por Tanya Lewis
Redactora
01 Mayo 2013

del Sitio Web LiveScience

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

 


Por primera vez, se ha encontrado una región del cerebro que puede controlar el envejecimiento a lo largo de todo el cuerpo, reporta un nuevo estudio.
Una vía de señalización en la región del cerebro conocida como el hipotálamo podría acelerar o retardar el envejecimiento en ratones.

 

Si se aplica en los seres humanos, el descubrimiento podría abrir posibilidades para frenar las enfermedades relacionadas con la edad y aumentar la esperanza de vida.

"En realidad no hay mucho entendimiento acerca del mecanismo del envejecimiento", dijo el autor principal, Dr. Dongsheng Cai, farmacólogo molecular en el Albert Einstein College of Medicine en Nueva York.

El proceso de envejecimiento podría implicar cambios caóticos, pasivos en los tejidos u órganos individuales, o puede ser controlado de forma centralizada por un solo órgano - o ambos, le dijo Dongsheng Cai a LiveScience.

 

El hipotálamo, una estructura del tamaño de una almendra en el interior del cerebro, es conocido de controlar las funciones importantes, incluyendo el crecimiento, el desarrollo, la reproducción y el metabolismo. Ahora, Cai y su equipo han encontrado que una vía del sistema inmune en el hipotálamo también juega un papel en el control de envejecimiento.

 

Normalmente, el sistema inmunitario está implicado en defender de infección o daño, pero los estudios también han relacionado los cambios inflamatorios a condiciones relacionadas con la edad, incluyendo enfermedades cardiovasculares y  enfermedades neurodegenerativas.

 

Sin embargo, estos cambios no eran conocidos por accionar activamente el envejecimiento.

 

 

 

 

Haciendo marcar el tiempo a los ratones

 

En el estudio (programación hipotalámica del envejecimiento sistémico afectando IKK-β, NF-kB y GnRH), Cai y sus colegas probaron la función del hipotálamo en el envejecimiento en ratones.

 

El equipo estudió un complejo de proteína llamado factor nuclear kappa de cadena ligera-potenciador de células B activadas (NF-kB), que desempeña un papel central en los procesos inflamatorios.

 

Los investigadores demostraron que la activación de la vía NF-kB en el hipotálamo del ratón aceleró el envejecimiento, demostrado por disminución de la fuerza muscular y el tamaño, grosor de la piel y la capacidad de aprendizaje. La activación condujo a envejecimiento en todo el cuerpo, acortando la duración de la vida de los ratones.

 

En contraste, cuando los investigadores bloquearon la ruta NF-kappa B, los ratones envejecieron más lentamente y vivieron aproximadamente un 20 por ciento más que los ratones que no recibieron el tratamiento.

 

Además, la activación de la ruta de NF-kB condujo a una caída en los niveles de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), un químico generador de neuronas, y una disminución posterior en el desarrollo de nuevas neuronas.

 

GnRH es conocido por regular los procesos reproductivos, pero también parece ser necesario para el mantenimiento de la juventud, dijo Cai. Cuando los investigadores inyectaron GnRH en los hipotálamos de ratones, esto promovió la generación de neuronas y frenó el envejecimiento.

 

El equipo dio inyecciones diarias de GnRH a ratones viejos durante un período prolongado, encontrando que el tratamiento redujo el deterioro cognitivo debido al envejecimiento.

 

 

 

 

Poniéndole freno al envejecimiento

 

El tratamiento GnRH representa un medio potencial para frenar el avance del envejecimiento o de enfermedades relacionadas con la edad, dicen los investigadores.

 

Interfiriendo con la respuesta inmune en el hipotálamo también podría ser un enfoque prometedor, dijo Cai, aunque añadió que el tratamiento con GnRH puede ser más práctico dada la tecnología actual.

 

El investigador del envejecimiento Caleb Finch, de la Universidad del Sur de California, Escuela Davis  de Gerontología, que no participó en el trabajo, lo calificó como un "brillante estudio." Finch ha sostenido anteriormente que el hipotálamo contiene "marcapasos" que controlan la tasa de envejecimiento.

 

El nuevo enfoque del estudio mostró un aumento más modesto en la duración de la vida que enfoques tales como la restricción calórica (que se ha demostrado que prolonga la duración de la vida en ratones),

 

Dijo Finch.

"Sin embargo, el caso está ahora fuertemente hecho para el papel de los mecanismos neuroendocrinos como moduladores de la edad."

Luego, los investigadores esperan tener una mejor comprensión de la función molecular del hipotálamo para controlar el envejecimiento y la duración de la vida.

"Hay un montón de detalles que no conocemos", dijo Cai, tales como las otras moléculas que están implicadas.

El equipo está en última instancia interesado ​​en traducir su trabajo en esfuerzos clínicos para frenar el envejecimiento.

 

Los hallazgos fueron publicados en línea hoy (1º de mayo) en la revista Nature.