por Paul Mason 
17 Julio 2015

del Sitio Web TheGuardian

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

 

 

 

 

 

 

Sin que nos demos cuenta,

Estamos entrando en la era post-capitalista.

En el corazón de más cambios por venir

Es la tecnología de la información, nuevas formas de trabajo

Y la economía de compartir.

Las viejas formas tomarán mucho tiempo en desaparecer,

Pero es el momento de ser utópico


 

Las banderas rojas y canciones con ritmo de marcha de Syriza durante la crisis griega, además de la expectativa de que los bancos serían nacionalizadas, revivió brevemente un sueño del siglo 20: la destrucción forzada de mercado desde arriba.

 

Durante gran parte del siglo 20 esta era la forma de cómo izquierda concibió la primera etapa de una economía más allá del capitalismo.

 

La fuerza se aplicaría por la clase obrera, ya sea en las urnas o en las barricadas. La palanca sería el estado. La oportunidad vendría a través de frecuentes episodios de colapso económico. 

 

En cambio en los últimos 25 años, o el proyecto de la izquierda es el que ha colapsado. El mercado destruyó el plan, el individualismo sustituye el colectivismo y la solidaridad, la fuerza de trabajo enormemente expandida del mundo se ve como un "proletariado", pero ya no piensa ni se comporta como lo hizo una vez. 

 

Si usted vivió por todo esto, y no le gustaba el capitalismo, fue traumático. Pero en el proceso, la tecnología ha creado una nueva vía para salir, que los remanentes de la vieja izquierda - y todas las otras fuerzas influenciadas por ella - tienen ya sea que abrazarla o morir.

El capitalismo, resulta, no será abolido por técnicas de marchas forzadas. Se abolió mediante la creación de algo más dinámico que existe, en un principio, casi invisible en el sistema antiguo, pero se abrirá paso, remodelando la economía en torno a nuevos valores y comportamientos.

 

Yo llamo a esto poscapitalismo.
 

 

 

 

 

 

Al igual que con el fin del feudalismo hace 500 años, la sustitución del capitalismo por el post-capitalismo será acelerada por choques externos y formada por el surgimiento de un nuevo tipo de ser humano. Y ya ha comenzado.

 

El Poscapitalismo es posible gracias a la tecnología de información de tres grandes cambios que ha provocado en los últimos 25 años. 

  • En primer lugar, se ha reducido la necesidad de trabajo, difuminado de los bordes entre el trabajo y el tiempo libre y aflojado la relación entre el trabajo y los salarios. La onda que viene de la automatización, actualmente estancada debido a que nuestra infraestructura social no puede soportar las consecuencias, será disminuir la cantidad de trabajo necesaria - no sólo para subsistir, sino para proporcionar una vida digna para todos. 

     

  • En segundo lugar, la información está corroyendo la capacidad del mercado para formar precios correctamente. Eso es porque los mercados se basan en la escasez mientras que la información es abundante. El mecanismo de defensa del sistema es formar monopolios - empresas gigantes de tecnología - en una escala no vista en los últimos 200 años, sin embargo, no puede durar.

     

    Construyendo modelos de negocio y compartiendo valoraciones basadas en la captura y la privatización de toda la información producida socialmente, tales empresas están construyendo un edificio corporativo frágil en desacuerdo con la necesidad más básica de la humanidad, que es el uso libre de las ideas.

     

  • En tercer lugar, estamos viendo el surgimiento espontáneo de producción colaborativa: bienes, servicios y organizaciones están apareciendo que ya no responden a los dictados del mercado y a la jerarquía directiva. El producto más grande de información en el mundo - Wikipedia - es hecho por voluntarios de forma gratuita, aboliendo la empresa enciclopedia y privando a la industria de la publicidad de un estimado de $ 3 mil millones al año en ingresos.

Casi desapercibido, en los nichos y los huecos del sistema de mercado, franjas enteras de la vida económica están empezando a moverse a un ritmo diferente.

 

Monedas paralelas, bancos de tiempo, cooperativas y espacios autogestionados han proliferado, apenas notados por la profesión de la economía, y, a menudo como consecuencia directa de la ruptura de las viejas estructuras en la crisis después de 2008. 


