por J. J. Cannell
15 Septiembre 2006
del Sitio Web
MedicalNewsToday

traducción de Adela Kaufmann
Versión original

 

A principios de abril de 2005, después de una primavera muy lluviosa, una epidemia de gripe (epi: sobre - demic: gente) explotó a través del hospital de máxima seguridad para criminales dementes, donde he trabajado durante los últimos diez años. No era la pandemia (pan: todo - demic: gente) que todos tememos, sólo una epidemia.

El mundo está esperando y los gobiernos se están preparando para la próxima pandemia. Una severa pandemia de influenza que matará a muchos más estadounidenses de los que murieron en el World Trade Center, la guerra de Irak, la guerra de Vietnam, y el huracán Katrina combinados, tal vez un millón de personas en los EE.UU. solamente. Tal desastre rasgaría el tejido de la sociedad estadounidense.

Nuestro país entero pudiera parecerse al Súper domo o la Calle Bourbon después del huracán Katrina.

Es sólo una cuestión de cuándo llegará una pandemia, no es si, si vendrá. Las pandemias de la gripe A vienen cada 30 años aproximadamente, las severas cada cien años aproximadamente. La última pandemia, la gripe de Hong Kong, se produjo en 1968 - matando a 34.000 estadounidenses. En 1918, la Gran Epidemia de gripe mató a más de 500.000 estadounidenses. Tantos millones murieron en otros países, no podían enterrar a los cadáveres.

Los adultos jóvenes sanos, en la plenitud de su vida en la mañana, ahogándose en su propia inflamación al mediodía, extremadamente pálidos para la puesta del sol, murieron a la medianoche.

Sus propios antibióticos naturales de amplio-espectro, llamados péptidos antimicrobianos, no se encontraron por ninguna parte. Una abrumadora respuesta inmune al virus de la gripe - células blancas de la sangre liberando grandes cantidades de agentes inflamatorios llamados citoquinas y quimioquinas en los pulmones de los condenados – dieron como resultado millones de muertes en 1918.

Puesto que ahora soy un psiquiatra, y ya no soy médico general, no estuve directamente involucrado en la lucha contra la epidemia de influenza en nuestro hospital. Sin embargo, nuestros especialistas en medicina interna trabajaron horas extras, diagnosticando y tratando un número cada vez mayor de pacientes afectados. Nuestro director médico puso en cuarentena una sala tras otra mientras más y más pacientes eran apoderados por escalofríos, fiebre, tos y severos dolores de cuerpo que caracterizan la presentación clínica de la gripe A.

La epidemia de gripe mata a un millón de personas en el mundo cada año causando que la neumonía sea, "el capitán de los hombres de la muerte."

Estas epidemias son a menudo explosivas; la palabra influenza o gripe viene del italiano (latín medieval Influentia) o influencia, debido a la creencia de que la epidemia repentina y abrupta se debió a la influencia de una fuerza extraterrestre.

Un observador del siglo XVII la describió bien cuando escribió,

"Repentinamente surgió un Distemper, como si hubiera sido enviada por algunas explosiones desde las estrellas, que se apoderaron de muchos juntos: que en algunas ciudades, en el espacio de una semana, más de mil personas cayeron enfermas a la vez.”

Creo que nuestro hospital se encontraba bajo estrellas de más suerte, ya que sólo alrededor del 12% de nuestros pacientes fueron infectados y nadie murió.

Sin embargo, al ir avanzando la epidemia, me di cuenta de algo inusual. En primer lugar, la sala de guardia de debajo de la mía estaba infectada, y luego la de mi derecha, izquierda y al otro lado del pasillo -, pero ningún paciente en mi ala de guardia se enfermó. Mis pacientes se habían mezclado con los pacientes de las salas de infectadas antes de la cuarentena.

 

Las enfermeras en mi unidad se cruzaban con las unidades de las salas de infectados. Sin duda, mis pacientes fueron expuestos a los virus de la influenza A. ¿Cómo escaparon mis pacientes a la infección de lo que algunos piensan que es el más infeccioso de los virus respiratorios?

