando una mañana temprano nos encontramos rodeados de tropas gubernamentales. A toda la gente, incluyendo a los niños, se les ordenó marchas seis millas a un lugar debajo de Oraibi. Desde aquí, a todos los hombres los hicieron marchar más de cuarenta millas hacia la agencia Gubernamental de los Estados Unidos en el Cañón de Keams, donde fueron encarcelados aproximadamente un año y medio por no aceptar el generoso ofrecimiento de educación para nuestros hijos, entre otras cosas.

Lo primero que nos ordenaron fue firmar papeles. Nos rehusamos. Luego nos encerraron dentro de un edificio sin alimento y con muy poco agua durante varios días, hasta que tuvimos mucha hambre. De nuevo, trataron de inducirnos a firmar papeles, prometiendo alimentarnos y dejarnos ir, pero, de nuevo, nos negamos.

 

Ellos trataron otros trucos para hacernos firmar, pero cada vez nos rehusábamos. Finalmente nos llevaron a un taller de herrero donde clavaron cadenas a nuestras piernas con lazos y ganchos, sujetándonos juntos en pares. De esta manera fuimos forzados a trabajar en una cuadrilla de carretera durante largas horas, trabajando peligrosamente con dinamita en los rocosos y escarpados acantilados cerca de la agencia. La carretera ahora es la fundación de una autopista todavía en uso hoy en día.

Por la noche nos sujetaban juntos en grupos de seis por medio de largas cadenas. Para hacer más grande a nuestra tortura, le agregaban jabón a nuestra comida, lo cual nos enfermó mucho. Cuando un hombre tenía que ir a la letrina afuera, todos los seis teníamos que ir. Todo este tiempo, la posibilidad de firmar ciertos papeles fue dejada abierta a aquellos que pudieran debilitarse. Durante este período, mi padre, Yukiuma, estaba siendo sostenido en alguna otra parte, por lo que yo estaba actuando como líder.

Mientras estábamos en prisión, solo las mujeres y niños y quizás unos pocos hombres viejos fueron dejados allí afuera.

 

Tenían muy poco alimento, pero como por un milagro, sucedió que habían muchos conejos y otros animales salvajes, por lo que en esa dieta de carne, ellos pudieron sobrevivir el duro invierno. Fue muy dura mientras los hombres estaban ausentes. La gente anciana solía hablar acerca de ello. Las mujeres tuvieron que colectar la leña ellas mismas. MI madre solía contarme cómo formaron partidos de caza y hacer que los perros les ayudaran. Teníamos un pequeño rebaño de ovejas, las cuales tendieron mientras estábamos ausentes.

 

Durante la estación de crecimiento ellas plantaron las cosechas, cuidaron los campos y todo el trabajo que normalmente harían los hombres, para poder sobrevivir.
 

 


LA INTERFERENCIA CONTINÚA HOY


Durante este período, un grupo bajo el liderazgo de Kawonumptewa (Clan de Arena), temiendo aún peores presiones por parte del Gobierno, regresaron a Oraibi para seguir a Tawaquaptewa y aceptar la manera Karomuster, pero fueron rechazados y expulsados. Ellos se establecieron aproximadamente a dos millas de Hotevilla, donde fundaron la aldea de Bacobi.

 

Incapaces de mantenerse independientes, le pidieron ayuda a la Agencia del Gobierno.

La Agencia alegremente los suministró con cosas como materiales para cubrirse. Ahora ellos casi enteramente aceptan el modo Bami, junto con su religión. Según la ley del Gran Espíritu, ellos están ahora sin tierras. Sus únicos activos son sus moradas. Pero es a través de ellos que la Agencia obtuvo el permiso simbólico de construir una escuela en tierra Hotevilla, y con el respaldo de la agencia les quitaron las tierras a las gentes de Hotevilla.

 

Es también a través de ellos que el Gobierno construyó una torre de agua en tierra de Hotevilla, la cual suministra agua corriente a la escuela y a la aldea Bacobi, mientras agotaron el abastecimiento natural de agua de la gente de Hotevilla. La mayoría de la gente en Hotevilla se rehusaron a usar el agua de esta torre. Mucho de los problemas causados por la gente Bacobi todavía existen ahora. Puedo recordar mucho más de lo que espero saldrá a la luz.

Cuando dejamos Oraibi y nos establecimos en Hotevilla, el Clan del Águila Gris vino con nosotros en la misma condición que acordaron en Oraibi, la cual todavía está en vigor.