Sólo se encuentra esta nueva economía si uno la busca mucho. En Grecia, cuando una ONG básica asignada mapeó las cooperativas de alimentos del país, productores alternativos, monedas paralelas y sistemas de intercambio locales, se encontraron con más de 70 proyectos sustantivos y cientos de iniciativas más pequeñas que van desde precarias ventas a pequeñas ventas compartidas de coches hasta guarderías gratuitas.

 

Para la economía dominante tales cosas parecen apenas calificar como actividad económica - pero ese es el punto. 

 

Existen porque comercian, sin embargo van a paso vacilante e ineficiente, en la moneda del post-capitalismo:

Tiempo libre, la actividad en red y cosas gratis.

Parece una cosa escasa y no oficial, e incluso peligrosa desde donde elaborar todo un sistema alternativo hasta un sistema global, al igual que el dinero y el crédito en la época de Eduardo III.
 

 

Compartiendo los frutos de nuestro trabajo.

Ilustración de Joe Magee
 


Nuevas formas de propiedad, nuevas formas de préstamos, nuevos contratos legales: toda una subcultura de negocios ha surgido en los últimos 10 años, lo que los medios han apodado la "economía del compartir".

 

Palabras de moda como los "bienes comunes" y "producción-por-pares" son arrojados alrededor, pero pocos se han tomado la molestia de preguntar qué significa este desarrollo del capitalismo en sí 

Creo que ofrece una ruta de escape - pero sólo si se nutren estos proyectos de micro-nivel, promovidos y protegidos por un cambio fundamental en lo que hacen los gobiernos. Y esto debe ser impulsado por un cambio en nuestro pensamiento - acerca de la tecnología, la propiedad y el trabajo.

 

Así que, cuando creamos los elementos del nuevo sistema, podemos decir a nosotros mismos y a los demás:

"Esto ya no es simplemente mi mecanismo de supervivencia, mi agujero de perno del mundo neoliberal, esta es una nueva forma de vida en el proceso de formación."


***

 


El colapso de 2008 limpió el 13% de descuento en la producción mundial y el 20% de descuento en el comercio mundial.

 

El crecimiento mundial se volvió negativo - en una escala donde cualquier cosa por debajo de + 3% se cuenta como una recesión. Produjo, en el oeste, una fase de depresión mayor que en 1929-1933, e incluso ahora, en medio de una pálida recuperación, ha dejado a los economistas convencionales aterrorizados por la posibilidad de estancamiento a largo plazo. Las réplicas en Europa están destruyendo el continente.


Las soluciones han sido austeridad, más el exceso monetario.

 

Pero no están funcionando. En los países más afectados, el sistema de pensiones ha sido destruido, la edad de jubilación se elevó a 70, y la educación está siendo privatizada para que los graduados se enfrenten ahora a una vida de alto nivel de deuda. Los servicios están siendo desmantelados y los proyectos de infraestructura han sido puestos en suspenso. 


Incluso ahora muchas personas no alcanzan a comprender el verdadero significado de la palabra "austeridad". La austeridad no es ocho años de recortes de gastos, como en el Reino Unido, o incluso la catástrofe social infligida a Grecia. Significa la conducción de los sueldos, salarios sociales y niveles de vida en el occidente hasta por décadas hasta que se encuentran con los de la clase media en China y la India en el camino. 


Mientras tanto, en la ausencia de cualquier modelo alternativo, las condiciones para una nueva crisis están siendo ensambladas.

Los salarios reales han caído o se ha mantenido estancados en Japón, en el sur de la zona euro, los EE.UU. y el Reino Unido. El sistema bancario de la sombra se ha vuelto a montar, y ahora es más grande de lo que era en 2008. Las nuevas normas que exigen que los bancos tengan más reservas se han diluido o retrasado. Mientras tanto, enjuagadas con dinero gratis, y el 1% se ha hecho más rico. 


El neoliberalismo, entonces, se ha transformado en un sistema programado para causar fallas catastróficas recurrentes. Peor que eso, se ha roto el patrón de 200 años de capitalismo industrial en el que una crisis económica impulsa nuevas formas de innovación tecnológica que benefician a todos. 

