por 
Andrew Phillip Smith 
28 Agosto 2016

New Dawn 152 (Septiembre-Octubre de 2015)

del Sitio Web NewDawnMagazine 

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parte 1

 


Nosotros podríamos haber entrado en una nueva época o así nos están diciendo algunos científicos.

 

El Antropoceno es una época geológica caracterizada por el notable impacto de la humanidad en la superficie de la Tierra. La época anterior fue el Holoceno interglacial, que comenzó después de la cuarta edad de hielo.

 

Se dice que el Antropoceno comenzó con la Revolución Industrial en el siglo dieciocho.

 

Otros argumentan que la influencia humana sustancial en la litosfera comenzó desde 15,000 AP (AP = Antes del presente, la escala utilizada durante largos períodos de tiempo) cuando la actividad humana dejó sus primeras huellas en el registro de la roca.

 

Otros especifican 1945 como una fecha clara, debido a la llegada repentina de material radiactivo en los estratos rocosos, debido a la explosión de bombas atómicas. 

Como término, el Antropoceno me recuerda los conceptos esotéricos de las edades y ciclos de la humanidad, eones y épocas. La creencia en los ciclos cósmicos se ha especificado como una de las características típicas del esoterismo.

 

Esta categorización de la historia y la prehistoria es uno de varios ejemplos donde las ideas religiosas y esotéricas existen en una simbiosis con ideas científicas y seculares.

 

Los conceptos científicos tales como las edades de la piedra, el bronce y el hierro deben su existencia al mito:

las ideas esotéricas modernas del desarrollo humano, de las edades y ciclos cósmicos, se basan en el conocimiento científico del período.

El Antropoceno es en parte una herramienta para resaltar la medida en que la humanidad está actualmente influyendo en el medio ambiente global.

 

Sin embargo, es típico de la ciencia materialista que solo se evalúe el impacto físico de la humanidad en el mundo. La humanidad aparece en la imagen geológica principalmente debido al daño que hemos hecho.

 

En contraste con esto, las teorías esotéricas de eones, épocas y ciclos típicamente ven en la humanidad un desarrollo hacia una forma de conciencia cada vez más espiritual, o un descenso de una edad de oro a la barbarie, o la repetición de ciclos de una variedad de influencias divinas o cósmicas.

 

La diferencia entre los sistemas científicos de las edades y los sistemas esotérico-religiosos es esta:

los sistemas científicos se basan en mediciones, sistemas esotéricos de valor.

El mejor esoterismo incorpora el conocimiento científico y práctico en una cosmovisión que tiene un significado cósmico y reconoce el desarrollo psicológico y espiritual humano. 

 

Las tecnologías del esoterismo son las de la transformación personal y ciencia sagrada.

 

El esoterismo se ocupa del significado interno de cualquier fenómeno que toca, ya sea la religión, el mito o la ciencia.

 

 

 

 

 

 

Fue una edad de oro

Probablemente el sistema occidental de edades más familiar sea el del mundo clásico.

 

Estamos tan acostumbrados a las medallas de oro, plata y bronce de los Juegos Olímpicos modernos que la combinación y el orden de estas medallas apenas nos parecen extrañas.

 

Fue Hesíodo en el siglo VIII A.C. el primero en escribir acerca de las edades de desarrollo asociadas con los metales, y seguramente estaba recurriendo a la tradición existente.

 

El relato de Hesíodo sigue la historia de Prometeo que trae fuego a la humanidad y Zeus castiga a la humanidad creando a Pandora con la ayuda de los otros dioses, cuya infame caja  desató males y sufrimientos en el mundo, con Esperanza como la única cualidad positiva.

 

Hesíodo describe cinco edades:

  1. oro

  2. plata

  3. bronce

  4. los héroes

  5. hierro, la edad en la que él vivió y todavía vivimos

En la edad de oro, gobernada por el titán Kronos, la humanidad estaba libre del trabajo y la mala salud, las personas vivían largas vidas felices y morían pacíficamente mientras dormían.

 

Después de la muerte, la gente vivió como buenos espíritus de la tierra que protegen y traen riqueza.

