enviado por M.J.G.deA.

27 Noviembre 2017

 

 

 

 

 

 

 



Será
por Mariela Florance
22 noviembre 2016

del Sitio Web ElBlogDeMechi

 

Será que uno a cierta edad se vuelve más selectivo para todo o ya más cansado y con todo lo vivido elije lo que le queda más cómodo y lo que le da más paz...


Será que a una cierta edad los amigos son tal vez menos pero más sinceros, nos quedamos con los que nos hacen bien y los más buenos, los que nos ayudan a crecer y se dejan ayudar al mismo tiempo...


Será que los años nos ponen en el camino compañeros de vida que nos enseñan tanto y se forman vínculos fuertes y verdaderos...


Será que a cierta edad se empieza a respirar más calma y al que agrede lo corremos, al que miente con maldad lo ignoramos, al resentido lo alejamos y buscamos abrazarnos a aquellos que como nosotros buscan recorrer el resto del camino en equilibrio emocional, sorteando las batallas y los éxitos que la vida nos depara y el trabajo sigue siendo el sustento pero ya empezamos a soñar con otras cosas que llenen nuestro tiempo...


Será que descubrimos a nuestros padres a veces muy tarde y entendemos que no eran super-héroes sino almas hermosas que dieron lo mejor que ellos pudieron con aciertos y desaciertos...


Será que el amor se transforma, las miradas confiesan lo que sienten, no mienten, no hay peleas tontas, ni desencuentros que duelan, sino más bien la vida misma con las risas y las penas en buena compañía, y la soledad también se disfruta...

 

No es necesario tanto ruido ni griterío, el sillón, una manta, y una copa de vino alcanzan para cerrar los ojos y hundirnos en algún sueño o algún lindo recuerdo...


Será que la vida va pasando y las piezas se siguen acomodando, pero sin tanto apuro pensamos en como vivir y como moverlas.


Será que la vida nos hace más sabios si supimos aprovechar cada fracaso, cada dolor, cada desencanto para volvernos más fuertes, más sensibles, menos perfectos, más humildes, menos ambiciosos y más Humanos...


Será...


 

 


 



Mi Alma Tiene Prisa
por Mario de Andrade
06 Noviembre 2009

del Sitio Web SoyDonDeNoPensar

 

Conté mis años y descubrí que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora.


Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces; los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.


Ya no tengo tiempo para reuniones interminables donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.


Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.


Mi tiempo es escaso como para discutir títulos. Quiero la esencia, mi alma tiene prisa… Sin muchos dulces en el paquete…

Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.

 

Que sepa reír de sus errores. Que no se envanezca, con sus triunfos. Que no se considere electa antes de la hora. Que no huya de sus responsabilidades. Que defienda la dignidad humana. Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.


Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.


Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas… Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñaron a crecer con toques suaves en el alma


Sí…, tengo prisa…, tengo prisa por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.


Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan… Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.


Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.


Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta que sólo tienes una...