 

Esto es así porque el neoliberalismo fue el primer modelo económico en 200 años, cuya alza se basa en la supresión de los salarios y romper el poder social y la resistencia de la clase obrera.

Si revisamos los períodos de despegue estudiados por los teóricos de ciclos largos - la década de 1850 en Europa, los años 1900 y 1950 en todo el mundo - era la fuerza de trabajo organizado que obligó a los empresarios y a las empresas a dejar de tratar de revivir obsoletos modelos de negocio a través de recortes de salarios e innovar su camino a una nueva forma de capitalismo. 


El resultado es que, en cada fase de expansión, nos encontramos con una síntesis de automatización, salarios más altos y un consumo de mayor valor.

 

Hoy no hay presión de la fuerza de trabajo, y la tecnología en el centro de esta onda de innovación no exige la creación de gasto de mayor consumo, o la reintegración al trabajo de la antigua fuerza de trabajo en nuevos puestos de trabajo. La información es una máquina para moler el precio de las cosas inferiores y recortar el tiempo de trabajo necesario para mantener la vida en el planeta.
 

Como resultado, gran parte de la clase de negocios se ha convertido en neo-luditas. Ante la posibilidad de crear laboratorios de secuenciación de genes, en su lugar comienzan a crear cafeterías, bares de uñas y empresas de limpieza por contrato: el sistema bancario, el sistema de planificación y la tardía recompensa cultura neoliberal, sobre todo, el creador de bajo valor, largas horas de trabajo. 

 

La innovación está pasando, pero no ha, hasta ahora, desencadenado la quinta fase larga de expansión que la teoría de ciclo largo del capitalismo esperaría. Las razones se encuentran en la naturaleza específica de la tecnología de información.

 


***

 

 

Estamos rodeados, no sólo de máquinas inteligentes, sino por una nueva capa de la realidad centrada en la información.

 

Considere la posibilidad de un avión de pasajeros: un ordenador que vuela; que ha sido diseñado, probado con el estrés y "prácticamente fabricado" millones de veces; que está disparando hacia atrás información en tiempo real a sus fabricantes. A bordo hay gente viendo pantallas conectadas, en algunos países con suerte, en el Internet. 

 

Visto desde el suelo es el mismo pájaro de metal blanco como en la era de James Bond. Pero ahora es a la vez una máquina inteligente y un nodo en una red. Tiene un contenido de información y añade "valor de la información", así como el valor físico al mundo.

 

En un vuelo de negocios lleno, cuando todo el mundo está mirando a Excel o Powerpoint, la cabina de pasajeros se entiende mejor como una fábrica de información.
 

 

¿Es utópico creer que estamos a punto

De una evolución más allá del capitalismo?

Ilustración de Joe Magee

 

Pero que es lo que vale toda esta información?

 

Usted no va a encontrar una respuesta en las cuentas: la propiedad intelectual se valora en las normas contables modernas por conjeturas. Un estudio del Instituto SAS en 2013 encontró que, con el fin de poner un valor en los datos, ni el costo de la recolección, ni el valor de mercado o de los ingresos futuros de la misma se pueden calcular adecuadamente.

 

Sólo a través de una forma de contabilidad que incluye beneficios no económicos, y riesgos, podrían las empresas realmente explicar a sus accionistas lo que sus datos realmente valen la pena. Algo se ha roto en la lógica que utilizamos para valorar lo más importante en el mundo moderno. 


El gran avance tecnológico de principios del siglo 21 se compone no sólo de nuevos objetos y procesos, sino de los antiguos hechos inteligentes. El contenido de conocimiento de los productos se está volviendo cada vez más valioso que las cosas físicas que se utilizan para producirlas.

 

Pero es un valor medido como utilidad, no intercambiar o el valor de los activos. En la década de 1990 los economistas y técnicos comenzaron a tener el mismo pensamiento a la vez: que este nuevo papel de información fue la creación de una nueva "tercera" clase, del capitalismo - como diferente del capitalismo industrial, el capitalismo industrial fue el comerciante y el esclavo del capitalismo de los siglos 17 y 18.

 

Pero han luchado para describir la dinámica del nuevo capitalismo "cognitivo".

 

Y por una razón. Su dinámica es profundamente no capitalista. 