Mis pacientes no eran más jóvenes, ni más saludables, y de ninguna manera obvia diferentes de los pacientes en otras salas.

Al igual que otras salas, mis pacientes eran en su mayoría afro-americanos que vinieron de las mismas prisiones y cárceles que los pacientes en las salas infectadas. Se les prescribió un surtido similar de poderosos medicamentos psicotrópicos que utilizamos en todo el hospital para reducir los síntomas de la psicosis, la depresión y los violentos cambios de humor y para tratar de evitar que los pacientes se suicidaran atacan a otros pacientes y al personal de enfermería.

Si mis pacientes eran similares a los pacientes en todas las salas adyacentes, ¿por qué ni siquiera uno de mis pacientes contrajo la gripe?

Poco tiempo después, un grupo de científicos de la UCLA publicó un notable artículo en la prestigiosa revista Nature. El grupo de la UCLA confirmó otros dos estudios recientes, que demuestran que una hormona esteroide natural - una hormona de la mayoría de nosotros damos por sentada - fue, en efecto, un potente antibiótico. En lugar de a matar directamente las bacterias y los virus, la hormona esteroide en cuestión aumenta la producción del cuerpo de un tipo extraordinario de proteínas, llamadas péptidos antimicrobianos.

Los 200 péptidos antimicrobianos conocidos de destruir directa y rápidamente las paredes celulares de las bacterias, hongos y virus, incluyendo el virus de la influenza, y desempeñan un papel clave para mantener los pulmones libres de infecciones. La hormona esteroide que mostró estas notables propiedades antibióticas era la simple y antigua vitamina D.

Todos los pacientes en mi guardia habían estado tomando 2.000 unidades de vitamina D todos los días durante varios meses o más. ¿Podría ser la ésta razón por la cual ninguno de mis pacientes contrajo la gripe?

 

Me puse en contacto con los profesores Reinhold Vieth y Ed Giovannucci y les dije sobre mis observaciones. De inmediato me aconsejaron recoger datos de todos los pacientes en el hospital que hubiesen estado recibiendo 2.000 unidades de vitamina D, no sólo los de mi guardia, para ver si los resultados eran estadísticamente significativos.

Resulta que las observaciones sólo de mi guardia estuvieron en el límite de la significancia estadística y pudieron haberse debido únicamente al azar. Los administradores de nuestro hospital acordaron, y todavía están tratando de recopilar datos de todos los pacientes en el hospital a quienes se les administró 2000 o más unidades de vitamina D en el momento de la epidemia.

Hace cuatro años, me convencí de que la vitamina D es única en el mundo de las vitaminas, en virtud de tres hechos. En primer lugar, es el único precursor conocido de la potente hormona esteroide calcitriol, o vitamina D activada. La mayoría de las otras vitaminas son antioxidantes o otros co-factores en reacciones enzimáticas. La vitamina D activada - como todas las hormonas esteroides – trabaja el tejido del genoma, convirtiendo la producción de proteínas dentro y fuera, como su cuerpo lo requiere.

Es decir, la vitamina D regula la expresión genética en cientos de tejidos a través de todo su cuerpo. Esto significa que tiene el mayor número de posibles mecanismos de acción como los genes que damasquina.

En segundo lugar, la vitamina D no existe en cantidades apreciables en la dieta humana normal. Es cierto que usted puede conseguir varios miles de unidades en un día, si se come un festín de sardinas para el desayuno, arenques para el almuerzo y salmón para la cena. Las únicas personas que siempre consumieron regularmente tanto pescado son los pueblos, como los Inuit, que viven en las latitudes extremas de la latitud.

 

La leche de la cual estadounidenses dependen para su obtención de vitamina D no contiene ninguna forma natural de vitamina D, sino que el gobierno de los Estados Unidos requiere que la leche fortificada sea complementada con vitamina D, pero sólo con lo que ahora sabemos que son unas miserables 100 unidades por cada vaso de ocho onzas.

