por Max Tafur
del Sitio Web AndeSenios

 

Aunque poco divulgado, uno de los enigmas que ha ocupado a muchos científicos en el último tiempo son las llamadas Pirámides Peruanas. Son formaciones que, en apariencia, pueden haber sido creadas por causas naturales, pero las investigaciones apuntan a que por su ubicación y formas, se trata de obras humanas. ¿Su función? Ese es el misterio que aún se intenta revelar.


Las pirámides peruanas están construidas con adobes.

 

Se ha estimado que se usaron 140 millones de adobes en la construcción de la Huaca del Sol. Las pirámides no fueron construidas en un solo momento, sino que sufrieron muchas modificaciones y ampliaciones hasta tener los volúmenes actuales.

 

 

El arqueólogo norteamericano Moseley ha visto en la Huaca del Sol el corte 8 etapas en las que se construyó el monumento. El volumen de la pirámide (a lo largo, ancho y alto) era ampliado construyendo grandes columnas de adobes adosadas unas a otras.
 

 


Los adobes


Los adobes para la construcción de las pirámides, en particular para la Huaca del Sol y otras de Moche (como la de Sipán o El Brujo) tienen 2 características importantes: eran hechos con moldes y tenían la marca del fabricante.

La fabricación con moldes permitía tener adobes con las mismas dimensiones y calidad. En la cara superior del adobe se hacían unas marcas. Estas eran puntos y rayas, o aspas. Se cree que las marcas corresponden a la comunidad que los fabricó, y que servían para controlar la cantidad de adobes con los que contribuían en la construcción de la Huaca. En El Sol se han encontrado por lo menos 96 marcas distintas.

 

En base a los estudios de la arcilla de los adobes, se ha determinado que secciones enteras de la Huaca están construidas con adobes provenientes de una misma cantera, y tienen un mismo tipo de marca.
 

 


Pirámides de Túcume


Las pirámides de Túcume son notables por su extraordinario tamaño: según estimaciones, más de 130 millones de ladrillos de adobe secados al sol fueron necesarios para construir la más grande de 450 m de largo, 100 de ancho y 40 de altura.

 

A diferencia de las de Egipto, las pirámides de América del Sur y Central no poseían puntas, pero sí grandes plataformas donde se situaban los templos.

 

 

Según mitos y leyendas, cada peldaño representaba una fase de desarrollo en la vida humana, la cual tenía que ser disfrutada plena e integralmente. La subida era penosa y al llegar a la cima, se lograba un espíritu elevado y la ceremonia en aquel tiempo era un acontecimiento festivo en la vida de aquellos seres humanos.

La cultura Moche se desarrollo principalmente en la costa Norte del Perú en los departamentos de Lambayeque y La libertad, Aunque sus manifestaciones llegan hasta los departamentos de Piura por el Norte y Ancash por el Sur. Se trata de una cultura básicamente costera, que se asienta en una región única en el Perú donde la costa es bastante mas ancha que en el resto del litoral peruano, donde los valles suelen ser bastante angostos y de poco potencial agrícola.

 

Al ser esta costa de mayor tamaño permite la formación de valles sumamente productivos por la cantidad de agua y facilitando la aparición de manifestaciones culturales de gran envergadura como las Moche.

"Cuando vine cruzando el bosque de algarrobos aislados de cultura, pensé que estaba soñando. Nunca había visto algo así antes... el más grande complejo de estructuras monumentales de adobe en el nuevo mundo: 26 grandes pirámides y muchas otras menores agrupadas dentro de un sitio sagrado de 500 acres. Me sentí literalmente de otro planeta, no había nada como estas extrañas y colosales ruinas en nuestra propia y familiar tierra".

Así describió Túcume el aventurero noruego Thor Heyerdahl (quien en 1947 logró llegar en una balsa, el famoso Kon Tiki, desde el puerto del Callao hasta las islas de la polinesia), en 1987 cuando el arqueólogo Walter Alva lo llevó al sitio.