 

Durante y después de la segunda guerra mundial, los economistas veían la Información simplemente como un "bien público". El gobierno de Estados Unidos, incluso decretó que ningún beneficio debe ser hecho de patentes, sólo desde el propio proceso de producción. Entonces empezamos a entender la propiedad intelectual.

 

En 1962, Kenneth Arrow, el gurú de la economía dominante, dijo que en una economía de libre mercado con el fin de inventar cosas es crear derechos de propiedad intelectual.

 

El observó:

"precisamente en la medida en que es exitoso hay una infrautilización de información".

Usted puede observar la verdad de esto en todos los modelos de e-business alguna vez construidos:

Monopolizar y proteger los datos, capturar los datos sociales libres generados por la interacción del usuario, empujar fuerzas comerciales en áreas de producción de datos que antes no eran comerciales, minado de los datos existentes para el valor predictivo - siempre y en todo asegurando nadie más que la empresa pueda utilizar los resultados.

Si reafirmamos el principio de Arrow a la inversa, sus implicaciones revolucionarias son obvias:

Si una economía de libre mercado más propiedad intelectual conduce a la "infrautilización de la información", entonces, una economía basada en la plena utilización de la información no puede tolerar el libre mercado o derechos absolutos de propiedad intelectual.

Los modelos de negocio de todos nuestros gigantes digitales modernos están diseñados para evitar la abundancia de información. 

 

Sin embargo, la información es abundante. Los productos de información son libremente reproducibles. Una vez que se hace una cosa, se puede copiar/pegar infinitamente. Una pista de música o la gigantesca base de datos que usted utiliza para construir un avión de pasajeros tiene un costo de producción; pero su costo de reproducción cae hacia cero.

 

Por lo tanto, si el mecanismo normal de los precios del capitalismo prevalece con el tiempo, su precio también caerá a cero. 

 

Durante los últimos 25 años, la economía ha estado luchando con este problema: toda economía dominante procede de una condición de escasez, sin embargo, la fuerza más dinámica en nuestro mundo moderno es abundante y, como dijo una vez el genio hippy Stewart Brand, "quiere ser libre".

A la par con el mundo de la información monopolizada y la vigilancia creada por las empresas y los gobiernos, hay una dinámica diferente creciendo en torno a la información: la información como un bien social, libre en el punto de uso, incapaz de ser propiedad o explotada o de tener precio. He examinado los intentos de los economistas y expertos en ciencias empresariales para construir un marco para entender la dinámica de una economía basada en abundante información, sostenida socialmente.

Pero, ¿fue en realidad imaginado por un economista del siglo 19 en la era del telégrafo y la máquina de vapor? ¿El nombre de él? Karl Marx
 

 


***

 

 
La escena es Kentish Town, Londres, febrero 1858, en algún momento alrededor 4am. Marx es un hombre buscado en Alemania y está trabajando duro escribiendo experimentos mentales y notas-a-sí mismo.

 

Cuando finalmente llegan a ver lo que Marx escribe en esta noche, los intelectuales de izquierda de la década de 1960 admiten que,

"desafía toda seria interpretación de Marx todavía concebida".

 

Se llama "The Fragment on Machines".

 

En el "Fragmet", Marx imagina una economía en la que el papel principal de las máquinas es producir, y el papel principal de la gente es supervisarlas. Estaba claro que, en este tipo de economía, la fuerza productiva principal sería la información.

 

La capacidad productiva de las máquinas tales como la máquina de algodón hilado automatizado, el telégrafo y la locomotora de vapor no dependía de la cantidad de trabajo que tomara producirlos, sino en el estado del conocimiento social.

 

Organización y conocimiento, en otras palabras, hicieron una contribución más grande para el poder productivo que para el trabajo de hacer funcionar las máquinas. 

 

Teniendo en cuenta que lo que habría de convertirse el marxismo - una teoría de explotación basada en el robo de tiempo de trabajo - esto es una declaración revolucionaria.

 

Sugiere que, una vez que el conocimiento se convierte en una fuerza productiva en su propio derecho, prevaleciendo al trabajo real de crear una máquina, la gran pregunta no se convierte en una de "salarios versus ganancias", sino en quien controla lo que Marx llamó el "poder del conocimiento".