 

La raza de plata fue formada y gobernada por los dioses olímpicos. También fueron longevos cuando eran niños, pero una vez que llegaron a la adultez lucharon y fueron asesinados, abandonando a los dioses. Estos viven como espíritus del inframundo. 

Las personas de la edad de bronce eran fuertes y poderosas, pero de corazón duro, muriendo en guerras.

 

Nuestra edad es la del hierro, a lo que Hesíodo reparte una serie de infortunios mezclados con solo un poco, bien repartido por los dioses. Hesíodo nos dice que preferiría no haber nacido que vivir en nuestra era de hierro.

 

Entre las edades de bronce y hierro fue la edad heroica. Su estado anómalo, al no estar asociado con un metal, sugiere que se agregó al esquema más tarde.

 

La era heroica fue la edad de los héroes y semidioses del mito griego, desde los Siete en Tebas hasta los participantes de la Guerra de Troya. Ellos viven en las islas bendecidas. 

Los mitos pueden codificar los imperativos sociales, los tabúes, las justificaciones del ritual y las verdades espirituales y psicológicas. También pueden preservar recuerdos folklóricos antiguos. 

 

Las edades arqueológicas de la tecnología de los materiales, por supuesto, muestran que el bronce se usó antes de fundir el hierro. El moderno esquema triple científico de las edades de piedra, bronce y hierro se deriva de Michele Mercati en el siglo XVI, con numerosas subdivisiones y refinamientos realizados como evidencia acumulada y el esquema desarrollado.

 

La comprensión científica de las edades arqueológicas de la tecnología de los materiales debe su inspiración al mito griego de las edades del metal. 


En el Libro V de 
La naturaleza del universoLucrecio, el escritor romano del siglo I A.C., describe un progreso en el uso humano de la piedra y luego del cobre (y por lo tanto su amalgama, bronce) y luego el hierro.

 

Lucrecio era un epicúreo y, en muchos sentidos, un precursor del racionalismo moderno.

 

Su método no se basaba en la experimentación y la medición, sino en la asignación de explicaciones materialistas naturales a los fenómenos. Por lo tanto, Lucrecio atribuye el conocimiento de la humanidad sobre el uso del fuego no a Prometeo sino a los incendios forestales causados por un rayo.

 

Él conjetura que la humanidad aprendió a fundir metales de ver los resultados de un incendio forestal sobre los minerales.

 

Lucrecio ve a la humanidad desarrollarse en fases, desde las tecnologías primitivas hasta las civilizaciones avanzadas de su tiempo, desde el uso de la piedra hasta el cobre o el bronce, y posteriormente hasta el hierro. Es el mito del progreso. 

Hesíodo y Lucrecio ofrecen ejemplos de los dos modelos opuestos de desarrollo humano:

un descenso y un ascenso, por un lado, una caída de la gracia y lejos de la perfección de la edad de oro, y por otro, un desarrollo de la barbarie a la civilización.

 

 


La Gran Era y las Yugas

En la mente occidental, las cuatro (o cinco) eras griegas, o al menos el concepto de una edad de oro, son parte de la cultura común.

 

Las eras astrológicas y las Yugas indias (hindúes, aunque también hay adaptaciones budistas y jainistas) son probablemente las más conocidas, la última principalmente entre aquellas con tendencias espirituales, de la Nueva Era o esotéricas. 

 

Los Yugas, que por supuesto todavía están vigentes en la cultura Hindú, son los ciclos más antiguos y masivos.

  • La duración total de una Gran Era (Mahayuga) es de 4,320,000 años.

     

  • El cuarto Yuga tiene una duración de 4: 3: 2: 1 proporciones, que van desde la edad de oro Krita o Satya Yuga (Edad Afortunada) a 4,00 años divinos, que suman 1,440,000 años humanos, a través de Treta Yuga (Tercera Edad, o de tres partes, 3,000 años divinos / 1,080,000 años humanos), Dwapara Yuga (Segunda Era, o de dos partes, 2,000 / 720,000) y nuestra propia Kali Yuga (Era del Conflicto, 1,000 / 360,000 años).

Hay períodos adicionales que preceden y siguen cada Yuga, cada 1/10 de la longitud del Yuga. 