Túcume se encuentra en la llanura costeña del norte del Perú, privada de lluvias por la elevada cordillera de los Andes salvo los años de Niño donde la abundancia y la brutalidad de las precipitaciones pueden destruir un pueblo entero como fue el caso del actual Túcume Viejo, abandonado por sus habitantes en el siglo XVI a consecuencia de un destructor fenómeno de "El Niño".

 

Túcume se inició durante el período clásico de la cultura Sicán, convirtiéndose en el más importante centro urbano de la región. Por ello, los conquistadores Chimu e Inca lo escogieron como centro de su poder político administrativo.

Las pirámides de Túcume son notables por su extraordinario tamaño: según estimaciones, más de 130 millones de ladrillos de adobe secados al sol fueron necesarios para construir la más grande de 450 m de largo, 100 de ancho y 40 de altura. A diferencia de las de Egipto, las pirámides de América del Sur y Central no poseían puntas, pero sí grandes plataformas donde se situaban los templos.

 

Según mitos y leyendas, cada peldaño representaba una fase de desarrollo en la vida humana, la cual tenía que ser disfrutada plena e integralmente. La subida era penosa y al llegar a la cima, se lograba un espíritu elevado y la ceremonia en aquel tiempo era un acontecimiento festivo en la vida de aquellos seres humanos.

 

Al igual que los demás conjuntos monumentales chimus o mochicas y junto con Batan Grande, Túcume fue relacionado por los arqueólogos con los grandes sistemas hidráulicos y los centros de poder político y religioso de la región.

Un conjunto de mitos siguen asociados al sitio (como la leyenda que evoca la existencia de una raya atrapada en el cerro al centro del conjunto, huella de los dioses del pasado y que hacen de éste un cerro encantado) lo que dificultó mucho las labores de investigación arqueológica, demostrando que las creencias forjadas en el período precolombino siguen profundamente enraizadas a siglos de desaparecidas las condiciones socio-económica de su construcción.
 

 


Pirámide de la Luna


En esta hipotética reconstrucción, la Huaca de la Luna muestra su imponente imagen durante el apogeo de la cultura Moche, con sus plataformas escalonadas y altorrelieves de colores por los cuatro costados. Sus patios ceremoniales y recintos fueron exclusivamente destinados al uso ritual y funerario.

 

 

De no ser por su cerámica y su rica iconografía, poco se supo de los moches hasta fines de la década pasada, cuando el hallazgo de la fastuosa tumba del Señor de Sipán, los murales del complejo arqueológico de El Brujo, en el valle de Chicama, y las investigaciones en la Huaca de la Luna, sirvieron para reconstruir el esplendor de una de las culturas más creativas y pujantes del mundo americano antiguo.

 

Un proceso denominado por historiadores como el renacer de los Mochicas.
 

 


Pirámide del Sol


La HUACA DEL SOL, vista desde la Huaca de la Luna separadas por la extensa planicie ceremonial. Al fondo la extensa campiña y el río Moche.

 

La huaca del Sol delimita la zona de la campiña. Las estimaciones más precisas sostienen que la Huaca del Sol tuvo más de 55 mil metros cuadrados de área (345 x 160 metros) y treinta metros de altura, y que en su construcción se usaron no menos de 140 millones de ladrillos.

 

 

La zona fue el epicentro ceremonial de la cultura Moche, que en pleno apogeo abarcó los actuales territorios de Piura, Lambayeque, La Libertad y Ancash, hasta el puerto de Huarmey. Incluso, ahora se sabe que el nombre de Huaca del Sol se debe a una errónea interpretación de los cronistas españoles y que su verdadero nombre habría sido Capuxaida.
 

 


Pirámides de Caral


La ciudad más antigua de América se encontraba en el norte del Perú, en Caral, según las pruebas científicas, tiene una antigüedad promedio entre 2.627 y 2.100 antes de Cristo aproximadamente. Al mismo tiempo que Egipto florecía a orillas del Nilo, 5.000 años atrás, una cultura similar en complejidad empezaba a despuntar en Perú, donde los arqueólogos han encontrado los restos de la civilización más antigua de América.

El lugar de nacimiento de la civilización americana: Caral posee algunos de los mayores edificios encontrados en el valle de Supe, con plataformas en las que caben dos estadios de fútbol y construcciones de cinco plantas.