En una economía donde las máquinas hacen la mayor parte de la obra, la naturaleza del conocimiento encerrado dentro de las máquinas debe ser "social".

 

En un experimento de pensamiento nocturno, Marx imaginó el punto final de esta trayectoria: crear una "máquina ideal", que dure para siempre y que no cueste nada. Una máquina que pudiera ser construida gratuitamente, dijo, no agregaría ningún valor al proceso de producción y rapidez, durante varios períodos contables, ni reducir los costes de los precios, de beneficios y costos laborales de todo lo que toca. 

Una vez que entienda que la información es física, y que el software es una máquina, y que el almacenamiento, ancho de banda y poder de procesamiento colapsan en el precio a un ritmo exponencial, el valor del pensamiento de Marx se vuelve claro.

 

Estamos rodeados de máquinas que no cuestan nada y podrían, si queríamos que, durarán para siempre. 

 

En estas reflexiones, no publicadas hasta la mitad del siglo 20, Marx imaginó la información llegando a ser almacenada y compartida en algo que se llama un "intelecto general" - que era la mente de todo el mundo en la Tierra conectada por el conocimiento social, en el que cada actualización beneficia a todo el mundo.
 

En resumen, se había imaginado algo parecido a la economía de la información en la que vivimos. Y, escribió, su existencia "volaría el capitalismo a las nubes". 

 

Marx imaginó algo cercano a nuestra economía de la información.

 

Escribió que su existencia soplaría al capitalismo a las nubes... 

 

 

***

 

 

Con el terreno cambiado, el antiguo camino más allá del capitalismo imaginado por la izquierda del siglo 20 se pierde. Pero un camino diferente se abre.

 

Producción colaborativa, usando la tecnología de red para producir bienes y servicios que sólo funcionan cuando están libres, o compartidos, define la ruta más allá del sistema de mercado. Necesitará al estado para crear el marco de trabajo - al igual que creó el marco de trabajo para la mano de obra de fábrica, las monedas y el libre comercio en el siglo 19.

 

El sector post-capitalista es probable que coexista con el sector del mercado desde hace décadas, pero está sucediendo un importante cambio. 

 

Las redes restauran "granularidad" al proyecto post-capitalista. Es decir, ellas pueden ser la base de un sistema no de mercado que reproduce a sí mismo, que no es necesario crearla de nuevo todas las mañanas en la pantalla de la computadora de un comisario. 

 

La transición implicará el Estado, el mercado y la producción colaborativa más allá del mercado. Pero para que esto ocurra, todo el proyecto de la izquierda, desde grupos de protesta a los principales partidos socialdemócratas y liberales, tendrán que ser reconfigurados.

De hecho, una vez que la gente comience a entender la lógica de la transición post-capitalista, tales ideas ya no serán propiedad de la izquierda -, sino de un movimiento mucho más amplio, por lo que vamos a necesitar nuevas etiquetas. 

 

¿Quién puede hacer que esto ocurra? En el antiguo proyecto de izquierda era la clase obrera industrial.

 

Hace más de 200 años, el periodista radical John Thelwall advirtió a los hombres que construyeron las fábricas inglesas que habían creado una nueva y peligrosa forma de democracia:

"Cada gran taller y fábrica es una especie de sociedad política, que ningún acto del parlamento puede silenciar, ni ningún magistrado puede dispersarse."

Hoy en día el conjunto de la sociedad es una fábrica...

 

Todos participamos en la creación y recreación de las marcas, normas e instituciones que nos rodean. Al mismo tiempo, las redes de comunicación vitales para el trabajo diario y el beneficio están zumbando con conocimiento y descontento compartido.

 

Hoy en día es la red - como el taller de hace 200 años - que "no pueden silenciar ni dispersar".

 

 

 

Manuel Castells:

Cómo los movimientos políticos modernos

Espacio urbano straddle y el ciberespacio

 

 


Es cierto que los estados pueden cerrar Facebook, Twitter, incluso la totalidad de la Internet y las redes móviles en tiempos de crisis, paralizando la economía en el proceso.

 

Y pueden almacenar y supervisar cada kilobite de la información que producimos. Pero no pueden volver a imponer la sociedad ignorante y jerárquica, impulsada por la propaganda de hace 50 años, a excepción - como en China, Corea del Norte o Irán – optando por excluir partes fundamentales de la vida moderna.