Ellos han creado problemas de nuevo, y deberán trasladarse fuera. Ellos son la espina dorsal de los disturbios en nuestra aldea, vendiendo a la nación Hopi por su inclinación de agacharse hacia poderes más persuasivos a cambio de ciertos favores. Hay dos caminos para que ellos sigan, el camino del Gran Espíritu, o el camino de Bahanna, el hombre blanco. Ellos están supuestos a irse para Mushongnovi, como acordado, de hecho, la gente allí están esperándolos, pero carecen del coraje de llevar a cabo su acuerdo. Ellos son cobardes escondiéndose detrás de las leyes hechas por los hombres Bahanna.

Actualmente hacemos frente al peligro de que podríamos perder totalmente nuestra tierra. A través de la influencia del Gobierno de los Estados Unidos, algunas gentes de ascendencia Hopi han organizado lo que ellos llaman el Consejo Tribal Hopi, moldeado según un plan diseñado por el gobierno, para el propósito de negociar directamente con el Gobierno y con la empresa privada. Ellos afirman actuar en interés de la gente Hopi, a pesar del hecho de que ellos ignoran a los líderes tradicionales existentes, y representan únicamente una pequeña minoría de la gente de sangre Hopi.

Grandes áreas de nuestra tierra han sido arrendadas, y este grupo está ahora aceptando compensación de la Comisión de Demandas Indias para el uso de 44,000,000 de acres de tierra Hopi. Esto está errado, ya que nosotros pusimos nuestra demanda aborigen a toda esta tierra mucho antes de que los recién llegados hubieran siquiera puesto un pie sobre ella.

 

Nosotros no reconocemos fronteras trazadas por el hombre. Nosotros, los verdaderos Hopi estamos obligados con el Gran Espíritu a nunca cortar nuestra tierra ni venderla. Por esta razón jamás hemos firmado ningún trato u otro documento soltando esta tierra. Hemos protestado todos estos movimientos, pero inútilmente.


Ahora, este Consejo Tribal fue formado ilegalmente, incluso según las leyes del hombre blanco. Nosotros, los líderes tradicionales hemos desaprobado y hemos protestado desde el principio. A pesar de esto, ellos han estado organizados y reconocidos por el Gobierno de los Estados Unidos, para el propósito de disfrazar sus fechorías al mundo exterior.

 

Nosotros no tenemos representantes en esta organización, ni estamos legalmente sujetos a sus regulaciones y programas. Nosotros, los Hopi somos una nación soberana e independiente, por la ley del Gran Espíritu, pero el Gobierno de los Estados Unidos no quiere reconocer a los líderes aborígenes de esta tierra. En vez de eso, el reconoce solo lo que el mismo ha creado de los niños de hoy, para llevar a cabo su esquema de demandar toda nuestra tierra.

Debido a esto, nosotros ahora enfrentamos la mayor amenaza de todas, la pérdida real de nuestros campos de maíz y jardines, nuestros animales y nuestro juego salvaje (animales de caza), y nuestro suministro natural de agua, el cual pondría fin al estilo de vida Hopi.

 

Toda la impulsión del Departamento del Interior de los Estados Unidos, el Consejo Tribal ha firmado varios arriendos con una empresa privada del exterior, la Compañía de Carbón Peabody, permitiéndoles explorar nuestra tierra buscando depósitos de carbón y abrir agujeros en las mesetas sagradas, vendiendo el carbón a varias grandes plantas de energía.

Esto es parte de un proyecto previsto para traer industria pesada a nuestra área en contra de nuestros deseos. Nosotros sabemos que esto contaminará los campos y tierras de pasto, y ahuyentará la vida salvaje. Grandes cantidades de agua serán bombeadas desde debajo de nuestra tierra desértica y usada para empujar carbón a través de una pipa a una central eléctrica en otro estado (Nevada). La pérdida de esta agua afectará nuestras granjas así como las áreas de pasto de los animales.

 

También amenaza nuestras sagradas fuentes, nuestra única fuente natural de agua, de la cual hemos dependido durante siglos.

Nosotros los Hopi sabíamos que todo esto sucedería, porque este es el Plan Universal. Fue planeado por el Gran Espíritu y el Creador, que cuando la planta de energía viniera, el nos ofrecería muchas cosas. Si aceptáramos estas ofertas de su gobierno, esto sería la condenación de la nación Hopi. Hopi es el linaje de este continente, así como otros son el linaje de otros continentes.

 

Así pues, si los Hopi son condenados, el mundo entero será destruido. Esto lo sabemos porque esto mismo sucedió en el otro mundo. Así, si queremos sobrevivir, debemos regresar al estilo que vivimos en el principio, la manera pacífica y aceptar todo lo que el Creador ha previsto que sigamos.

Las leyes para las plantas de energía están todas apiladas hacia arriba. Tanta gente ha hecho las reglas, y muchas de ellas son hechas cada día. Pero mi ley es solo la ley del Creador, solo una. Y ninguna ley hecha por el hombre debemos seguir, porque siempre están cambiando, y esto condenará a mi gente.