Joscelyn Godwin cita la medianoche del 17 o 18 de febrero de 3102 A.C. como el comienzo del Kali Yuga actual, según los astrónomos indios, y calcula su final en 427,000 EC. 1

 

El Kali Yuga abarca así el período que va desde más o menos el comienzo de la civilización hasta el futuro extremadamente remoto. Estos vastos períodos son difíciles de encontrar significativos. 

La gran escala de tiempo ha llevado a algunos comentaristas más recientes a acomodar las longitudes a una escala más humana. René Guénon, el tradicionalista, sugirió quitar tres ceros y multiplicar por 15.

 

Los períodos resultantes se combinan con éxito con los asuntos humanos, con la actual Kali Yuga, terminando convenientemente en 1999. A pesar de la erudición de Guénon, esto seguramente equivale a la adaptación conveniente de una idea difícil; por otro lado, es deber del esoterismo ocuparse de lo significativo.

 

El re-calibrado más conocido de los Yugas, posiblemente más conocido que los períodos originales, es el de Sri Yukteswar Giri, el gurú de Paramahansa Yogananda, conocido ampliamente por su Autobiografía de un Yogui.

 

En el sistema de Yugas de Yukteswar, el Kali Yuga ya ha terminado y ahora estamos en una era ascendente en la que el Gran Año corre a la inversa. Por lo tanto, los mitos de descenso y ascenso se combinan. 

En consonancia con su gran longitud, los yugas se asocian con características muy amplias de la vida humana.

 

Al igual que con la edad de oro de los griegos, en el,

  • Krita Yuga, los humanos tienen vidas largas (4,000 años), no tienen enfermedades y no necesitan trabajar.

     

  • Kali Yuga se caracteriza por la avaricia de la humanidad, por gobernantes irresponsables, un amplio uso de drogas y bebidas, y la continua migración de personas

Una característica distintiva hindú de las edades es que cada uno de ellas tiene diferentes números de avatares del Señor Vishnu, con Kali Yuga teniendo solo uno, Kalki, que volverá sobre un caballo blanco para luchar contra el demonio Kali (que no debe confundirse con la diosa Kali) quien es el gobernante de la era.

 

 



Este es el amanecer de la Era de Acuario.

Las edades astrológicas son ampliamente conocidas.

 

En la historia oficial de la ciencia, fue Hiparco en el siglo II A.C. quien, en la isla de Rodas, calculó la precesión de los equinoccios (ver gráfico en la página 62 en la revista).

 

En el siglo 2 . CE., Ptolomeo, el gran astrónomo / astrólogo, descubrió que la precesión se debía a un bamboleo de la esfera estrellada. La ciencia heliocéntrica finalmente determinó que la oscilación estaba en la órbita de la Tierra. 

El gran año de las edades astrológicas se calcula en 25,770 años. Esto generalmente se redondea a 26,000 años aunque la cifra ha sido a veces más baja y hasta que el ciclo se midió correctamente se asumió que coincidía con el Gran Año de Platón de 36,000 años.

 

Este número dividido entre 12 da 2,147.5 años para una edad astrológica si los signos del zodíaco están equitativamente espaciados. 

.El signo en el que el Sol se levanta en el equinoccio de (primavera) se cree que influye en la humanidad como un todo de una manera similar al efecto de los 12 signos en un ser humano.

 

Las edades de Leo, Cáncer y Géminis muestran a la humanidad emergiendo de la prehistoria, con

  • Géminis, gobernado por Mercurio, asociado con el desarrollo de la escritura

  • Leo destaca la importancia del sol

  • Cáncer aquel de la diosa madre

La edad de Tauro comenzó alrededor de 4000-4500 a. C., según el método de cálculo, y se asocia con los cultos de los dioses de toros como los encontrados en Egipto, Asiria y Creta.

 

 

 

 

Alrededor de 2000 A.C., más o menos un par de siglos, el equinoccio de primavera del Sol se movió hacia el ardiente y belicoso Aries.

 

Este fue un tiempo de construcción de imperios y edades heroicas, de conquista marcial y el uso de hierro para armas. También incluyó el desarrollo del monoteísmo. 