 

Sería, como el sociólogo Manuel Castells lo puso, como tratar de des-electrificar un país. 

 

Con la creación de millones de personas conectadas en red, explotadas económicamente, pero con el conjunto de la inteligencia humana a distancia de un golpe- de-pulgar, el info-capitalismo ha creado un nuevo agente de cambio en la historia: el ser humano educado y conectado. 

 

Esto será algo más que una transición económica.

 

Hay, por supuesto, tareas paralelas y urgentes de descarbonización del mundo y tratar con bombas de tiempo demográficas y fiscales. Pero me estoy concentrando en la transición económica provocada por la información, ya que, hasta ahora, ha sido dejada de lado.

 

Entre-iguales se ha vuelto encasillado como una obsesión para visionarios, mientras que los "grandes" de la economía de izquierda siguen adelante criticando la austeridad.

 

 

La información quiere ser libre.

Ilustración de Joe Magee
 


De hecho, en la planta en lugares como Grecia, la resistencia a la austeridad y la creación de "redes no se pueden incumplir" - como un activista me lo dijo - van de la mano.

 

Por encima de todo, el post-capitalismo como un concepto se trata de nuevas formas de comportamiento humano que la economía convencional difícilmente reconoce como relevantes. 


Entonces, ¿cómo visualizamos la transición por delante? 

 

El único paralelo coherente que tenemos es la sustitución del feudalismo por el capitalismo - y gracias a la labor de epidemiólogos, genetistas y analistas de datos, sabemos mucho más acerca de la transición de lo que sabíamos hace 50 años cuando era "propiedad" de las ciencias sociales.

 

Lo primero que tenemos que reconocer es:

Diferentes modos de producción se estructuran en torno a diferentes cosas.

El feudalismo era un sistema económico estructurado por las costumbres y leyes sobre la "obligación".

 

El capitalismo estaba estructurado por algo puramente económico: el mercado. Podemos predecir, a partir de esto, que el post-capitalismo - cuya condición es la abundancia - no será simplemente una forma modificada de una compleja sociedad de mercado.

 

Pero sólo podemos empezar a comprender a una visión positiva de lo que será


No me refiero a esto como una manera de evitar la pregunta: los parámetros económicos generales de una sociedad post-capitalista, por ejemplo, en el año 2075, puede ser descrito. Pero si tal sociedad fuese estructurada en torno a la liberación humana, y no a la economía, cosas impredecibles comenzarán a darle forma. 


Por ejemplo, la cosa más obvia para Shakespeare, que escribió en 1600, fue que el mercado había provocado nuevas formas de conducta y moralidad. Por analogía, la más obvia cosa "económica" para el Shakespeare de 2075 será el levantamiento total de las relaciones de género o sexualidad, o salud.

Tal vez no habrá incluso ningún dramaturgo:

Tal vez la propia naturaleza de los medios de comunicación que utilizamos para contar historias va a cambiar - al igual que cambió en Londres isabelino cuando se construyeron los primeros teatros públicos.

Piense en la diferencia entre, por ejemplo, Horacio en Hamlet y un personaje como Daniel Doyce en Little Dorrit de Dickens.

 

Ambos llevan con ellos una obsesión característica de su edad - Horatio está obsesionado con la filosofía humanista; Doyce está obsesionado con patentar su invento.

 

No puede haber un personaje como Doyce de Shakespeare; él, a lo mejor, consigue un pequeño papel como una figura cómica de la clase obrera. Sin embargo, en el tiempo en el que Dickens describió Doyce, la mayoría de sus lectores conocían a alguien como lo conocían. Al igual que Shakespeare no podría haber imaginado a Doyce, así tampoco nosotros no podemos imaginar el tipo de seres humanos que la sociedad producirá una vez que la economía ya no sea fundamental para la vida.

 

Pero podemos ver sus formas prefigurativas en las vidas de los jóvenes de todo el mundo rompiendo las barreras del siglo 20 alrededor de la sexualidad, el trabajo, la creatividad y el yo. 

 

El modelo feudal de la agricultura colisionó primero con los límites ambientales y luego con un masivo shock externo - la Muerte Negra. 