El sistema de hormonas esteroides que la vitamina D siempre ha tenido tiene sus orígenes en la piel, no en la boca. Hasta hace muy poco, cuando los dermatólogos y los gobiernos comenzaron a advertirnos sobre los peligros de la luz del sol, los seres humanos hicieron enormes cantidades de vitamina D donde los seres humanos siempre lo habían hecho, donde la piel desnuda se encuentra con la radiación ultravioleta B de la luz solar. Simplemente no se pueden obtener cantidades adecuadas de vitamina D en nuestra dieta.

Si no nos exponemos a la luz ultravioleta, hay que obtener la vitamina D de los suplementos dietéticos.

La tercera forma en la cual la vitamina D es diferente de otras vitaminas es la gran diferencia entre la nutrición natural de la vitamina D y la nutrición moderna. Hoy en día, la mayoría de los seres humanos sólo obtienen alrededor de mil unidades de vitamina D al día de la exposición al sol, mucha gente, como los estadounidenses de edad avanzada o de África, reciben mucho menos que eso. ¿Cuánto obtienen normalmente los humanos?

Una sola exposición al sol del verano, de veinte minutos, de todo el cuerpo activará la entrega de 20.000 unidades de vitamina D en la circulación de la mayoría de las personas en un lapso de 48 horas. Veinte mil unidades, es el hecho más importante acerca de la vitamina D. Compare esto con las 100 unidades que se obtienen de un vaso de leche, o los varios cientos de unidades diarias que el gobierno de los Estados Unidos recomienda como "la ingesta adecuada." Es lo que llamamos una diferencia de "orden de magnitud".

Los seres humanos evolucionaron desnudos en África ecuatorial, donde el sol brilla directamente sobre la cabeza la mayor parte del año y donde nuestra especie debe haber obtenido decenas de miles de unidades de vitamina D todos los días, a pesar de que nuestra piel el desarrolló grandes concentraciones de melanina (pigmentación racial) para proteger de las capas más profundas de la piel.

Incluso después de que los humanos emigraron a las latitudes templadas, donde nuestra piel rápidamente se aclaró para permitir la rápida producción de más vitamina D, los seres humanos trabajaban al aire libre. Sin embargo, en los últimos 300 años, comenzamos a trabajar en interiores, en los últimos cien años, comenzamos a viajar dentro de coches, en las últimas décadas, que comenzamos a usar bloqueadores solares y conscientemente evitamos la luz solar.

Todas estas cosas reducen los niveles sanguíneos de vitamina D. La conclusión ineludible es que los niveles de vitamina D en los humanos modernos no sólo son bajos – sino que son aberrantemente bajo.

Hace unos tres años, después de estudiar todo lo que pude sobre la vitamina D, comencé a probar los niveles de vitamina D en sangre de mis pacientes, y a darles la literatura sobre la deficiencia de vitamina D. Todos sus niveles en la sangre eran bajos, lo cual no es sorprendente, ya que la deficiencia de vitamina D es prácticamente universal entre las personas de piel oscura que viven en las latitudes templadas.

Además, mis pacientes vienen directamente de la prisión o la cárcel, donde reciben pocas oportunidades de exposición al sol. Después de descubrir que todos mis pacientes tenían niveles bajos, muchos profundamente bajos, comencé a educarlos y a ofrecerles la prescripción de 2.000 unidades de vitamina D al día, el "límite superior" impuesto por el gobierno de los Estados Unidos.

¿Podría la vitamina D ser la razón por la cual ninguno de mis pacientes contrajo la gripe? En los últimos años, docenas de estudios médicos han llamado la atención hacia la deficiencia mundial de vitamina D, especialmente entre los afroamericanos y los ancianos, los dos grupos más propensos a morir de gripe. Cáncer, enfermedades cardiacas, derrames cerebrales, enfermedades autoinmunes, depresión, dolor crónico, depresión, enfermedad de las encías, diabetes, hipertensión y una serie de otras enfermedades han sido recientemente asociadas a la deficiencia de vitamina D.

¿Habrá sido posible que la influenza también?