Desde alrededor del año 100 EC hasta el cambio de 
la era cristiana, sobre el cual, más en un momento, es el amanecer de la era de Piscis.

 

Las asociaciones de peces de la cristiandad, el símbolo de la vesica pisces, los discípulos pescador que se convierten en pescadores de hombres, y varias parábolas y milagros que incluyen peces, están todos en consonancia con Piscis.

 

Piscis también es notable por su "calidad soñadora", de ahí la caracterización de la era de Piscis como un tiempo de engaño


Miramos con esperanza a la era de Acuario, pero hay muchos puntos de vista sobre cuándo vendrá. Es posible que ya hayamos pasado por la cúspide. Aquellos que calculan las edades astrológicas de acuerdo con los límites de la constelación en lugar de las constelaciones zodiacales de 30 grados igualmente espaciadas, calculan que pueden pasar otros 600 o 700 años antes de que ingresemos a Acuario. 

Muchas investigaciones fascinantes sobre arqueología y astronomía sugieren que el conocimiento de la precesión de los equinoccios está codificado en mitos de una amplia variedad de fuentes y en los alineamientos de sitios antiguos de todo el mundo.

 

Esto haría que las edades astrológicas sean los árbitros de la época por excelencia. En estas edades, la posición del zodíaco en el equinoccio de primavera se alinea con la cronología, las matemáticas y un espíritu de la época que dura dos milenios.

 

Ese espíritu de la época se manifiesta a través de un esfuerzo humano a gran escala como el imperio, la guerra y la civilización, a través del simbolismo y las formas religiosas. 

Para nosotros, que ahora estamos a dos milenios del comienzo del calendario cristiano, las edades astrológicas son lo suficientemente extensas como para tener un significado más allá del alcance de una sola civilización, pero no tanto que sean incomprensibles en términos humanos.

 

Aunque hay muchos argumentos sobre el comienzo y final de las edades (aunque su duración no es tan controvertida), el esquema es admirable. Es como una herramienta del tamaño y peso adecuados que se adapta cómodamente a la mano. 


También tiene un valor predictivo que falta en los Yugas y las edades metálicas.

 

El sistema griego no ofrece ningún desarrollo después de la edad de hierro. Los Yugas ofrecen un regreso eventual al comienzo del ciclo y una nueva edad de oro, que es una fuente de optimismo. Pero las escalas masivas de tiempo y nuestro lugar dentro del Kali Yuga solo pueden permitirnos suspirar ante la miseria de la humanidad y su caída de la gracia. 

 

Las edades astrológicas cambian a través de diversas calidades, pero no se caracterizan por el ascenso o el descenso.

 

Cuando una edad se vuelve cansada y decadente, las cualidades complementarias pueden estar a la mano en la influencia de la próxima edad.

 

 

 


De Adán a Cristo

 
La astrología viene de Babilonia y fue formulada en su versión occidental en el mundo clásico pagano.

 

Aunque tanto el cristianismo como el judaísmo a veces tenían sus propias tradiciones astrológicas fuertes, la astrología era vulnerable a la crítica como una ciencia pagana, cuyo simbolismo y términos de referencia no ensalzaban a Yahweh ni a Cristo como las piedras fundamentales del universo.

 

Según las edades astrológicas, el toro y el pez son meras modas pasajeras, aunque modas de 2.000 años de duración. 

 

Por lo tanto, les tocó a los cristianos crear sus propias eras y épocas que se basaron en su propia mitología y comprensión del mundo. Desde un punto de vista cristiano y occidental, los yugas y las edades astrológicas simplemente están dando vueltas en círculos. 

La visión cristiana del tiempo sigue una línea, no un círculo. Se ejecuta desde la creación hasta la destrucción, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, desde el otoño hasta el Apocalipsis.

 

Sin embargo, la línea todavía se puede dividir en secciones, marcadas por el carácter de los tiempos, por el escenario en el proceso de la redención de la humanidad.

 

Los esquemas cristianos nos sacan del mundo antiguo y nos llevan a la Edad Media. 

