16 Noviembre 2012

del Sitio Web NewsWire

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

 

 

Los órganos individuales pueden poseer

sistemas inmunológicos individuales innatos,

separados del sistema inmunológico más grande del cuerpo,

sugiere un estudio

 

 

 

Las células blancas de la sangre reinaron durante mucho tiempo como los héroes del sistema inmunológico.

 

Cuando se produce una infección, las células, producidas en la médula ósea, corren a través de la sangre para combatir el patógeno. Pero una nueva investigación está emergiendo, de que los órganos individuales también pueden desempeñar un papel en la defensa del sistema inmunitario, esencialmente ser su propio héroe.

 

En un estudio que examina una infección cerebral rara y mortal, los científicos de la Universidad Rockefeller han descubierto que las células cerebrales de las personas sanas parecieran producir sus propias moléculas del sistema inmune, demostrando una "inmunidad intrínseca" que es crucial para detener una infección. 

Shen-Ying Zhang, experto clínico en el  Laboratorio St.
 Giles de Genética Humana de Enfermedades Infecciosas, ha estado estudiando a niños con encefalitis por herpes simple, una infección cerebral potencialmente mortal del virus del herpes, HSV-1, que puede causar daño cerebral significativo.

 

Los científicos ya sabían de su trabajo anterior (léase 'Heterozygous TBK1 Mutations Impair TLR3 Immunity and Underlie Herpes Simplex Encephalitis of Childhood’), que los niños con este tipo de encefalitis tienen un defecto genético que impide la función de un receptor del sistema inmune - receptor 3 (TLR3) como acarreador - en el cerebro.

 

Para este estudio querían ver cómo el defecto en TLR3 estaba obstaculizando la capacidad del cerebro para combatir la infección del herpes. 

 

 

 


Interfiriendo con el interferón.

Neuronas (arriba) infectadas con el virus del Herpes simplex son de pacientes con un defecto genético

que deteriora la capacidad de su cerebro para crear interferón,

una importanteproteína del sistema inmune, y deja a las células del cerebro incapacitadas

para luchar contra la infección.

Las personas sanas, a su vez, tienen una respuesta intrínseca inmune al virus. 

 

 

Cuando las TLR3 detectan un patógeno, esto provoca una respuesta inmune que causa la liberación de proteínas llamadas interferones para hacer sonar la alarma e "interferir" con la replicación del patógeno.

 

Es más comúnmente asociado con las células blancas de la sangre encontradas en todo el cuerpo, pero aquí los investigadores estaban examinando la presencia del receptor en neuronas y otras células cerebrales.

"Una cosa interesante acerca de estos pacientes es que no tienen ninguno de los otros síntomas más comunes en el herpes. No tenían una infección en la piel o la boca, sólo en sus cerebros.

 

Por lo tanto, tenemos de hipótesis es que la respuesta TLR3 deba ser específicamente responsable de mantener el virus herpes de infectar el cerebro, y no es necesario en otras partes del cuerpo ", dice Zhang.

El laboratorio, dirigido por Jean-Laurent Casanova, colaboró ​​con científicos de la Harvard Medical School y el Memorial Sloan-KetteringCancerInstitute para crear células madre pluri-potentes inducidas.

 

Hecho de los propios tejidos de los pacientes, las células madre se desarrollaron hasta el centro de células del sistema nervioso que acarreaban los defectos genéticos de los pacientes. Zhang expuso las células a HSV-1 y a ARN sintético de doble cadena, que imita un producto derivado del virus que estimula los receptores tipo acarreadores a la acción.

 

Mediante la medición de los niveles de interferón, Zhang mostró que la respuesta TLR3 de los pacientes era de hecho defectuosa, sus células no estaban creando estas importantes proteínas del sistema inmunológico, lo que les impedía combatir la infección. 

Zhang también expuso las células sanguíneas de los pacientes con el virus y se encontró que el defecto TLR3 no era un problema allí, ya que estaba en el cerebro - los interferones fueron liberados por otros medios.
 

Debido a que los receptores tipo acarreadores en las neuronas resultaron ser vitales en la prevención de la infección por encefalitis, los investigadores concluyeron que las células cerebrales lo utilizan como un mecanismo interno para combatir la infección, en lugar de confiar en las células blancas de la sangre.

 

Cuando su función se deteriora, los pacientes no pueden mejorar.

"Esto es evidencia de una inmunidad intrínseca, una función recién descubierta del sistema inmune",dice Zhang. "Es probable que otros órganos también tengan sus propias herramientas específicas para luchar contra la infección."

Los investigadores están elaborando un estudio piloto para probar un tratamiento basado en interferón en pacientes con encefalitis, creyendo que ayudará a acelerar la recuperación y aumentar la tasa de supervivencia cuando se usa junto con medicamentos antivirales.

 

Ellos también explorarán si el cerebro muestra una inmunidad intrínseca a otros tipos de infección viral.

 

 

 

Journal de Referencia

Impaired Intrinsic Immunity to HSV-1 in Human iPSC-Derived TLR3-Deficient CNS Cells

Fabien G. Lafaille, Itai M. Pesaj, Shen-Ying Zhang, Michael J. Ciancanelli, Melina Herman, AvinashAbhyankar, Shui-Ying Wang, Sotirios Keros, Peter A. Goldstein, Gustavo Mostoslavsky, José Ordovás-Montañés, EmmanuelleJouanguy, Sabine Plancoulaine, Tu Edmund, ElkabetzYechiel, Saleh Al-Muhsen, Marc Tardieu, Thorsten M. Schlaeger, George Q. Daley, Abel Laurent, Jean-Laurent Casanova, Lorenz Studer, Luigi D. Notarangelo.