 

Después de eso, hubo un shock demográfico: muy pocos trabajadores para cultivar la tierra, lo que elevó sus salarios e hizo el viejo sistema feudal una obligación imposible de cumplir.

 

La escasez de mano de obra también obligó a la innovación tecnológica. Las nuevas tecnologías que han sustentado el auge del capitalismo mercantil fueron las que estimularon el comercio (de impresión y contabilidad), la creación de riqueza comerciable (minería, la brújula y los barcos rápidos) y la productividad (matemáticas y el método científico). 


Presente en todo el territorio proceso fue algo que parece incidental al viejo sistema – el dinero y el crédito - pero que en realidad estaba destinado a convertirse en la base del nuevo sistema.

 

En el feudalismo, muchas leyes y costumbres fueron formadas en realidad alrededor de ignorar el dinero, crédito era, en el gran feudalismo, visto como pecaminoso.

 

Así que cuando el dinero y el crédito irrumpieron a través de las fronteras para crear un sistema de mercado, se sentía como una revolución. Entonces, lo que le dio al nuevo sistema de su energía fue el descubrimiento de una fuente casi ilimitada de riqueza libre en las Américas. 


Una combinación de todos estos factores llevó a un conjunto de personas que habían sido marginadas bajo el feudalismo - humanistas, científicos, artesanos, abogados, predicadores radicales y dramaturgos bohemios como Shakespeare - y los pusieron a la cabeza de una transformación social. 

 

En los momentos clave, aunque provisionalmente al principio, el estado cambió de obstaculizar el cambio a su promoción. 

 

Hoy en día, lo que está corroyendo el capitalismo, apenas racionalizado por la economía dominante, es la información. La mayoría de las leyes relativas a la información definen el derecho de las empresas a atesorarlo y el derecho de los Estados a acceder a ella, sin tomar en cuenta los derechos humanos de los ciudadanos.

 

El equivalente de la imprenta y el método científico es la tecnología de la información y su contagio al resto de tecnologías, desde la genética a la asistencia sanitaria a la agricultura al cine, donde se está reduciendo rápidamente los costos.

 

El equivalente moderno del largo estancamiento en los últimos tiempos del feudalismo es el despegue estancado de la tercera revolución industrial, donde en lugar de automatizar rápidamente el trabajo fuera de la existencia, somos reducidos a crear de lo que David Graeber llama "trabajos de mierda" de bajos salarios.

 

Y muchas economías se están estancando...

 

¿El equivalente de la nueva fuente de riqueza libre? No es exactamente riqueza:

Son las "externalidades" - las cosas gratis y el bienestar generado por la interacción en red. Es el surgimiento de la producción de no -mercado, de la información que no es propiedad, ni de redes de pares ni de empresas no administradas.

La Internet, dice el economista francés Yann YMB, que es,

"tanto el barco y el mar" cuando se trata del equivalente moderno del descubrimiento del nuevo mundo.

De hecho, es el barco, la brújula, el océano y el oro. 


Los choques externos de hoy en día son claros: el agotamiento de la energía, el cambio climático, el envejecimiento de la población y la migración. Ellos están alterando la dinámica del capitalismo y lo que es, a largo plazo, inviable. 

 

Todavía no han tenido el mismo impacto que la Muerte Negra - pero como vimos en Nueva Orleáns en 2005, no se necesita la peste bubónica para destruir el orden social y la infraestructura funcional en una sociedad económicamente compleja y empobrecida. 


Una vez que usted entiende la transición de esta manera, la necesidad no es para un Plan de super-computarizado Quinquenal - sino un proyecto, cuyo objetivo debe ser ampliar esas tecnologías, modelos de negocio y los comportamientos que disuelvan las fuerzas del mercado, conocimiento socializado, la erradicación de la necesidad para trabajar y empujar la economía hacia la abundancia.

 

Yo lo llamo Project Zero - porque sus objetivos son,

  • un sistema de cero emisión de energía de carbono

  • la producción de máquinas, productos y servicios con cero costos marginales

  • la reducción del tiempo de trabajo necesario lo más cerca posible a cero

La mayoría de los izquierdistas del siglo 20 se cree que no tienen el lujo de una transición administrada:

 

Era un artículo de fe para ellos que nada del sistema por venir podría existir dentro del antiguo - aunque la clase obrera siempre intentó crear una alternativa de vida dentro y "a pesar del" capitalismo.

