por 
Michael Bastasch
07 Noviembre 2017

del Sitio Web DailyCaller

traducción de Adela Kaufmann
Versión original en ingles

 

 

 

 

 

 

Los expertos mundiales odian ser eclipsados por la actividad volcánica no humana en la Antártida, debido a que revela la corrupción en sus propios datos y modelos.

 

La ciencia del calentamiento global se trata de CONTROL y no de salvar la tierra.

Fuente

 

 


La NASA tiene más evidencia que la actividad volcánica está calentando la capa de hielo de la Antártida
 

Antiguas corrientes subterráneas de roca calentada, llamada pluma mantélica o pluma del manto, podrían ser una explicación de la inestabilidad de la capa de hielo occidental de la Antártida, según un nuevo estudio de la NASA. 

 

Los científicos han estado debatiendo si el calor de la pluma del manto contribuye o no a la inestabilidad de la Antártida occidental.

 

Algunos estudios recientes proporcionaron evidencia de que este podría ser el caso, pero incluso los autores de este estudio fueron escépticos.

"Pensé que era una locura," Hélène Seroussi, co-autora del estudio y científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en un comunicado. 

"No veo cómo podríamos tener esa cantidad de calor y todavía tener hielo encima", dijo Seroussi en un comunicado.

La NASA dice que el estudio de Hélène Seroussi (Influence of a West Antarctic mantle plume on Ice Sheet Basal Conditions) proporciona más evidencia de la actividad geotérmica debajo de una porción de la capa de hielo más grande del mundo.

 

Los científicos tienden a preocuparse más por el efecto del 'calentamiento global' futuro en la capa de hielo de la Antártida.

 

El glaciólogo de la NASA Eric Rignot dijo que el colapso de la capa de hielo del oeste es "imparable" y podría elevar dramáticamente los niveles del mar.

 

 

 

 

Sin embargo, la Antártida ha pasado por períodos de inestabilidad en el pasado. 

 

El estudio de Seroussi proporciona un contexto importante para la inestabilidad de la capa de hielo occidental, y de cómo las plumas del manto pueden desempeñar un papel.

 

Seroussi y el coautor Erik Ivins utilizaron modelos numéricos mejorados para ver si una pluma del manto realmente podría estar creando ríos de agua derretida bajo Marie Byrd Land en el oeste de la Antártida.

 

Compararon su modelo con las observaciones del mundo real de los cambios en la capa de hielo.

 

Los científicos piensan que las plumas del manto son delgadas corrientes de roca calentada que asciende, derrite el hielo y crea ríos y lagos de agua de deshielo bajo la capa de hielo occidental de la Antártida.

 

Las plumas del manto podrían haber contribuido a la inestabilidad de la capa de hielo hace unos 11,000 años.

 

El estudio de Seroussi mostró que una pluma del manto empuja 150 milivatios por metro cuadrado de calor hacia la capa de hielo. Eso es aproximadamente dos o tres veces el flujo de calor de las regiones del mundo sin actividad volcánica.

 

Un estudio de 2014 de la Universidad de Texas (Evidence for elevated and spatially variable geothermal flux beneath the West Antarctic Ice Sheet) descubrió que la Antártida occidental era literalmente un semillero de calor geotérmico.

 

Los investigadores concluyeron que,

"grandes áreas en la base del glaciar Thwaites se están derritiendo activamente en respuesta al flujo geotérmico consistente con la migración de magma asociada alas fisuras y al vulcanismo".

Al año siguiente, otro equipo de científicos estadounidenses descubrió que hay una gran cantidad de calor geotérmico en la Antártida occidental.

"El alto flujo de calor geotérmico puede ayudar a explicar por qué las corrientes de hielo y los lagos subglaciales son tan abundantes y dinámicos en esta región", según el estudio.

 

A principios de este año, los investigadores escoceses encontraron 91 volcanes previamente no identificados bajo la capa de hielo de la Antártida, incluido uno que tiene unos 13,000 pies de altura.

 

 

 

 

"Si uno de estos volcanes erupcionara, podría desestabilizar aún más las capas de hielo de la Antártida occidental", dijo Robert Bingham, coautor del estudio, a The Guardian.

 

"Cualquier cosa que provoque la fusión del hielo -que sin duda lo haría una erupción- probablemente acelerará el flujo de hielo hacia el mar. "

 

"La gran pregunta es:

¿Qué tan activos son estos volcanes?

Eso es algo que debemos determinar lo más rápido posible ", dijo Bingham.