Sabemos que cuando venga el tiempo, los Hopi serán reducidos a quizás una persona, dos personas, tres personas. Si el puede resistir la presión de la gente que está en contra de la tradición, el mundo pudiera sobrevivir a la destrucción.

 

Estamos en la etapa en donde debo estar solo, libre de elementos impuros, Yo debo continuar conduciendo a mi gente al camino que el Gran Espíritu hizo para que viajemos. No ignoro a nadie. Todos los que tienen fe y confianza en la manera del Gran Espíritu están en libertad de seguir el mismo camino. Nos encontraremos con muchos obstáculos a lo largo del camino. La manera pacífica de vida puede ser lograda solo por gente con fuerte coraje y por la purificación de todas las cosas vivas.

Como decimos, los Hopi fueron las primeras personas creadas. Ellos deberán curar las enfermedades de su propio linaje para que todo se vuelva naturalmente pacífico, por la voluntad del Creador. El curará al mundo. Pero ahora, los Hopi están siendo lastimados. Para nosotros esta es una señal de que el mundo está en problemas. Por todo el mundo ellos han estado peleando, y se hará peor. Solo la purificación de los Hopi de elementos quebrantadores arreglará los problemas aquí en esta Tierra. Nosotros no sufrimos tantas durezas y castigos para nada.

 

Vivimos según estas profecías y enseñanzas, y sin importar que suceda, no nos agacharemos ante ninguna presión de nadie.

Sabemos que cierta gente están comisionados a provocar la Purificación. Es el Plan Universal, desde el principio de la creación, y estamos esperando que nos traigan la purificación. Está en las escrituras en la roca a través de todo el mundo, en diversos continentes. Nos reuniremos si la gente de todo el mundo conoce sobre esto. Así que le urgimos a que extienda esta palabra para que la gente la conozca, y los señalados correrán con su tarea de purificar a los Hopi y librarse de aquellos que están obstaculizando nuestra manera de vida.


He hablado.

 

Yo deseo que este mensaje viaje a todas las esquinas de esta tierra y a través de las grandes aguas, donde gente de entendimiento pudiera considerar estas palabras de sabiduría y conocimiento. Esto es lo que quiero. Porque la gente podrá tener diferentes opiniones acerca de algunas cosas, pero por la naturaleza de las creencias sobre las cuales está basada la vida de los HOPI, yo espero que por lo menos uno estará de acuerdo, talvez incluso dos. Si tres están de acuerdo, habrá valido la pena.

Estoy por siempre mirando y orando hacia el este, al sol naciente para la venida del verdadero hermano blanco a purificar a los Hopi.

 

Mi padre, Yukiuma solía decirle que yo sería quien asumiría el control como líder en este tiempo porque pertenezco al Clan del Sol, el padre de toda la gente en la Tierra. Me dijeron que no debo rendirme porque soy el primero. El Sol es el padre de todas las cosas vivas, desde la primera creación Hopi. Y si termino, el Clan del Sol, entonces no quedará nada vivo sobre la Tierra.

 

Así, me he mantenido de pie.

 

Yo espero que usted entenderá lo que estoy tratando de decirle.
 

Yo soy el Sol, el padre. Con mi calor fueron creadas todas las cosas.
Vosotros sois mis hijos, y estoy muy preocupado acerca de vosotros. Yo os sostengo para protegeos del daño, pero mi corazón está triste de ver que dejáis mis brazos protectores y os destruís a vosotros mismos. Desde el pecho de vuestra madre, la Tierra, vosotros recibís vuestro alimento, pero ella está peligrosamente enferma para daros el alimento puro.

¿Qué será? ¿Levantaréis el corazón de vuestro padre? ¿Curaréis las enfermedades de vuestra madre? ¿O nos abandonaréis dejándonos con tristeza de haber sido alejado?


No quiero que este mundo sea destruido. Si este mundo es salvado, vosotros seréis salvados, y quienquiera que haya resistido completará este plan con nosotros, para que todos seamos felices en la Manera Pacífica.


La gente por todas partes debe dar a los Hopi su consideración más seria, nuestras profecías, nuestras enseñanzas, y nuestros deberes ceremoniales, porque si el Hopi falla, accionará la destrucción del mundo y de toda la humanidad. He hablado a través de la boca del creador. Mayo la gran guía del alcohol usted en la trayectoria derecha.

 

La gente por todas partes deberá darle a los Hopi su más seria consideración, nuestras profecías, nuestras enseñanzas, y nuestros deberes ceremoniales, ya que si los Hopi fallan, esto detonará la destrucción del mundo y de toda la humanidad.

 

He hablado a través de la boca del Creador.

 

Que el Gran Espíritu os guíe en el camino correcto.