 

Como resultado, una vez que la posibilidad de una transición al estilo soviético desapareció, la izquierda moderna se preocupó simplemente con cosas opuestas:

la privatización de la salud, las leyes antisindicales, el fracking - y la lista continúa.

Si estoy en lo cierto, el enfoque lógico para los partidarios del post-capitalismo es,

  • construir alternativas dentro del sistema

  • utilizar el poder gubernamental de una manera radical y perjudicial

  • dirigir todas las acciones hacia la transición - no la defensa de elementos aleatorios del antiguo sistema

Tenemos que aprender lo que es urgente y lo importante, y que a veces no coinciden. 

 


***

 


El poder de la imaginación será crítico.

 

En una sociedad de información, sin pensar, debatir o perder el sueño - ya sea concebido en un campamento, celda de prisión o espacio de futbolín de una empresa que comienza.

Al igual que con la fabricación virtual, en la transición post-capitalista, el trabajo realizado en el etapa de diseño puede reducir errores en la etapa de implementación. Y el diseño del mundo post-capitalista, al igual que con un software, puede ser modular.

 

Diferentes personas pueden trabajar en él en diferentes lugares, a diferentes velocidades, con relativa autonomía entre sí.

 

Si yo pudiera convocar alguna cosa a la existencia de forma gratuita sería una institución global que modela el capitalismo correctamente: un modelo de código abierto de toda la economía; oficial, gris y negro.

 

Cada experimento que se ejecute a través de él lo enriquecería; sería de código abierto y con tantos puntos de datos como los modelos climáticos más complejos. 


La contradicción principal hoy es entre la posibilidad de, bienes abundantes gratuitos e información, y un sistema de monopolios, bancos y gobiernos tratando de mantener las cosas privadas, escasas y comerciales.

 

Todo se reduce a la lucha entre la red y la jerarquía:

Entre las viejas formas de la sociedad moldeadas en torno al capitalismo y las nuevas formas de sociedad que prefiguran lo que viene después.


***

 

 

¿Es utópico creer que estamos al borde de una evolución más allá del capitalismo?

 

Vivimos en un mundo en el que los hombres y las mujeres homosexuales pueden casarse, y en la que la anticoncepción ha, en el espacio de 50 años, hecho al promedio de la mujer de la clase obrera más libre que el libertino más loco de la era de Bloomsbury.

 

¿Por qué, entonces, resulta tan difícil imaginar la libertad económica? Son las élites - cortadas en su mundo de limusina oscuro - cuyo proyecto parece tan triste como el de las sectas milenarias del siglo 19.

 

La democracia de escuadrones antidisturbios, políticos corruptos, magnates de periódicos controlados y el estado de vigilancia se ve tan falso y frágil como la Alemania del Este hace 30 años. 

 

Todas las lecturas de la historia humana tienen que permitir la posibilidad de un resultado negativo. Nos persigue en la película de zombies, la película de desastres, en el páramo post-apocalíptico de películas como 'The Roado 'Elysium'.

 

Pero ¿por qué no formar una imagen de la vida ideal, construida con abundante información, un trabajo no jerárquico y la disociación del trabajo de los salarios? 

 

Millones de personas están empezando a darse cuenta de que les han vendido un sueño en desacuerdo con lo que la realidad puede entregar. Su respuesta es la ira - y el retroceso hacia formas nacionales del capitalismo que sólo pueden destruir el mundo.

 

Observando a estos surgir, desde las facciones de izquierda de Syriza pro-Grexit hasta el Frente Nacional y el aislamiento de la derecha estadounidense ha sido como ver las pesadillas que tuvimos durante la crisis de Lehman Brothers hechas realidad. 

 

Necesitamos algo más que un montón de sueños utópicos y proyectos horizontales de pequeña escala. Necesitamos un proyecto basado en la razón, pruebas y diseños comprobables, que corten con el grano de la historia y sea sostenible por el planeta. 

 

Y tenemos que seguir adelante con ello...