 

Nuestro método occidental estándar para contar años es, de hecho, un sistema simple de dos épocas,

  • A.C., antes de Cristo

     

  • AD, Anno Domini, el año de nuestro Señor

El sistema BC / AD no se arraigó durante varios siglos después de su invención en el siglo VI.

 

Reflejó la división básica del Antiguo Testamento / Nuevo Testamento de la Biblia cristiana, pero no tiene ninguna categoría para la Segunda Venida. No tiene calidad predictiva incorporada. 

Fue ese gigante de influencia, San Agustín, quien formuló el esquema cristiano más influyente de todas las edades.

 

El esquema de Agustín utilizó los siete días de la creación. Inspirado por el Salmo 90: 4 (citado en II Pedro 3: 8), en el cual "un día con el Señor es como mil años", cada día era literalmente un milenio.

 

La séptima edad correspondía al séptimo día, el sábado, en que Dios "descansaba" de sus labores, y estaba fuera de la historia. 


Cada edad de 1,000 años podría corresponderse aproximadamente con cronologías producidas a partir de las genealogías de la Biblia.

 

Las seis edades fueron:

  1. De Adán a Noé y el diluvio
     

  2. Desde el Noé, después de la inundación, hasta Abraham
     

  3. De Abraham a David
     

  4. De David al cautiverio en Babilonia
     

  5. Desde el regreso de Babilonia hasta el nacimiento de Jesús
     

  6. De Jesús a la 'segunda venida'

Por lo tanto, estamos viviendo en la sexta edad, que continuará hasta el Apocalipsis.

 

La sexta edad es clara y única cristiana; todas las edades precedentes están definidas por figuras judías que aún se reivindican por el cristianismo.

 

No hay alojamiento de, por ejemplo, los filósofos griegos que habrían vivido en la quinta edad, o para Homero en la cuarta edad, no hay espacio para permitir que los héroes griegos o los dioses de Egipto, Grecia, Roma y otros países mediterráneos. 

¿Qué puede decir este sistema de edades sobre la humanidad y el mundo en general?

 

Las grandes civilizaciones de la antigüedad, los dioses, diosas y demonios, son arrastrados a favor de las tradiciones robadas de un pueblo (los judíos) que ni siquiera fueron incluidos en la nueva dispensación religiosa a menos que reconocieran a Cristo .

 

Había poco espacio para que cada edad tuviese su propio color espiritual o psicológico o incluso un ciclo directo de progreso o corrupción. 


Esas seis edades permitieron una futura transformación a la séptima edad, pero Agustín colocó el Apocalipsis cristiano convenientemente lo suficientemente lejos en el futuro para que no importara durante unos siglos. 

Agustín se hizo cargo de un esquema judío existente, pero puede haber sido influenciado por ideas gnósticas. En el 
Segundo Tratado Gnóstico del Gran Seth, la historia del mundo se divide efectivamente en tres etapas.

 

Barbelo, la divina figura femenina, visita a Adán, luego le da la semilla a Set, y luego al Cristo resucitado. En los confines del gnosticismo encontramos demarcaciones similares de la historia basadas en personajes importantes de la Biblia.

 

Bardaisan ideó un plan que involucraba períodos de 6,000 años que conformaban un gran año.

 

La religión maniquea es inusual en el reconocimiento de las dos figuras bíblicas desde Adán y Set hasta Jesús y los profetas que no son Abraham, incluidos Zoroastro y Buda.

 

 

 


Padre, Hijo y Espíritu Santo 

Después de que el primer milenio cristiano terminó, las seis edades de Agustín todavía tenían cierta validez porque el comienzo de la sexta edad y la literalidad del período de mil años podían ser discutidos. 

Joachim de Fiore (c.1212-1202) propuso por primera vez que la historia ascendía a través de tres etapas gobernadas por cada miembro separado de la Trinidad.  

 

Por lo tanto, el período desde Adán hasta el nacimiento de Jesús fue la Era del Padre, caracterizada por la Ley; desde Jesús en adelante fue la Era del Hijo, que era la edad del evangelio; en algún momento en el futuro cercano sería el advenimiento de la Era del Espíritu o Espíritu Santo.

 

Abbott Joachim, que era un devoto católico, creía que la tercera edad traería el reino de Dios a la Tierra.