Entonces pensé en tres misterios que aprendí por primera vez en la escuela de medicina en la Universidad de Carolina del Norte:

  1. si bien el virus de la gripe existe en la población todo el año, la gripe es una enfermedad del tiempo de invierno

  2. los niños con raquitismo por deficiencia de vitamina D son mucho más propensos a sufrir de infecciones respiratorias

  3. las personas mayores en la mayoría de los países son mucho más propensas a morir en el invierno que el verano (de excesiva mortalidad invernal), y la mayor parte de ese exceso de mortalidad, si bien aparece como cardíaca, es, de hecho, debido a la gripe.

¿Podría la vitamina D explicar estos tres misterios, misterios que dan cuenta de cientos de miles de muertes todos los años?

Los estudios han encontrado que el virus de la gripe está presente en la población durante todo el año, ¿por qué es una enfermedad del tiempo del invierno? Incluso el resfriado común consiguió su nombre porque es común en climas fríos y es poco frecuente en el verano. Los niveles de vitamina D en sangre se encuentran en su nivel más alto en el verano, pero llegan a sus niveles más bajos durante la temporada de gripe y resfriados.

 

¿Podría tal simple explicación explicar estos misterios?

El investigador británico, el Dr. R. Edgar Hope-Simpson, fue el primero en documentar el aspecto más misterioso de la epidemia de influenza, su exceso en el invierno y su escasez en el verano. Él teorizó que operaba un desconocido "factor estacional", un factor que pudiera influir en la inmunidad humana innata. Hope-Simpson fue un médico general que se hizo famoso a finales de 1960 después de haber descubierto la causa de la culebrilla.

Las autoridades del Reino Unido otorgaron cada premios que había a él, no sólo por la importancia de su descubrimiento, sino porque él hizo el descubrimiento por cuenta propia, sin el beneficio de una cita de la universidad, y sin ningún entrenamiento formal en epidemiología (la rama de detectives de medicamentos que buscan metódicamente pistas sobre la causa de la enfermedad).

Después de su trabajo sobre las culebrillas, Hope-Simpson, pasó el resto de su vida profesional estudiando la influenza. Concluyó que un "factor estacional" estaba operando, algo que estaba regular y predeciblemente alterando la inmunidad humana en el invierno y restaurándola en el verano. Él descubrió que las comunidades muy distantes entre sí por longitud, pero que compartían una similar latitud, simultáneamente desarrollaban la gripe.

Él descubrió que las epidemias de influenza en Gran Bretaña en el siglo 17 y 18 se produjeron simultáneamente en comunidades muy distantes entre sí, antes de que el transporte moderno pudiera explicar su rápida diseminación. Hope-Simpson concluyó que un "factor estacional", estaba desencadenando estas epidemias. Fuera lo que fuese, estaba seguro de que el mortal "cultivo" de la gripe que brota alrededor del solsticio de invierno estaba involucrado íntimamente con la radiación solar.

Hope-Simpson predijo que, una vez descubierto, el "factor estacional" proporcionaría la clave para entender la mayoría de los problemas de la influenza a los que nos enfrentamos".

Hope-Simpson no tenía forma de saber que la vitamina D tiene efectos profundos en la inmunidad humana, no tenía manera de saber que aumenta la producción de péptidos antimicrobianos de amplio espectro, los péptidos que destruyen rápidamente el virus de la gripe. Sólo recientemente hemos aprendido cómo la vitamina D aumenta la producción de péptidos antimicrobianos al mismo tiempo que impide que el sistema inmunológico libere demasiadas células inflamatorias, llamadas citoquinas y quimioquinas en el tejido pulmonar infectado.

En 1918, cuando los científicos médicos hicieron autopsias de algunos de los cincuenta millones de personas que murieron durante la pandemia de gripe de 1918, se asombraron al encontrar destruidas las vías respiratorias, a veces estas citoquinas inflamatorias habían provocado la completa destrucción de las células epiteliales normales que revisten el tracto respiratorio. Era como si las víctimas de gripe hubieran sido atacadas y asesinadas por su propio sistema inmune.

Esta es una severa reacción inflamatoria se ha recientemente encontrado que la vitamina D previene.