 

 

No hay en América otro sitio que tenga similares características sino hasta 1000 ó un área mucho mayor que la del valle de Supe (al norte de Lima), y que había construido asentamientos de tipo urbano a lo largo de este valle.

 

Caral tiene una antigüedad promedio entre 2.627 y 2.100 años antes de Cristo aproximadamente y dijo que en el resto de América "el desarrollo urbano comienza 1.550 años después que en Perú. En Caral, fueron halladas pirámides de más de 150 metros de planta, muros de hasta 20 metros de elevación y grandes plataformas de piedra, habría tenido entre 500 y 600 años de ocupación.

Caral rompe "todos los esquemas" que tenían los arqueólogos respecto a que las civilizaciones complejas sólo pueden florecer en un período en el que exista la cerámica.


A diferencia de otros sitios del período arcaico lo importante de Caral es que es monumental, por eso nadie creía que era del pre-cerámico. Caral, tiene más de 65 hectáreas de extensión y desde 1996 los arqueólogos peruanos iniciaron las excavaciones de las 32 estructuras piramidales.

Se ha excavado hasta la fecha tres estructuras piramidales de diferente rango, extensión o tamaño y estamos excavando cuatro sectores residenciales, diferenciados por su ubicación, por su tamaño y la calidad del material constructivo.

 

Caral, precisó, tuvo a diferencia de las sociedades agrícolas de su época una economía mixta que se sustentaba en actividades agrícolas y pesqueras, sus habitantes consumieron grandes cantidades de anchoveta y hubo un intenso comercio del algodón.

 

En Caral se han encontrado "productos de la sierra y de la selva", lo que demuestra que hubo un "intercambio sostenido" a pesar de las dificultades para la comunicación en un territorio como el área del norte centro atravesado por la Cordillera de Los Andes.
 

 


Pirámides de Paratoari


Hacía la tarde del 30 de diciembre de 1975, las zonas del parque nacional del Manú era fotografiada por el satélite geoestacionario de la N.A.S.A. Landsat II, el cuál se encargaba de explorar los sectores selváticos de esta reserva del Perú.

Para sorpresa de los científicos una de sus fotografías denotaba la extraña presencia de unos puntos perfectamente simétricos que se extendían en un diámetro aproximado de 3 kilómetros en la cordillera del Pantiacolla (una de las últimas estribaciones andinas).

 

 

Estos puntos a los que bautizaron "dots", parecían enseñar una geografía bastante diferente -a las accidentadas zonas del Madre de Dios-, ya que se podía llegar a observar lo que al parecer no correspondía a fallas naturales, si no a construcciones increíblemente desarrolladas, y en un sector totalmente inexplorado.

 

"Pirámides" de Pantiacolla / Paratoari fotografiadas por el satélite SPOT II
© CNES 1998

 

Al principio la incertidumbre era presa de todos los científicos por lo que decidieron utilizar el método del rayo infrarrojo que lograba captar más que el ojo humano, y el misterio se elevaba cada ves más ya que los dots aparecían de color blanco, demostrando que había algo más indescriptible en esos parajes del bosque tropical.

 

De esta manera se hicieron análisis de todo tipo tratando de llegar a una conclusión objetiva detrás de tan importante descubrimiento, de esta forma decidieron enviar las fotos satelitales al "Interamerican Geographic Institute" donde el ingeniero cartográfico A.T. Tizando recalcó lo sorprendente de las estructuras y defendió la teoría de que no podían haber sido creadas por la naturaleza, si no por el hombre.
 

 


Bibliografía

  • José Canziani Amico. Asentamientos Humanos y Formaciones Sociales en la Costa Norte del Antiguo Perú. Instituto de Estudios Andinos (INDEA). 1989. Lima - Perú.

  • Ruth Gallardo C. y Jorge Narro Carrasco. "Revisión de la Arquitectura de la Huaca del Sol. Sección 2". Revista del Museo de Arqueología N. 4.Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Trujillo. 1993. Perú.

  • Markus Reindel. "Arquitectura Monumental del Intermedio Temprano de la Costa Norte del Perú". Revista del Museo de Arqueología N. 1. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Trujillo. 1990. Perú.