 

Esta tercera edad ya no requeriría la Iglesia (que era solo un artefacto de la segunda edad) sino que consistiría en monjes célibes en comunión directa con el Espíritu Santo. Joachim creía que la tercera edad amanecería en 1200-1260 y por lo tanto debe haber muerto creyendo que era inminente.

 

La influencia de Joaquín en el desarrollo del cristianismo sería indirecta pero considerable.

 

Su concepto del reemplazo de la Iglesia por personas santas sería recogido por varios movimientos protestantes y se prestaría a ser utilizado por las sectas cristianas antinómicas posteriores .

 

No había compulsión de aceptar el propio cálculo de Joachim del amanecer de la Era del Espíritu, por lo tanto, el interés en sus tres edades resurgiría en aspectos del esoterismo del siglo veinte. 

El Islam podría tomar el mismo enfoque al delinear las edades de acuerdo con los seis profetas mencionados en el Corán (Qur 19,21-22), mientras que en Ismaili Islam una serie de emanaciones de Alá determinar las diferentes características de las edades.

 

Las religiones minoritarias de Oriente Medio, como los zoroastrianos y los yezidis, también tenían sus propios esquemas.

 

El de los drusos es notable por un esquema de eones que duran 343 millones de años. Otros aspectos de su esquema poco conocido incluyen una serie de 159 maestros a través de la historia, además de los seis profetas del Islam, con una historia que se deteriora gradualmente hasta que se produce una liberación final.

 

Estos 159 maestros son preexistentes pero de alguna manera están controlados por Cristo y los cuatro evangelistas como figuras cósmicas.

 

Fuera del alcance de este artículo están la gran furia de las edades míticas que se encuentran en todo el mundo, como los cinco soles de las edades aztecas o el calendario maya.

 

 

 


La verdadera religión de Noé 

Isaac Newton (1642-1727) fue el fundador de la ciencia moderna, pero también cristiano, astrólogo, alquimista y esoterista.

 

A veces se lo ha caracterizado como el último mago en lugar del primer científico moderno. Newton creía que la verdadera religión era la de Noé.

 

También creía que los sabeos, Confucio, los brahmanes y Pitágoras heredaron esta sabiduría posdiluviana. A medida que surgían cada una de estas figuras y movimientos, surgía la luz de la "religión verdadera", para luego descender constantemente hasta la próxima renovación.

 

Sin embargo, según Newton, Egipto fue responsable de gran parte de la corrupción y el declive de esta verdadera religión, incluido el concepto de la Trinidad cristiana, que Newton aborrecía. 

Todo esto se asemeja al esquema familiar de Abraham de una sucesión de profetas que periódicamente traen la ley, la religión o la gnosis a la humanidad.

 

Pero Newton ha integrado figuras como Pitágoras (e Hyram de Tiro, de fama masónica) en el esquema. Newton creía que Pitágoras daba las matemáticas a los griegos con una mano y la "verdadera religión" con la otra. 

Se convertirá en característico del esoterismo incorporar figuras de muchas religiones y culturas, no solo judías y cristianas, en los patrones de desarrollo.

 

El esoterismo está interesado en el significado interno de las tradiciones, por lo general considera que las religiones y las culturas comparten los principios fundamentales (o que a menudo consideran degradantes a los que no encajan) y, por lo tanto, pueden acomodarse a casi cualquier criterio.

 

Dada su naturaleza científica, Newton vio que estas figuras de profeta traían consigo ciencias como las matemáticas y la astronomía. 

 

 

 

 

Nota de pie

1. 'Cuándo Termina el Kali Yuga?' por Joscelyn Godwin

 

  

 

 

 

 

Parte 2

 

 

La segunda parte de este artículo, publicado en New Dawn 153 (noviembre-diciembre de 2015 ), analiza cómo el concepto de raza se relacionó con la historia esotérica, así como la cosmología del ciclo de la Teosofía, los "giros" de W.B. Yeats, Thelema eons, spin offs de GI Gurdjieff incluyendo Rodney Collin y JG Bennett, y el trabajo de Jean Gebser y Peter Carroll.