Posteriormente hice lo que los médicos han hecho durante siglos. Experimenté, en primer lugar, en mí mismo y luego en mi familia, tratando diferentes dosis de vitamina D para ver si tenían algún efecto en las infecciones respiratorias virales. Después de eso, al propagarse la palabra, varios de mis colegas médicos experimentaron en sí mismos, tomando cursos de tres días de dosis farmacológicas (2.000 unidades por kilogramo por día) de vitamina D a los primeros síntomas de gripe.

También les pregunté a numerosos colegas y amigos que estaban tomando dosis fisiológicas de vitamina D (5.000 unidades por día en invierno y menos, o ninguna, en el verano) si alguna vez se resfriaban o les daba gripe, y, si era así, cuan severas eran las infecciones. Me convencí de que las dosis fisiológicas de vitamina D reducen la incidencia de infecciones respiratorias virales y que las dosis farmacológicas mejoran significativamente los síntomas de algunas infecciones virales respiratorias si se toman temprano en el curso de la enfermedad.

Sin embargo, tales observaciones son tan personales, tan propensos a estar prejuiciadas que son ciencia sin valor.

Mientras esperaba a que el hospital terminara de recolectar información de todos los pacientes que estaban tomando vitamina D en el momento del brote - para ver si realmente redujo la incidencia de la gripe – decidí investigar a fondo la literatura, encontrando todas las pistas en el mundo la literatura médica que indican si la vitamina D juega un papel en la prevención de la gripe u otras infecciones respiratorias virales.

He trabajado en el documento de más de un año, escribiéndolo con,

  • El Profesor Edward Giovannucci, de Harvard

  • El Profesor Reinhold Vieth, de la Universidad de Toronto

  • El profesor Michael Holick, de la Universidad de Boston

  • El Dr. Cedric Garland, profesor de U.C., San Diego

  • El Dr. John Umhau del Instituto Nacional de Salud

  • Madronich Sasha del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas

  • El Dr. Bill Grant en la luz del sol, Nutrición y el Centro de Investigación en Salud

Tras numerosas revisiones, presentamos nuestro trabajo a la misma revista muy respetada en donde el Dr. Hope-Simpson publicó la mayor parte de su trabajo hace varias décadas.

Epidemiología e Infección, conocido como El Diario de Higiene en los días de Hope-Simpson, recientemente publicó nuestro periódico. El editor, el profesor Norman Noah, conocía al Dr. Hope-Simpson y le ayudó enormemente con el documento. En el documento, detallamos nuestra teoría de que la vitamina D "estímulo de temporada” del Dr.Hope-Simpson hace tiempo olvidado." Propusimos que las fluctuaciones anuales en los niveles de vitamina D explicaran la estacionalidad de la influenza.

Las fluctuaciones periódicas estacionales en los niveles 25-hidroxido-vitamina D, que causan recurrentes y predecibles deficiencias de vitamina D, predisponen a las poblaciones humanas a las epidemias de gripe. Hemos planteado la posibilidad de que la gripe sea un síntoma de deficiencia de vitamina D de la misma manera que una forma inusual de neumonía (Pneumocystis carinii) es un síntoma del SIDA.

Es decir, teorizamos que George Bernard Shaw tenía razón cuando dijo:

"El microbio característico de una enfermedad podría ser un síntoma en vez de una causa."

En el documento, proponemos que la vitamina D explica las siguientes 14 observaciones:

  1. 1. Por qué la gripe se produce previsiblemente en los meses siguientes al solsticio de invierno, cuando los niveles de vitamina D son los más bajos

  2. Por qué desaparece en los meses siguientes al solsticio de verano

  3. Por qué la gripe es más común en los trópicos durante la temporada de lluvias

  4. Por qué el clima frío y lluvioso asociado a la Oscilación Sureña del Niño (ENOS), que impulsa a la gente dentro y reduce los niveles de vitamina D en la sangre, está asociada con la gripe

  5. Por qué la incidencia de la gripe está inversamente correlacionada con la temperatura exterior

  6. Por qué los niños expuestos a los rayos solares son menos propensos a contraer resfriados

  7. Por qué el aceite de hígado de bacalao (que contiene vitamina D) reduce la incidencia de infecciones respiratorias virales

  8. Por qué los científicos rusos encontraron que las lámparas de UVB productoras de vitamina D reducen los resfriados y la gripe en niños en edad escolar y trabajadores de fábricas

  9. Por qué los científicos rusos encontraron que los voluntarios, deliberadamente infectados con un virus debilitado de la gripe - por primera vez en el verano y nuevamente en el invierno - muestran diferencias significativas en los cursos clínicos en las diferentes estaciones

  10. Por qué las personas mayores que viven en países con alto consumo de vitamina D, como Noruega, son menos propensos a morir en el invierno

  11. Por qué los niños con deficiencia de vitamina D y raquitismo sufren frecuentes infecciones respiratorias

  12. Por qué un médico observador (Rehman), que le dio altas dosis de vitamina D a los niños que enfermaban constantemente de resfriados y gripe, encontró que los niños tratados estaban repentinamente libres de infección

  13. Por qué las personas mayores son mucho más propensas a morir de ataques al corazón en el invierno y no en el verano

  14. Por qué los afro-americanos, con sus bajos niveles de vitamina D en la sangre, son más propensos que los blancos a morir de influenza y neumonía

Aunque nuestro trabajo discute la posibilidad de que dosis fisiológicas de vitamina D (5.000 unidades al día) pueden prevenir resfriados y gripes, y que los médicos pueden encontrar útiles las dosis farmacológicas de vitamina D (2.000 unidades por kilogramo de peso corporal por día durante tres días) en el tratamiento de algunos del millón de personas que mueren en el mundo cada año de gripe, les recordamos a los lectores que es sólo una teoría.

 

Al igual que todas las teorías, nuestra teoría debe resistir los intentos de ser refutada con experimentos científicos bien controlados y llevados a cabo desapasionadamente.


Sin embargo, como la deficiencia de vitamina D ha sido repetidamente asociada con muchas de las enfermedades de la civilización, señalamos que no es demasiado pronto para los médicos diagnosticar agresivamente y tratar adecuadamente la deficiencia de vitamina D. Le recomendamos que suficiente vitamina D sea tomada diariamente para mantener los niveles de 25-hidroxi de vitamina D normales, obtenidos a través de la exposición al sol durante el verano (50 ng/ml).


Para muchas personas, como los afroamericanos y las personas mayores, esto requerirá de hasta 5.000 unidades diarias en invierno y menos, o nada en el verano, dependiendo de la exposición al sol durante el verano.
 

 


Reconocimiento

Queremos agradecer al profesor Norman Noah de la Escuela Londinense de Higiene y Medicina Tropical, al profesor Robert Scragg de la Universidad de Auckland y el profesor Robert Heaney de la Universidad de Creighton por revisar el manuscrito y hacer muchas sugerencias útiles.

  • Dr. John Cannel, Hospital Estatal de Atascadero, 10333 El Camino Real, Atascadero, CA 93422, Estados Unidos, 805 468-2061, jcannell@dmhash.state.ca.us

  • Profesor Reinhold Vieth, Mount Sinai Hospital de Patología y Medicina de Laboratorio, Departamento de Medicina, Toronto, Ontario, Canadá

  • Dr. John Umhau, Laboratorio de Estudios Clínicos y de Traducción, Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo, los Institutos Nacionales de Salud, Bethesda, MD

  • Profesor Michael Holick, departamentos de Medicina y Fisiología, Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, Boston, MA, EE.UU.

  • Dr. Bill, SUNARC, San Francisco, CA

  • Dr. Sasha Madronich, División de Química Atmosférica del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas en Boulder, CO, EE.UU.

  • Profesor Cedric Garland, Departamento de Medicina Familiar y Preventiva de la Universidad de California en San Diego, La Jolla, CA

  • Profesor Edward Giovannucci, departamentos de Nutrición y Epidemiología de la Escuela Harvard de Salud Pública de Boston, MA
    http://www.vitamindcouncil.com